Menú Portada
Como si de un país del tercer mundo se tratara, se llevaron hasta el pescado

La expedición de la selección de fútbol viajó a Dinamarca con la comida

Octubre 15, 2007

La expedición de la selección española de fútbol viajó a Dinamarca con la bolsa de la compra hecha. Vinos, carnes, frutas, hortalizas… hasta el pescado. Como si el viaje hubiera sido a un país del tercer mundo donde hay que llevarlo todo por carencias o para evitar enfermedades. El presidente Villar y varios de sus directivos no se lo perdieron. Ahora, repiten faena en Finlandia, donde la selección jugará un partido amistoso en el centenario de la federación finesa. Así se pagan los votos.

pq_367_villar-duerme-2.JPG

La selección, bien, gracias. Y Angel María Villar y los suyos, mejor. Tras el triunfo sobre Dinamarca, con el pasaporte para la Eurocopa convertido ya en puro trámite, el equipo nacional anda por Finlandia en viaje de turismo, porque no puede calificársele de otra manera a un partido amistoso ante un equipo de segundo nivel en pleno mes de octubre. Los mal pensados creen que se programó en esta fecha en la que no tocaba partido oficial por si las cosas iban mal dadas y en Dinamarca en lugar de la clasificación se cosechaba un desastre. Personalmente no creemos que fuera así, sino más bien por las dietas y el turismo que conllevan este tipo de viajes para los directivos de Angel María Villar. Como recordarán, a más de 175.000 euros ascienden los gastos de la junta directiva en dietas y viajes. A más viajes, más dietas.
Desconozco si el futuro presidente de la Real federación Española de Fútbol (RFEF) será como Villar, pero ante la posibilidad de que no lo sea, vale la pena arriesgar. Ayer mismo Mateo Alemany, futuro candidato a la presidencia en nombre de la oposición a la actual gestión, daba una conferencia en la Fundación Pedro Ferrándiz y ratifica lo que dijo hace unos días en su primer contacto con la prensa. No es cuestión de repetir porque no hay nuevo que aportar en sus palabras. Pero es que me viene a huevo para contrastar una forma de actuación y la que podría ser la del futuro inmediato en el mismo cargo.
Decía Mateo que para lograr objetivos “en la Federación deben primar los criterios empresariales, se optimicen los ingresos y se proponga un plan ambicioso de inversiones a largo plazo, sin olvidar la meta de mejorar la imagen y las relaciones institucionales“. El contraste: viaje a Dinamarca. Angel Villar se hace acompañar por una legión de sus directivos – Padrón, Carretero, Uranga, Cortés, Larrea …-. Debe ser para ahorrar. Se alojan en el Hotel Radisson, de los ‘baratitos’. Y claro, como Dinamarca pertenece a lo que se llama ‘tercer mundo’, la expedición española se lleva las viandas nacionales: jamón, vino de reserva, hortalizas, carnes, frutas… hasta el pescado. Vamos, como aquel que fue a vendimiar y se llevó uvas de postre.

Desconcierto de los empleados del hotel

Hasta los empleados del hotel se mostraron extrañados e incluso enfadados por esa peculiaridad de la expedición española. Alguno de nuestros futbolistas les tuvo que aclarar que no era desconfianza hacia el hotel ni el país, sino que trata de lo habitual en los desplazamientos de la selección española. Vamos, que el próximo mes de junio, durante la Eurocopa, la RFEF se llevará al hotel de concentración en Suiza el queso y el chocolate.
Siete días de gira dan para mucho, sobre todo si no se tiene nada que hacer. Y una vez que la selección logró el objetivo deportivo, dicho sea de paso, con nota, la expedición sigue en Helsinki a cuerpo de rey. Villar sigue apareciendo en las imágenes de las televisiones desplazadas fumándose su puro cubano, viajando en coche de lujo y, por primera vez, asistiendo a un entrenamiento del equipo con la ropa de abrigo de los jugadores. Sacando pecho pero sin hablar con la prensa.
Mateo Alemany, como portavoz de la ´Plataforma federación de todos´, dice que si llega al cargo de presidente no estará “más de ocho años. Es imposible estar 20 años como lleva Ángel María Villar”. Pues si la oposición no lo impide, llegará a 24.