Menú Portada
Mientras se desconoce quién pagará la minuta de Gómez de Liaño, uno de los despachos más caros de Madrid a más de 3.000 euros por jornada de trabajo

La estrategia de Bárcenas: busca el apoyo del sector aznarista a cambio de salvar al ex presidente

Julio 21, 2013

800×600

Según afirmó Bárcenas ante el juez -sin mucha convicción-, “J. M.” era Jaime Mayor Oreja. Esto provocó suspicacias en el letrado de la acusación particular ADADE, Mariano Benítez de Lugo, quien le reformuló la pregunta: “¿Pero cómo dice usted eso, si en su contabilidad cuando aparece Mayor Oreja lo hace con las siglas “Jaime M.”? … “No recuerdo bien”, le respondió dubitativo el ex tesorero del PP, para seguir con un silencio cortante
 
A finales de septiembre debe incorporase al Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional su titular, Miguel Carmona, una vez que abandone su puesto de vocal del Consejo General del Poder Judicial. Su presencia al frente de la instrucción puede modificar todo el planteamiento ideado por Ruz, ya que el propio Carmona ha declarado que no le quiere de entrada como juez de apoyo en su juzgado

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}


La última declaración judicial de Luis Bárcenas ha puesto de manifiesto su estrategia política: contar con el apoyo del sector aznarista del PP. Se da la casualidad que todos los altos cargos que han sido relevantes en esta formación desde comienzos de los años noventa aparecen en los llamados papeles de Bárcenas. Todos menos uno: José María Aznar, el ex presidente del Gobierno de España. Éste al menos sin nombre y apellido. Y es que, según la declaración del ex tesorero del PP ante el juez Pablo Ruz, no es Aznar la persona que figura en una las primeras salidas de su contabilidad secreta bajo las siglas “J. M.”, unas mayúsculas que aparecen en seis partidas correspondientes a los meses de abril, junio, julio y agosto de 1990, por un total de 1.525.000 pesetas (9.165 euros).

Según afirmó Bárcenas ante el juez -sin mucha convicción-, “J. M.” era Jaime Mayor Oreja, que por entonces era diputado nacional y cabeza de lista del PP a las elecciones vascas. Esto provocó suspicacias en el letrado de la acusación particular ADADE, Mariano Benítez de Lugo, quien le reformuló la pregunta: “¿Pero cómo dice usted eso, si en su contabilidad cuando aparece Mayor Oreja lo hace con las siglas “Jaime M.”? … “No recuerdo bien”, le respondió dubitativo el ex tesorero del PP, para seguir con un silencio cortante.

Ruiz Gallardón, “el traidor de Génova”

La actual defensa de Bárcenas sabe que la única solución posible es unirse a determinados sectores del PP que están en contra de la actuación de Mariano Rajoy y de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, la más beligerante de todos en un partido que vive una fragante guerra interna. Sólo hay que retrotraerse a este pasado viernes a la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros cuando Alberto Ruiz Gallardón (al que ya definen como “el traidor” en Génova por haber roto todo el caso con el encarcelamiento de Bárcenas), llamó presidenta a Soraya Sáenz de Santamaría. Dicen que fue un lapsus, pero del hoy ministro de Justicia pocos lapsus léxicos se recuerdan, ya que es un gran dominador del lenguaje y las ideas sibilinas, de lo que aún pervive.

El abogado Javier Gómez de Liaño sabe que esta unión con determinados sectores del PP pasa sin duda por tomar el carril, todavía muy numeroso, que domina el hoy presidente de honor del PP, José María Aznar, bajo cuyo mandato se fraguó todo el sistema de manejo de dinero y con el visto bueno de su núcleo duro: Francisco Álvarez Cascos, Federico Trillo, Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja y Javier Arenas, casi todos ellos en retiros dorados (por ejemplo, Trillo en su tranquilo exilio londinense o Mayor Oreja en Bruselas). Fuentes del PP advierten que todavía “en el PP hay mucha arena que quitar”.

El juez Carmona retomara el caso

Tanto la Fiscalía Anticorrupción como las acusaciones particulares ya han solicitado a Ruz que llame a declarar a las personas que figuran en la supuesta contabilidad B del PP, pero el magistrado ante la duda de llamarlos como testigos o como imputados ha solicitado a Hacienda y a la Intervención General de la Administración del Estado sendos informes para que comprueben si “se desprenden delitos fiscales y cohechos”. Ruz pretende acabar cuando antes con la instrucción del caso Gürtel, pero las últimas comisiones rogatorias solicitadas a Estados Unidos y Uruguay, países donde Bárcenas intentó en los últimos meses transferir su dinero de Suiza, hacen pensar que la instrucción del caso, por mucho que quiera acelerarla Ruz, no terminará hasta el primer trimestre de 2014.

