Menú Portada
La francesa fue operada de un quiste en un ovario

La experiencia más dura de Marlene Morreau

Noviembre 18, 2008

Parecía que su sonrisa era imborrable, pero los últimos acontecimientos ocurridos en la vida de Marlene Morreau obligaron a cambiarla por tristeza. La francesa tuvo que ser intervenida de un quiste en un ovario.

pq_639_marlene.jpg

Desesperó. De sus ojos inquietantes sólo brotaban lágrimas de desconcierto. Marlene Morreau vivió sus peores momentos hace unos meses cuando le detectaron un pequeño quiste en uno de sus ovarios. Creyó enloquecer. No sabía que ocurriría con su pequeño en caso de que la tragedia se ciñera a su cuerpo. Tragó saliva y pensó en positivo. Su sonrisa siempre ha conseguido vencer a los infortunios. Nadie como ella sabe luchar contra la cotidianeidad y sus problemáticas Incluso batallar con su familia y demostrar que es una buena madre a pesar de los pesares. Es curioso, pero su imagen ‘frivolona’ y alegre quedó absolutamente maltrecha. No le importaba tener el alma hecha jirones, pues quería mostrarse sin parches ni remiendos. Triste, abatida y desconsolada. Quizás por eso, cuando la vida se deshila, aparece el amor verdadero. El cuerpo de la Morreau vibra de pasión cuando se reencuentra con Iván, tal y como contamos en exclusiva en este periódico hace algunos meses (información que luego mutilaron otros medios. También otros muchos nos citaron).
 
 A pesar de que la incertidumbre la consumió en muchos momentos de la travesía, Marlene optó por acudir a uno de los médicos más prestigiosos para tener un diagnóstico más acertado. Se operó hace unas semanas y ahora vive más tranquila. Lo hizo en Francia, su país, quizás porque todavía le cuesta despegarse de sus raíces. Para estas cosas, mejor ir a lo seguro. Suerte. Y a por todas.
 
Por Saúl Ortiz