Menú Portada
Llegará para dirigir "La Mañana" cuando la audiencia esté bajo mínimos

La estrategia de José María García para su incorporación a la COPE en enero

Julio 12, 2009

La salida de Jiménez Losantos estaba incluida en el “pack” de la negociación Iglesia-Estado

pq__josemaria-garcia.jpg

A Dios rogando y con el mazo dando. Un refrán atribuible tanto al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como a la Conferencia Episcopal de Monseñor Rouco Varela. Y es que el dinero está por encima del bien y del mal. Desde estas páginas se lo anticipamos hace ya algunos meses: la salida de Federico Jiménez Losantos de la COPE estaba incluida entre los acuerdos alcanzados por ambas partes para la financiación de la Iglesia. El 14 de febrero de 2008, Zapatero se entrevistaba en la sede del Nuncio del Papa en España con su titular, Manuel Monteiro, y se quejó de las “injerencias” de la Conferencia Episcopal en la política de su Gobierno y apeló a la Constitución para reclamar el respeto de la Iglesia al Estado. Tres meses antes, el 24 de noviembre de 2007, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, se entrevistó con Bertone en Roma. El Gobierno tuvo su compensación a estos desvelos cuando el Papa pidió a la cúpula de la Conferencia Episcopal Española, recién nombrada, el 19 de mayo del pasado año, que rebajara la tensión de la legislatura anterior. Todo pasaba por el periodista Jiménez Losantos.
Con lacónico “Hasta siempre” se despedía el director de “La Mañana” de sus oyentes el pasado viernes. Levantó polémica con su programa, la aumentó con su cese y la acrecienta con su sustituto. Nuestro colega Hispanidad.com, dirigido por José Eulogio López, anunciaba hace pocos días el fichaje de José María García como nuevo presentador del mencionado programa de la Cadena COPE para la próxima temporada. El popular periodista no tardó mucho en reaccionar para desmentir tal información. Según él, no habían existido ni contactos.

Todo atado y bien atado: publicidad, coste de las demandas…

Lo cierto es que, según nuestras informaciones, García aterrizará en los estudios de la cadena de emisoras de la Conferencia Episcopal el próximo mes de enero. José María García es, al margen de un gran comunicador, un auténtico estratega. Sabe que no puede tomar las riendas de un espacio que a su predecesor, Jiménez Losantos, le obligaron a abandonar en el segundo lugar del ránking de audiencia con cerca de 1.800.000 oyentes. En las negociaciones con los directivos de la COPE exigió que hasta su incorporación debería existir un espacio intermedio con otro presentador que todo apunta que sea Ignacio Villa.
Objetivo: que baje la audiencia hasta por lo menos los 500.000 oyentes y retomar él la dirección del programa. A estas alturas, José María García no puede permitirse el lujo de un fracaso. Con “La Mañana” bajo mínimos aparecerá como el gran salvador y sus análisis contemplan que tras seis meses en antena podrá alcanzar más de un millón de oyentes. Todo lo demás está atado y bien atado: publicidad, cobertura económica en caso de demandas, equipo… El espectáculo está servido.