Menú Portada
Facturó más de 781.000 euros y dispone de 1,4 millones en tesorería

La empresa de Carmen Sevilla, Virdecar SA, ganó 385.465 euros el último ejercicio

Enero 31, 2010

A diferencia de la mayoría de los españoles, que ven con malos ojos como la edad de jubilación se retrasa hasta los 67 años, a María del Carmen García Galisteo, más conocida como Carmen Sevilla, no le debe importar. A punto de cumplir los 80 años, sus actividades, principalmente en el programa de TVE, Cine de Barrio, le proporcionan unos ingresos más que considerables.

pq_922_Carmen_sevilla.jpg

Canalizados a través de su sociedad Virdecar SA, el último año que presentó cuentas en el registro, el 2007, facturó 781.040,96 euros, más de 130 millones de las antiguas pesetas, que después de descontar los gastos, se tradujo en un beneficio de 385.465 euros.
La empresa tiene una dilatada historia. Creada en enero de 1978, tuvo su domicilio social antes del actual, coincidente con la residencia actual de la actriz-presentadora, en la localidad pacense de Herrera del Duque, donde poseía junto a Vicente Patuel la famosa finca “Los Valles” de casi 1.000 hectáreas, terreno que hizo famoso Carmen Sevilla por  “sus ovejitas”, y que le acarreó grandes deudas y quebraderos de cabeza hasta su venta.
Poco después de todo ello, regresó a Televisión Española, sustituyendo a José Manuel Parada. La televisión de todos no dudó en pagar su “simpatía” a 9.000 euros por programa, cifra que no ha crecido en los siguientes años, de forma paralela a los ingresos de su empresa.
En 2005 facturó 662.405,41 euros, en 2006 757.112,94 euros y en 2007 siguió su progresión ascendente hasta los 781.040,96 euros, casi triplicando sus beneficios desde los 122.000 euros de 2005 hasta los 344.000 euros de 2007.

Mucho más que una empresa de relaciones públicas

Pero Virdecar SA es mucho más que una empresa de “servicios de publicidad, relaciones públicas y similares”, como se refleja en un su objeto social. Con tan sólo un empleado, sus activos se elevan hasta los 3 millones de euros, con un endeudamiento que supera los 900.000 euros, posee un inmovilizado de 1,5 millones, casi el 100% en inmuebles, y otro inmovilizado material al que hay que añadir nada más y nada menos que 1,4 millones en tesorería. Con estas cifras sí parece tener la jubilación asegurada. De momento.