Este dato lo baraja ya la defensa de Bárcenas, que sabe que, en teoría, a finales de septiembre debe incorporase al Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional su titular, Miguel Carmona, una vez que abandone su puesto de vocal del Consejo General del Poder Judicial, un órgano que debe disolverse a la vuelta de vacaciones. La presencia de Carmona al frente de la instrucción puede modificar todo el planteamiento ideado por Ruz, ya que el propio Carmona ha declarado que no quiere de entrada a Ruz como juez de apoyo en su juzgado. Sería imperdonable que por una precipitación no se hicieran las cosas bien y eso diera lugar a posibles nulidades en un asunto de esta magnitud”, en referencia a que el nombramiento de un juez de apoyo en su Juzgado hay que realizarlo de acuerdo a lo predeterminado por la Ley y no “actuar de forma ligera” dándoselo a Ruz.

¿Quién pagará la minuta de Gómez de Liaño?

Lo que sí ha manifestado Carmona a sus más allegados es que seguirá con la instrucción del caso “sin obstáculos y sin reparo alguno”. No obstante, fuentes de la Audiencia Nacional sí barajan la posibilidad de que si de las nuevas pesquisas judiciales saliese algún aforado, Carmona enviaría con rapidez el caso al Tribunal Supremo y así se lavaría las manos, con lo que habría un nuevo planteamiento jurídico de todo el caso. Un dato relevante para la futura estrategia de Bárcenas.

Pero hoy el gran interrogante que circula por los cenáculos de poder madrileños es ¿quién pagará la minuta de Gómez de Liaño? Esa es la gran pregunta en la sede de Génova, sabedores que los cuantiosos pagos a los anteriores abogados del ex tesorero, el despacho de Miguel Bajo y Alfonso Trallero, iban unidos inicialmente a los intereses populares. Y qué al romperse el pacto PP-Bárcenas se dejó de pagar. Ese fue el motivo principal de la ruptura: el económico, ya que el ex tesorero del PP no podía pagar “en A” su defensa por el bloqueo cada vez más masivo de sus cuentas.

Lo mismo le pasó a Francisco Paco Correa, cabecilla de la Gürtel, con su abogado José Antonio Choclán, ex magistrado de la Audiencia Nacional, quien todavía a día de hoy no ha renunciado a su defensa a pesar de no haber cobrado un solo euro, según sus palabras. La hoy presencia de Gómez de Liaño en este caso suena a pacto, ya que el despacho (Gómez de Liaño & Márquez de Prado) que posee en el nº 100 del Paseo de la Castellana es uno de los más caros de la capital de España: suele cobrar 400 euros por hora de trabajo, llegando en ocasiones a pasar minutas de más de 3.000 euros por jornada de trabajo. Gómez de Liaño cuenta con dos abogados más de apoyo: uno de ellos es su mujer, la ex fiscal de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo, María Dolores Márquez de Prado, con llegada y poder en estos altos organismos judiciales, e Ignacio Martínez-Arrieta.

Un despacho muy afín a Pedro J. Ramírez

Se da la casualidad que Gómez de Liaño mantiene una gran amistad con el director de El Mundo, Pedro José Ramírez, desde los años noventa en los que instruyó, como titular del Juzgado Central de la Audiencia Nacional nº 1, el secuestro y asesinato de los miembros de ETA José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. También intentó quedarse sin éxito con la instrucción del llamado vídeo sexual de Pedro J. Ramírez, vinculando el famoso tema de Exuperancia Rapú a los GAL. La trayectoria de Javier Gómez de Liaño (hermano de Mariano, el abogado de Mario Conde), en la judicatura fue meteórica hasta 1997. Aquel año decidió abrir el caso Sogecable, inculpando de varios delitos al todo poderoso por entonces Jesús de Polanco, propietario del grupo Prisa. Esa causa supuso su tumba como juez, ya que fue condenado a 15 años de inhabilitación y expulsado de la carrera por un delito de prevaricación. Lo peor para un juez. A partir de entonces comenzó un periplo de idas y venidas, nada halagüeño. Y finalmente decidió abrir un despacho de abogados en Madrid, al que durante el año 2007 se unió ya oficialmente su mujer, la fiscal Márquez de Prado, que pidió la excedencia en dicha carrera.

Precisamente la ex fiscal de la Audiencia Nacional, y hoy también letrada de Bárcenas, ha estado esta pasada semana por su antigua casa buscando alcanzar algún acuerdo, que todavía no ha llegado. Dicen que Ruz ni la ha recibido. Pero lo que si ha hecho el magistrado ha sido confirmar la fianza de responsabilidad civil contra el ex tesorero del PP por 43,2 millones de euros, aplicándole como agravio un recargo de un 25% sobre la cantidad defraudada en concepto de intereses, algo que ha disgustado y mucho a los abogados de Bárcenas. Ya miran en futuras alianzas dentro de un PP dividido y en guerra fraticida entre sus diferentes facciones: aznaristas y cospedalistas (porque la de Rajoy ya ni existe).

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com