Menú Portada
Exclusiva: Destapamos el nuevo idilio del torero

La estudiante de derecho que ha vuelto loco a Fran Rivera

Enero 19, 2011

María es una joven de veinticuatro años, estudiante de derecho en la Universidad Europea de Madrid, de mirada inocentona y proveniente de una familia de posición acomodada de Mérida. María y Francisco se conocieron en la feria de Sevilla del pasado año y, desde entonces, la dama y el torero no han dejado de verse.

pq_923_franrivera.jpg

Es, sin duda alguna, uno de los solteros de oro de nuestro país. Francisco Rivera posee un atractivo indiscutible para las féminas –y no tanto-. Todas quisieran estar con él, besarle e incluso acariciarle cuando la piel se torna húmeda. Sin embargo, a pesar del interés que han demostrada algunas de nuestras famosas más lúbricas, lo cierto es que ninguna ha conseguido atar en corto al diestro. Fran es un hombre tremendamente pasional y que se entrega en todas sus relaciones. No obstante, parece costarle entablar una relación duradera. Nunca es tarde. Puede que su habitual estilo acabe pronto. Y es que Fran lleva cinco meses alternando con una guapísima chica con la que ha congeniado notablemente. No es que esté enamorado, pero haber retornado a la post adolescencia le gusta y contagia.
María es una joven de veinticuatro años, estudiante de derecho en la Universidad Europea de Madrid, de mirada inocentona y proveniente de una familia de posición acomodada de Mérida. María y Francisco se conocieron en la feria de Sevilla del pasado año y, desde entonces, la dama y el torero no han dejado de verse. Insisten en que sus encuentros son continuos y se suceden en bares y restaurantes cercanos al Paseo de Recoletos, a pocos metros de la casa de soltera que la guapísima mozalbeta posee en Madrid. No se esconden. De hecho, en alguna ocasión, Francisco ha subido en el imponente deportivo de María para recorrer a toda velocidad los lugares más emblemáticos de la ciudad. María le ha vuelto loco: sus formas, sus delicados movimientos, su impecable sonrisa…Me cuentan que a pesar de que Francisco tiene interés en que la relación no sea una más en su largo historial sentimental, los que conocen a la veinteañera no confían demasiado en los intereses del diestro. Sin embargo, no extraña que Rivera haya posado sus ojos en María, pues advierten que su belleza es absolutamente arrebatadora: “Hubiera sido muy raro que no se hubiera quedado impactado por esta chica”, dice con absoluto aplomo uno de los amigos más fervientes del diestro.