Menú Portada

La etiqueta de Benítez

Octubre 6, 2015

Cuando el Madrid se decidió por Benítez, las encuestas no le colocaban entre los preferidos de la afición. Es cierto que tampoco lo fue Ancelotti y terminó en la Décima, así que el entrenador del Real Madrid deberá luchar contra la etiqueta de ser un tipo defensivo, ‘amarrategui’, que se dice vulgarmente, y que le va a perseguir mucho tiempo. La imagen que dejó en el Calderón no le ayudará porque el análisis general es que perdió la victoria por un planteamiento especialmente conservador en la segunda parte.

benitez benzema

Se ha preocupado mucho Benítez desde que fichó por el Real Madrid en recordarle a la gente que no es un entrenador defensivo, que sus números hablan de un técnico ofensivo y que las estadísticas de sus equipos reflejan un gran número de goles. Los números dicen eso, pero la sensación generalizada habla de que incide mucho en no recibir goles más que en marcarlos. Y eso en el Real Madrid es un problema, tanto como que los mejores de un partido sean Keylor Navas y Casemiro.

Si el juego no llena, tienes un problema

El brasileño es el prototipo de jugador que habla de las intenciones de un entrenador. Un centrocampista fiable, bueno en el robo, tácticamente perfecto, pero que nunca aparece entre los jugones. Benítez optó por él para jugar en el Calderón, uno de los grandes partidos del año, y dejó en el banquillo a Bale, una decisión natural si se dice que viene de una lesión muscular, pero que tratándose del Madrid y de la ideología del club le traerá problemas si lo repite con frecuencia.

Al Madrid solo le miden estos partidos, los mismos que calibraban a Ancelotti y que terminaron por no darle la razón cuando quedó patente que ante los grandes no ganaba demasiadas veces. Ya contamos aquí que hace unos días un alto dirigente del Madrid, y no hay muchos, le dijo a Benítez que había que jugar un poco mejor. Los resultados si son buenos te van salvando, pero si no lo son y el juego no termina de llenar tienes un problema. Benítez se va a defender con números, con los disparos a puerta, pero los mismos números dicen que ha dejado de ganar seis puntos nada más echar a andar.