Menú Portada
La sociedad es propietaria de un duplex en Zahara de los Atunes

La empresa de El Gran Wyoming, Asuntos y cuestiones varias S.L., facturó 923.000 euros el último año que presentó sus cuentas

Diciembre 13, 2009

José Miguel Monzón Navarro, más conocido como El Gran Wyoming, en teoría humorista y showman, pero también activista político y sindical como lo demostró este fin de semana manifestándose contra los empresarios, aunque obviando que él también lo es y no de los que crean empleo.

pq_917_gran_wyoming.jpg

Ya no sabe cómo llamar la atención o, lo que es peor, buscar publicidad para su programa “El Intermedio”, que emite La Sexta de lunes a viernes, para que el resto de medios de comunicación nos hagamos eco de su “sentido” del humor. Hace pocos meses era una supuesta bronca que, en un irreal directo, le propinaba a una de sus colaboradoras. Ninguna mujer, feminista o no feminista, de la ceja o no de la ceja, compareció a protestar. Y mucho menos la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.

Hace pocos días el presentador del programa Diario de la noche de Telemadrid y columnista del diario ABC, Hermann Tertsch, en eleditorial originalde su Telediario nocturno, decía: “Frente a tanto ministro pacifista que prefiere morir a matar, la decisión de matar a un enemigo que nos quiere matar está justificada como defensa legítima y si pudiera matar a quince miembros de Al Qaeda para liberar a los tres compatriotas secuestrados lo haría sin dudar”. Este comentario sirvió a José María Monzón para emitir un vídeo que, según fuentes oficiales de La Sexta “son habituales” en el programa “El Intermedio”.

Maldita la gracia de Wyoming y de Jaume Roures, que se lo consiente. A los pocos días, el periodista de Telemadrid era víctima de una brutal agresión por la espalda en un bar de copas de la capital de España que le mantiene ingresado en el Hospital.

Y es que a José María Monzón todo le sale gratis. Nunca ha perdido dinero. Bien de la televisión pública, es decir Televisión Española –eso sí, siempre gobernada por el PSOE–, y si no vía privadas, pero con mucho menos caché. Salvo en “Caiga Quien Caiga”, la audiencia no ha respaldado sus proyectos televisivos. Eso sí, Monzón siempre ha contado con el respaldo del PSOE y de sus grupos afines, en los últimos años especialmente con el de La Sexta de Jaume Roures.

El 15 de marzo de 2005, tras su estreno el 12 de enero de ese mismo año, el equipo de la entonces directora general del Ente Público RTVE, Carmen Cafarell, decidía retirar de la parrilla el programa “La Azotea de Wyoming”. Oportunidades le dieron cambiando fecha y día de emisión. Pero la televisión pública no se podía permitir un gasto tan elevado: 221.143 euros por programa sin contar con el sueldo de su presentador. Fueron sólo nueve entregas, pero la productora de Wyoming cobró la totalidad del acuerdo suscrito con Televisión Española. Un favor más a costa del sueldo de todos los españoles.

Pero dinero no le falta a este peculiar humorista.

Resultados al alza

 

Después del fiasco de Televisión Española, encontró cobijo en La Sexta, y las cosas no deben irle demasiado mal si vemos los resultados hasta el 2007, ya que las correspondientes al 2008 no las ha enviado al Registro Mercantil aunque ya estamos en diciembre de 2009, falta de tiempo seguro.

Así la facturación de su sociedad Asuntos y Cuestiones Varias, S.L. pasó de los 475.976,53 euros de 2005, a las cifras redondas de 605.200,00 euros y 923.005,00 euros respectivamente en 2006 y 2007. Más de 150 millones de las antiguas pesetas, en una empresa que por supuesto crea mucho empleo, un trabajador en 2007 y que cerró ese año con 328.882 euros de benefio.

Todo ello sin apenas incrementar sus deudores (tan sólo tiene deudas a corto plazo) y engordando sus reservas, que ya sumaban más de 800.000 euros para sumar junto al mínimo capital de 3.008,50 euros a sus recursos propios.

Duplex en Zahara de los Atunes

Lo que sorprende en la cuenta de una sociedad que se dedica a la representación artística es tener un inmovilizado material de más de un millón de euros, en concreto 1.103.000 euros, cuando lo normal en este tipo de sociedades es su práctica inexistencia.

Buena parte de ello será el valor la vivienda con garaje que la sociedad compró en Zahara de los Atunes, Cádiz, compuesto por zona ajardinada y una vivienda tipo dúplex, de planta semisótano, baja, primera, con castillete en planta de cubierta y que por supuesto, como la mayoría de los españoles, los que defiende frente al abuso de los empresarios, pagó no tiene hipoteca.