Menú Portada
INFORME DE FISCALIZACIÓN DEL TRIBUNAL DE CUENTAS (III)
El entonces alcalde Martínez Cenzano constituyó Empuser para externalizar la contratación en el servicio de Obras

La empresa pública del Ayuntamiento de Cuenca encareció un 20% el coste directo de los contratos

Diciembre 9, 2008

Actuó como una sociedad instrumental del Ayuntamiento que permitió eludir la normativa de contratación administrativa, en especial en materia de competencia, de publicidad y de control
No se fijaron, como es preceptivo, entre el Ayuntamiento y la sociedad las condiciones de facturación
“La constitución de la sociedad ha supuesto una pérdida de control por parte del Consistorio de la actividad contractual por él realizada, tanto desde el punto de vista de gestión como financiero”, denuncia el Tribunal
No se acreditó que con su creación se alcanzara la pretendida mejora en la gestión de los servicios a los ciudadanos


Uno no llega a imaginarse lo que da de sí un Ayuntamiento y las irregularidades que se pueden cometer sin que ninguna institución intervenga de oficio. Quien si lo ha hecho, aunque sólo a nivel de denuncia, es el Tribunal de Cuentas de cuyo Informe de Fiscalización del Ayuntamiento de Cuenca correspondiente a los ejercicios económicos de 2004 y 2005 viene informando extraconfidencial.com en sus últimas ediciones.

Precisamente, en 2005 el entonces alcalde, el socialista José Manuel Martínez Cenzano, hoy Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha, fundó la Empresa Pública de Servicios del Ayuntamiento de Cuenca S.A. (Empuser), con un capital social de 60.101,21 euros y que supuso la externalización de parte de la contratación del consistorio, sobre todo en materias atribuidas al Servicio Municipal de Obras.
Según denuncia el órgano fiscalizador, el Ayuntamiento no adoptó acuerdo ni instrucción interna que concretara cuáles eran las unidades administrativas de gestión afectadas por la creación de la citada sociedad, las funciones o tareas que se mantenían en los Servicios Municipales y las asumidas por Empuser, ni nada de nada de lo que exigido por la legislación vigente. La única razón apuntada por el Ayuntamiento del socialista Cenzano para justificar la constitución de la mercantil era la “presunta ineficacia e inoperatividad de las unidades administrativas que gestionaban la prestación de los servicios municipales”.

Aquí las cuatro conclusiones demoledoras del Informe del Tribunal de Cuentas:

1) “Destaca el coste para el Ayuntamiento de las prestaciones realizadas por Empuser, que incrementa en un 20% el coste directo de los contratos y ello sin que se hubieran fijado, como es preceptivo, entre el Ayuntamiento y la sociedad las condiciones de facturación”

2) “Las deficiencias en el proceso constitutito de la sociedad, la falta de concreción del alcance de su objeto social y de su régimen jurídico, la indeterminación técnica, jurídica y económica de los encargos realizados por el Ayuntamiento, la falta de regulación de su régimen financiero y la ausencia de control por parte del Ayuntamiento de la actividad y del gasto realizado por la misma, ponen de manifiesto que ésta ha actuado como una sociedad instrumental del Ayuntamiento que ha permitido eludir la normativa de contratación administrativa, en especial en materia de competencia, de publicidad y de control”.

3) “La creación de Empuser ha supuesto, además, una pérdida de control por parte del Ayuntamiento de la actividad contractual por ella realizada, tanto desde un punto de vista de gestión como financiero”.

4) “No se ha acreditado que con la constitución de la sociedad se haya alcanzado la pretendida mejora en la gestión de los servicios a los ciudadanos que se buscaba con su creación, eventual mejora que, por otra parte, podría haberse alcanzado con un cambio interno en la organización y gestión del Ayuntamiento, sin que éste haya justificado la imposibilidad o incorrección de su realización”.

Y ahora cabe preguntarse a dónde ha ido a parar ese sobrecoste del 20% de los servicios prestados por empresas privadas al Ayuntamiento socialista de Cuenca. El Tribunal de Cunetas ha cumplido con su función. Ahora, la pelota se encuentra, probablemente, en el tejado de la Fiscalía Anticorrupción.