Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

La empresa deportiva Munich, receptora de subvenciones de la Generalitat de Carles Puigdemont, se suma al referéndum golpista con el lanzamiento de las zapatillas del sí a la independencia a pesar de la prohibición de la Fiscalía

Septiembre 13, 2017

De momento, desde la empresa callan, pero el clamor del #BoicotMunich en las redes sociales sólo acaba de empezar.

munich-portada

Hoy, 11 de septiembre, jornada de la Diada, el nacionalismo catalán intentará una nueva demostración de fuerza. El número de inscritos en la manifestación independentista de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), rozará las 400.000 personas, según fuentes soberanistas. Para conseguirlo no escatimarán en recursos, con cientos de autobuses llegados desde todos los puntos de España e incluso el apoyo de terroristas, como Arnaldo Otegi, que será uno de los invitados estrella de la jornada.

Con este acto, se dará el pistoletazo de salida a tres semanas de movilizaciones, en los que parece claro que el ruido a pie de calle será clave. Ya ha comenzado con los escraches aplaudidos por la Generalitat de Carlos Puigdemont a la Guardia Civil por miembros de la CUP, las pintadas con tiros en la frente a Mariano Rajoy y el rey don Felipe VI, como las que han aparecido en Sant Cugat del Vallès o la propaganda ilegal a favor del referéndum como las zapatillas de la marca Munich que pondrá a la venta el partido del presidente de la Generalitat, PdeCat, en sus sedes en los próximos días.

Del “yo no me siento representados por los políticos” a apoyar la ilegalidad independentista

“Yo no me siento representado por los políticos que tenemos. No siento que defiendan ni las empresas ni la cultura del país, yo soy catalán. Esto hay que arreglarlo y al final necesitamos inversión”. Esto declaraba Xavier Berneda, dueño de la empresa de zapatillas y material deportivo Munich en una entrevista del año 2013. Entonces comercializó sus primeras zapatillas con connotaciones políticas en las que se leía keep calm and speak catalán” (mantén la calma y habla catalán). Berneda justificó las mismas de esta forma: “Eso es un tema cultural. Yo quiero que mis hijos hablen catalán, ¿cuál es el problema? Y quiero que respeten la manera de educar a mis hijos porque vivo aquí. No estoy haciendo política, entiendo que tenemos que decidir lo que queremos hacer, y si hablamos de la consulta, tengo una inquietud para saber qué votaría la gente, porque a lo mejor nos llevamos una sorpresa, y quiero saberlo”.

Pero lo que era un tema cultural, ha pasado a ser claramente político y, por supuesto, económico. Bajo el lema “Fem córrer el sí” (Hagamos correr el sí), el PDeCat de Carlos Puigdemont ha decidido desobedecer la orden de la Fiscalía General del Estado y hacer campaña con unas zapatillas diseñadas expresamente para el referéndum por la empresa Munich en las que en la parte trasera hay bordado un gran “” con un asterisco sobre la ‘i’, un símbolo que desde el pasado mes de diciembre da forma al nuevo logo de PDeCAT. Las zapatillas se pondrán a la venta en sus sedes, que como pueden ver en el siguiente tuit de la organización de Mataró, agradecen claramente el compromiso de los “Empresarios por el Sí”.

Munich4

Un empresario por el sí, con fábricas y tiendas por toda España

En diciembre de 2012, los hermanos Xavier y David Berneda Martín, que abandonaron la compañía de calzado deportivo Munich seis meses antes por discrepancias con otra rama de la familia, recuperaron el control de Munich. La empresa -que como reconoció el propio Xavier Berneda tiene fábricas en Aragón y Elche-, decidió diversificar no sólo a las zapatillas deportivas, también a calzado para todas las ocasiones y la apertura de tiendas propias. Fuera de Cataluña tiene establecimientos en otros puntos de España como Sevilla, Valencia, Zaragoza y dos en Madrid.

A pesar de ello, sus datos financieros no son espectaculares. Cerró su último año fiscal con cuentas depositadas (2015 a 2016, ya que lo finaliza a 31 de marzo), con unos beneficios de 160.485 euros a compensar pérdidas de ejercicios anteriores. De hecho, su facturación descendió de los 19,7 millones de euros a los 19 millones de euros, en un año en el que la Generalitat de Cataluña le entregó 6.000 euros de subvención a través del Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda de Cataluña.

Boicot hasta en la Wikipedia

Ahora apuesta claramente por el independentismo, quizá para emular el éxito de las Vamcats, las que se presentaron como la “auténtica zapatilla independentista de Cataluña” y que en 2013 y 2014, que, según su creador, superaron las 40.000 unidades vendidas. Pero en este caso, esta apuesta por la ilegalidad le cueste más caro. Son muchos los que ya llaman al boicot en Twitter. Y no sólo eso, incluso ya se han modificado los textos en Wikipedia, en los que se pueden leer textos como “Munich es una empresa española fabricante de calzado deportivo independentista que nunca comprar, con sede social en Capellades, provincia de Barcelona” o “En 2017, diseñaron unas zapatillas con el SI a la independencia de Cataluña, mostrando así su apoyo a la causa independentista catalana”. No hay que olvidar que Munich ya suministra las prendas deportivas a las selecciones deportivas catalanas o que, en su cuenta en Twitter, la mayoría de sus mensajes son en catalán.

Captura de pantalla 2017-09-10 a las 18.40.06

¿Qué pensarán los trabajadores de sus tiendas y fábricas fuera de Cataluña? ¿Y si pierden el puesto de trabajo? ¿Y sus distribuidores? De momento, desde la empresa callan, pero el clamor del #BoicotMunich en las redes sociales sólo acaba de empezar.