Menú Portada
A una semana del Día de las Fuerzas Armadas, que por primera vez en 39 años no contará con la presidencia de Juan Carlos I

La españolidad de Pedro Morenés: Defensa aumenta en un 45% su presupuesto en publicidad a pesar de los recortes y destina 725.000 euros a Equmedia XL, empresa de capital americano

Junio 6, 2014

El contrato para la “la campaña de proximidad de las Fuerzas Armadas, reconocimiento y captación”, fue adjudicado en 2013 a Alcandora, una empresa 100% nacional  
Hace tan solo un mes, el Gobierno de Mariano Rajoy anunciaba la contratación de cinco grandes agencias para gestionar la publicidad institucional del Estado por 77 millones de euros


Por primera vez en 39 años, el que hasta la fecha histórica del 2 de junio de 2014 era Su Majestad el Rey don Juan Carlos, no presidirá el acto principal del Día de las Fuerzas Armadas. Si lo harán, en su lugar, los Príncipes de Asturias, ya que todo apunta a que en un plazo no superior a 6 semanas, don Felipe y doña Letizia pasarán a ostentar el más alto cargo de la realeza española. No es noticia que la celebración en 2014 del día de la Defensa Nacional, la soberanía y la independencia de España, tenga una historia atrancada. A pesar de que por Real Decreto, esta festividad deba tener lugar en “el domingo más próximo al 30 de mayo”, las elecciones al Parlamento Europeo y el día de San Fernando han pospuesto el magno acontecimiento al domingo 8 de junio.

Aumento de presupuesto para ¿”dotación material”?

Y lo hace en uno de los peores momentos que vive la defensa nacional a lo largo de su dilatada historia. Parece que fue ayer cuando el ministro del ramo, Pedro Morenés, exigía a don Juan Carlos mayor “dotación material” para su departamento, alegando una difícil situación económica con la que enarbolar la campaña. Sin embargo, desde aquel momento, una infinidad de adjudicaciones han pasado por el número 109 del Paseo de la Castellana. Más de 28 millones de euros para helicópteros ligeros; 2,3 millones para servicios postales; 25 millones de euros para la alimentación del personal de las Fuerzas Armadas en operaciones en Afganistán o el Líbano; millón y medio en gabardinas para el Ejército del Aire; medio millón en apartamentos veraniegos y un sinfín de licitaciones para la frontera de Ceuta y Melilla. Los que pagan el pato, desgraciadamente, los de siempre, los jóvenes que buscan una salida en España: menos plazas para las categorías de tropa y marinería.

A pesar de ello, la Subdirección General de Servicios Económicos y Pagadurías del órgano ministerial ha vuelto a acordar una nueva adjudicación. En este caso, para licitar el contrato que regirá la “adquisición del Plan de Medios para la campaña de proximidad de las Fuerzas Armadas, reconocimiento y captación”.

Para este mismo contrato, en el ejercicio de 2013, el Ministerio de Defensa destinaba 500.000 euros (413.224,14 euros más impuestos). El acuerdo para la “creatividad para la campaña de proximidad de las Fuerzas Armadas, reconocimiento y captación” se otorgaba a la empresa Alcandora Publicidad S.L. sin conseguir ningún ahorro sobre el presupuesto inicial. En este ejercicio de 2014, y a pesar de los recortes, el presupuesto destinado a tal fin aumenta hasta los 724.102,74 euros (impuestos incluidos), lo que representa un 45% más que en 2013.

Evasión de capital nacional

También este año ha cambiado la adjudicataria, pasando de beneficiar a una empresa con capital 100% nacional (Alcandora Publicidad), a una empresa de raíces americanas, fomentando la fuga de capital hacia el extranjero. Equmedia XL -beneficiaria por ser la oferta más ventajosa para la Administración-, es una “Agencia de Medios constituida en 1989 por cuatro grandes grupos de la industria publicitaria norteamericana, Leo Burnett Group, DMBB, Young Rubicam y Grey Group”. Todo ello aderezado con un proceso de licitación abierto de tramitación urgente.

Hace aproximadamente un mes, el Gobierno de Mariano Rajoy establecía un cambio sin precedentes en el marco de su publicidad institucional. La gestión de la promoción de todos los ministerios y departamentos adjuntos al Estado recaería en cinco Agencias de Publicidad por un total de 77 millones de euros. El contrato incluirá la contratación de anuncios durante dos años en los distintos medios de comunicación (prensa, radio, televisión e internet), la selección de los operadores en los que se difundirán los spots y las cabeceras en las que se exhibirán los anuncios. El resultado parece claro, el Gobierno gana: más eficacia y homogeneización en los servicios publicitarios, así como mejores precios; pero las pequeñas agencias españolas de publicidad pierden: al dinamitar el principio de la libre competencia.

Un resquicio es el que ha aprovechado el ministro de Defensa, Pedro Morenés, para adjudicar su nuevo contrato de publicidad a Equmedia XL, ya que queda excluida de esta alianza gubernamental la creatividad de las campañas. Por ello, parece que el efecto ahorrativo de esta medida no es aprovechado al ciento por ciento, si a pesar de conseguir mejores precios para los paquetes de publicidad institucional, cada departamento puede realizar otras acciones paralelas por su cuenta.