Menú Portada

La Empresa Nacional de Residuos (ENRESA), deja la protección de su almacén de residuos nucleares de El Cabril a la seguridad privada en una licitación en la que el 68% de la puntuación depende del precio

Septiembre 21, 2017
elcabril-enresa

Los residuos nucleares y su gestión en España van a convertirse en un importante problema para España en los próximos años. Mientras se espera el plan del desmantelamiento de la segunda central nuclear de España, la de Santa María de Garoña, en Burgos, el cierre de la primera, la de Zorita, en Guadalajara, llega a su parte final. La central nuclear José Cabrera de Almonacid de Zorita entra en la fase de descontaminación y desclasificación de edificios y terrenos, para lo que comenzará a remover hasta 18.000 toneladas de tierra al fin de limpiar los suelos de posible radiación.

La estimación inicial de la Empresa Nacional de Residuos  (ENRESA), quién gestiona el trabajo de descontaminación, es que la mitad de las 18.000 toneladas sean enviadas al proceso de desclasificación de materiales, mientras que las 9.000 restantes sean tratadas en la planta de lavado de suelos que deberá ser gestionado como residuo destinado al centro de almacenamiento de residuos de baja y media intensidad de El Cabril (Córdoba), mientras que el resto del material, una vez limpio y desclasificado radiológicamente, se podrá gestionar como material convencional.

La protección de un cementerio de basura radiactiva en manos de quién pague menos

Este almacenamiento, los nuevos que procederán de Santa María de Garoña e incluso otros usos como residuos de la Empresa Nacional del Uranio (ENUSA), están multiplicando tanto el uso como el riesgo del almacén de El Cabril. Según la propia información de ENRESA, El Cabril estaba dimensionado para albergar 58.000 m3 de basura radiactiva, pero los residuos de media y baja actividad serán en los próximos años de 243.000 m3.

La máxima preocupación es la llegada de Uranio. De hecho, los alcaldes de los municipios cercanos a la instalación, Hornachuelos y Fuente Obejuna en Córdoba y Las Navas de la Concepción y Alanís (Sevilla), han decidido pedir al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que les informe sobre la llegada de este peligroso residuo a dichas instalaciones. Pero no sólo de debería poner énfasis a qué es lo que se almacena, también a la protección del mismo, qué, siendo una instalación de enorme importancia se deja en manos privadas.

ENRESA acaba de sacar a licitación el “Servicio de vigilancia y protección física del Centro de Almacenamiento El Cabril” por un periodo de dos años y un precio máximo de 4.126.100 euros, IVA incluido. La propia ENRESA reconoce implícitamente la importación de este contrato que se dejará en manos de una empresa privada al no informar de los detalles de los servicios que ha de cumplir el adjudicatario. En concreto, en una nota informativa, que pueden descargar en el siguiente enlace y que firma Rosa Estefanía Díez, jefa del Departamento de Compras e Inversiones de ENRESA, especifican que: “Dada la preceptiva confidencialidad de los servicios a realizar y por motivos de seguridad, los detalles técnicos referentes al número de efectivos, organización de rondas y turnos, vehículos y material de dotación, tipo de equipamiento, tecnología y número de señales y de alarmas a controlar, etc., se encuentran recogidos en el documento de carácter confidencial, Especificación técnica para la contratación del servicio de vigilancia y protección física del Centro de Almacenamiento de El Cabril ENRESA, con nº A32-ES-CB-0012 (rev. 6)”.

Pero a pesar de todo esto, lo que si se conoce son los criterios por los que se adjudicará el contrato. Mientras que aspectos tan importantes como la adscripción adicional de medios, la capacidad de respuesta (casos incidentales, reales o potenciales) tienen una ponderación de 10 puntos cada uno, se valora también con 10 puntos que se ofrezcan paquetes de horas sin coste adicional, con 2 puntos el precio de la hora adicional y principalmente con 68 puntos la propuesta económica. La seguridad de una instalación tan sensible, cuando España sigue en alerta 4 antiterrorista, al mejor postor.