Menú Portada
Así se explica el trato de favor que recibió el ex alcalde imputado por parte de las Fuerzas de Seguridad

La esposa y el hijo del Capitán de la Guardia Civil de Marbella fueron contratados por Julián Muñoz como alcalde

Abril 16, 2008

Sin bajarse del coche, que conducía el chófer de Isabel Pantoja, firmó su comparecencia
 
Abandonó el Cuartel de la Benemérita por la puerta trasera, acceso restringido a vehículos oficiales


Si algo quedaba por desvelar en el sainete marbellí se ha producido estos dos días anteriores con la salida temporal de la cárcel de Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, y la libertad bajo fianza de Juan Antonio Roca. extraconfidencial.com ha sido testigo de los dos actos más ridículos que los ciudadanos de Marbella hayan podido imaginar, protagonizado por los malayos citados anteriormente y la inestimable ayuda de instituciones publicas que debían velar por la pulcritud de sus acciones.
Una de las premisas impuesta por el Juez de Vigilancia Penitenciaria para los tres días de “libertad” del compañero de Isabel Pantoja es la asistencia ante cualquier Fuerza de Seguridad del Estado diariamente. He aquí que Julián Muñoz decide hacerlo en el Cuartel de la Guardia Civil ubicado en pleno casco antiguo de Marbella. ¿Casualidad? No. El primer día la asistencia no concitó mayor incidencia. El segundo, ante la advertencia de su presencia, un reducido número de ciudadanos le increpó con voces y frases tales como “ladrón, chorizo, a la cárcel…” La voz del pueblo. Sin más, ya que el perímetro de seguridad del Cuartel no permite el acercamiento a menos de cincuenta metros.

Trato privilegiado

Lo absurdo, denigrante y lo que hace pensar en cualquier cosa se produjo el pasado lunes. Media tarde. Julián llega a las instalaciones de la Guardia Civil en un vehículo Audi de color azul conducido por Fosky, el chofer de la tonadillera. Un Guardia Civil abre la verja de los aparcamientos de seguridad donde penetra el coche. Sin bajar del coche, otro agente de la Benemérita le acerca la hoja de firmas en la que Muñoz Palomo estampa su rubrica. Acto seguido este se marcha raudo por la puerta trasera del Instituto Armado, acceso que sólo es utilizado por los vehículos oficiales en acto de servicio y emergencia.
A la salida, dos agentes motorizados de la Policía Local mantienen el tráfico cortado en ambas direcciones para permitir la rápida evacuación del Audi oscuro conducido por Fosky y ocupado por Julián Muñoz. En las inmediaciones una ambulancia llamada en previsión…”¿De qué?”, se preguntaban los ciudadanos. Como así mismo se mostraban sorprendidos de cómo pueden tanto la Guardia Civil y el propio Ayuntamiento con los agentes policiales dar cobertura a alguien que esta acusado y cumpliendo condena por delitos contra las arcas e intereses municipales.
Todo tiene su explicación o quizás algo más. Según ha podido saber extraconfidencial.com el Capitán de la Guardia Civil de Marbella tiene a su esposa e hijo empleados en el Ayuntamiento, por el momento, más corrupto de España. Y no se sorprendan: los fichajes los autorizó el mismísimo Julián Muñoz mientras mantuvo el puesto de alcalde.

Y Roca, como si nada

El segundo acto del sainete que se ha vivido en Marbella en los tres últimos tres días lo protagonizó Juan Antonio Roca, quien “logra reunir” la módica cantidad de CIENTO SESENTA Y SEIS MILLONES TRESCIENTAS SESENTA Y SEIS MIL de las antiguas pesetas (UN MILLON DE EUROS) y consigue la libertad decretada por el juez Óscar Pérez. Siete de la tarde. Cárcel de Albolote. Roca se despacha con euforia contra el juez Miguel Ángel Torres, los agentes policiales actuantes en la Operación Malaya y la fiscalía. Vamos, que el señor Roca, con una fortuna obtenida ilegalmente según auto judicial de trescientos millones de euros, se presentó ante la opinión publica, prensa y media España como un “empresario angelical”. Hasta ahí normal.
El espectáculo se produce en la mañana del martes en los Juzgados marbellíes a los que asistió a las doce de la mañana al acto de presentación en sede judicial. Primero se descuelga con unas declaraciones sin desperdicio: Va a solicitar el ingreso en su puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Marbella ya que por ley le corresponde. Sin palabras. Lo bueno se produce en las instalaciones judiciales; cuando el acto de firmar no lleva mas de cinco minutos; Roca permaneció en el interior por espacio de dos horas y media y ¿qué hizo?
Hablar con otro imputado y testaferro principal de él: Oscar Benavente que estaba citado en las indagatorias de Malaya. Pasearse por los distintos juzgados saludando a diestro y siniestro, incluso departiendo con algún funcionario imputado en el mismo sumario. Mientras tanto la Audiencia Nacional en sus diligencias 76/01 solicita una pena de quince años por el caso Saqueo 1, las diligencias 100/03 de la misma Audiencia solicita idéntica pena por Saqueo 2. Siete años mas tarde aún no se han iniciado los juicios. Sin palabras.


 
Cristóbal Toro