Menú Portada
Aumentaron cerca de 1,8 millones con respecto a 2010

La Empresa Municipal del Suelo de Sevilla “salvó” sus cuentas del ejercicio 2011 gracias a una partida de 8,06 millones en subvenciones

Diciembre 25, 2013
pq_942_zoido.jpg

Emvisesa está en un agujero. La Empresa Municipal del Suelo de Sevilla ha sido la comidilla de esta semana en los cruces de críticas entre los grupos parlamentarios de la ciudad hispalense. Desde el bastión socialista creen que la empresa no ha hecho más que “empeorar” desde que el PP gobierna en Sevilla. Zoido parece estar dejando morir Emvisesa. Está incumpliendo todos los acuerdos y convenios existentes”, decía esta semana Antonio Muñoz, portavoz adjunto del grupo socialista en el ayuntamiento. La verdad es que la situación de la empresa del suelo sevillano no es para tirar cohetes, según la memoria que la Cámara de Cuentas de Andalucía ha realizado sobre el ejercicio de 2011. Año de gestiones compartidas en la alcaldía sevillana entre socialistas (Alfredo Sánchez Monteseirín) y populares (Juan Ignacio Zoido Álvarez). Ninguno ha conseguido enderezar a Emvisesa.

En ese curso, la empresa sufrió una más que importante caída de los ingresos: el importe neto de la cifra de negocios pasó de 78,52 millones a apenas 63,4 millones de euros, a pesar de haber aumentado sus ingresos por arrendamientos (de 3,5 millones a 4,6 millones) y de prestaciones de servicios (3,2 millones frente a ningún ingreso en 2010). Todo ello no ha compensado un desplome en las ventas de casi 20 millones de euros (75 millones en 2010 y 55,5 millones en 2011). Los gastos también han descendido, pero no en la misma cuantía. Los aprovisionamientos han descendido de 69 a 57 millones de euros, pero no tanto por la caída de obras y servicios realizados por terceros -subcontrataciones-, si no especialmente por el “consumo de terrenos y solares” que supuso 4,13 millones en 2010 y tan solo 85.150 euros en 2011.

Supervivencia por medio de subvenciones

Con todo, la empresa pública sevillana salva su resultado otra vez gracias a las subvenciones. Si en 2010 cerró con un beneficio de 1,54 millones gracias a 6,27 millones de subvenciones de explotación incorporadas al resultado del ejercicio, en 2011 su beneficio desciende hasta los 786.860 euros. Esta vez, el aumento de las subvenciones hasta los 8,06 millones de euros es lo que salva su situación e impide su entrada en números rojos.

Lo más llamativo en el dossier de la Cámara de Cuentas de Andalucía reside en los gastos de personal, que prácticamente se mantienen al pasar de 6,63 millones en 2011 a 6,50 millones en 2010, un descenso minúsculo que no llega ni al 2%. Esta tenue bajada refleja como el organismo no se ajusta a la austeridad exigida por la situación, por lo que se generan pérdidas.

Irregularidades en todos los campos

En cuanto a las conclusiones, recomendaciones y opinión que la Cámara de Cuentas de Andalucía extrae de su informe podemos observar que, a pesar de mostrar éste la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla S.A.”, en numerosos puntos se comprueban “incumplimientos de la normativa examinada”.

Para comenzar, Emvisesa “dispone de un Inventario que no está correctamente actualizado con respecto al inmovilizado intangible, mobiliario y equipos informáticos”. La asignación de sus números para el 2011 no ha respetado la Ley Reguladora de las Haciendas Locales ya que “no se ha cumplido con el plazo de presentación del Proyecto del Presupuesto”. Así también, en cuanto a sus procedimientos de selección, se “han observado deficiencias en el cumplimiento de los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad en la contratación de personal”. Este punto es de especial problemática por que destapa una situación irregular en Emvisesa sostenida por más de una década. El favoritismo y el nepotismo parecen sustituir a las obligatorias exigencias de publicidad y libre concurrencia en la contratación del personal.

Otro problema que impide la correcta auditoría es la imposibilidad de fijar unos datos concretos ya que Emvisesa “no tiene centralizado un registro que incluya información para poder cuantificar el número de contratos menores realizados por la empresa”.