Menú Portada
De la colisión que sufrió la piloto madrileña en julio de 2012 contra uno de los camiones de su equipo, hace ahora justo tres años

La escudería Marussia, presunta responsable del accidente de María de Villota que le costó la vida un año más tarde

Junio 28, 2015

Si hace un mes, el Informe filtrado a los medios del Health and Safety Executive (entidad británica fiscalizadora de la higiene y seguridad en el trabajo), exoneraba a la escudería de responsabilidades, la frase que extrae la BBC del mismo al hacerlo público es “María de Villota fue lanzada contra el camión”. Con este documento completo en su poder, la familia sigue barajando iniciar acciones legales contra la formación británica


Han tardado casi tres años pero ya parece todo aclarado, al menos desde el punto de vista técnico: María de Villota no era más que una pasajera de un monoplaza ingobernable cuando se accidentó hace tres años. La legislación británica en asuntos relacionados con accidentes laborales es muy transparente y la BBC ha hecho públicos los datos y análisis de las autoridades en esta materia acerca de la colisión que sufrió la piloto madrileña en julio de 2012 contra uno de los camiones de su equipo, hace ahora justo tres años. A consecuencia de lo ocurrido perdió un ojo, sufrió daños neurológicos y vivió con continuos dolores de cabeza y molestias hasta fallecer en un Hotel sevillano un año más tarde.

En este Informe queda claro que el procedimiento en términos de seguridad dejaba bastante que desear y, aunque ciertamente, todo ocurrió por un encadenamiento de circunstancias adversas, evidencia que María hizo correctamente su papel, no así el equipo Marussia, reconvertido y renombrado ahora como Manor, donde disputa el Mundial de Fórmula 1 el castellonense Roberto Merhi.

María de Villota fue lanzada contra el camión

Si hace un mes, el Informe filtrado a los medios del Health and Safety Executive (entidad británica fiscalizadora de la higiene y seguridad en el trabajo), exoneraba a Marussia de responsabilidades, la frase que extrae la BBC del mismo al hacerlo público es “María de Villota fue lanzada contra el camión”. El 3 de julio de 2012 la española realizaba unos test aerodinámicos a bordo de este monoplaza en el antiguo aeródromo de Duxford. La Federación Internacional de Automovilismo limita los test en circuitos de velocidad homologados para que los gastos no se disparen, pero es obvio que esta pista no albergaba las condiciones adecuadas para este tipo de pruebas.

En lugar de haber muros, barreras, o boxes, María estrelló su monoplaza contra la rampa elevadora levantada a media altura que colgaba de la parte trasera de uno de los tráileres sin poder hacer nada por impedirlo. Tanto la piloto como la familia guardaron un respetuoso y prudente silencio aunque es lógico que cuando se recuperó de sus heridas pudo narrar lo ocurrido, y todo pasa por una falta de información.

Pilotar un Fórmula 1 es una tarea compleja y repleta de protocolos técnicos; no basta con pisar el freno sino que hay que activar una serie de pulsadores y mecanismos par realizar tareas relativamente rutinarias. De acuerdo con el dossier, nadie la advirtió sobre algunas particularidades. A resulta de ellas, el coche perdió tracción al frenar en su llegada al improvisado box, lo que activó el sistema de anti-calado. Los F1 no tienen motor de arranque y para evitar que el motor se detenga si el monoplaza derrapa o se queda varado fuera de la pista, su propulsor se mantiene ligeramente por encima de las 4.000 revoluciones por minuto, esto es, sigue teniendo capacidad de empuje. María intentó parar su monoplaza, intentó desactivar el embrague e intentó bajar de marchas pero el Marussia no obedeció ni redujo su velocidad, el coche aceleró en lugar de frenar. En palabras textuales de la BBCel anti-calado luchó contra María”. Esto la llevó al desafortunado impacto contra lo que no debería estar allí, y según el escrito, “no solo creaba riesgo de lesión, sino que estaba a la altura de la persona afectada”.

Poco después de producirse el accidente, el equipo se apresuró a declarar que la responsabilidad del accidente no estaba en el bólido, pero no aclaró si era de la piloto o del procedimiento seguido. Esto hizo sufrir en sobremanera a la hija del también piloto Emilio de Villota. De hecho, una semana antes de fallecer declaró: “Estoy deseando que salga ya ese Informe, porque es lo único que a mí no me deja dormir por las noches, es lo único que todavía me hace recordar y tener pesadillas”.

Con el Informe completo en su poder, la familia sigue barajando iniciar acciones legales contra la formación británica. 

José M. Zapico
@VirutasF1