Menú Portada
Tras la polémica adjudicación de la IDEA a su filial para la gestión de 185 millones de euros

La empresa andaluza SOPREA desconoce si recuperará las inversiones millonarias destinadas a diversas sociedades en proceso de liquidación

Mayo 12, 2013

 

pq_931_grinan3.jpg

En su edición de del viernes extraconfidencial.com avanzaba el escándalo de la Junta de Andalucía, a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) quien adjudicaba la intermediación de 185 millones de euros a su filial, la Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía (SOPREA). La polémica fue destapada por la Cámara de Cuentas de Andalucía y su informe de fiscalización de la SOPREA para el ejercicio de 2010. Sin embargo, los datos que el documento arroja relativos a una nefasta gestión de la entidad andaluza se cuentan por decenas.

La propia SOPREA concedió a lo largo de 2010 ayudas por elevados importes a sociedades que se encuentran en una situación límite, por lo que ahora la sociedad desconoce si podrá recuperar tales inversiones. Empresas de las que la sociedad “no dispone de información financiera y suponen una participación de SOPREA del 20% o más”. El informe de fiscalización muestra cómo se han producido “inversiones realizadas en una serie de empresas que se encuentran sin actividad o en proceso de liquidación”, sin disponer de “estados financieros auditados o procedimientos alternativos que permitan valorar el importe recuperable de las mismas o, en su caso, las responsabilidades económicas que se pudieran derivar de su participación, lo que constituye una incertidumbre sobre la valoración de las indicadas participaciones”.

Para muestra, un botón. En septiembre de 2010, SOPREA concede un préstamo de 5 millones de euros a ‘Alestis Aeroespace’, una sociedad que se encontraba en una situación crítica y con el aliento de la quiebra a sus espaldas. “Esta sociedad, en el mes de mayo de 2012, ha presentado en los tribunales concurso de acreedores, debido a su situación financiera de insolvencia provisional”. Este contratiempo ha arrastrado a SOPREA hacia una situación complicada, sin embargo “no ha facilitado una evaluación de las consecuencias que se derivan de la situación financiera de Alestis Aerospace, ni de la capacidad de ésta para asegurar la recuperabilidad de sus activos”.

Manipulación en las cuentas



“Debido a la adscripción de las entidades públicas Cetursa Sierra Nevada S.A. y Promonevada, S.A. a la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, con el consiguiente traspaso de acciones, la sociedad ha dado de baja su participación en dichas entidades del grupo”, provocando, dado que no se ha producido contraprestación por la mencionada adscripción, una pérdida por el importe de 4.177.811 euros, directamente cargada en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias. Sin embargo, este montante no debería anotarse en tal apartado, lo cual constituye una violación del Plan General de Contabilidad aplicable a las sociedades mercantiles del sector público andaluz. Los más de 4 millones de pérdidas deberían estar registrados mediante la reducción de fondos propios, en el supuesto de subvenciones, donaciones o legados concedidos por socios o propietarios. Debido a la triquiñuela llevada a cabo por SOPREA, los epígrafes de ‘Otras aportaciones de socios’ y ‘Resultados del ejercicio’ del balance de situación cerrado a 31 de diciembre de 2010 presentan un exceso de 4.177.811 euros, siendo posible clausurar el ejercicio con unas cuentas saneadas y en una situación normalizada con los socios de SOPREA.

Las irregularidades que presentan las cuentas de SOPREA ocurren desde sus inicios. Las cuentas anuales –formuladas por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía- no se encuentran debidamente aprobadas por las instituciones pertinentes (Parlamento de Andalucía, Tribunal de Cuentas y Cámara de Cuentas de Andalucía). En primera instancia, las cuentas incumplieron los artículos 164 y 270 de la Ley de Sociedades de Capital al no ser emitido informe de auditoría alguno y no ser aprobadas en el plazo legalmente previsto: seis meses desde el cierre del ejercicio. Además las propias cuentas no fueron rendidas una vez aprobadas en el plazo de seis meses desde el cierre del ejercicio, infringiendo el artículo 102 del Texto Refundido de la Ley General de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía.

Respecto a los Fondos sin personalidad jurídica, “la entidad gestora ha incumplido lo dispuesto en la Resolución de 3 de septiembre de 2009 de la Intervención General de la Junta de Andalucía, por la que se aprueban las normas contables relativas a los fondos carentes de personalidad jurídica”.

La sombra del nepotismo



El menoscabo a la concurrencia pública se agudiza al comprobar como la política de personal de SOPREA no es acorde con la promoción de la igualdad de género en Andalucía, regulada por Ley. “Durante el ejercicio se produce la contratación temporal durante seis meses de dos personas, supuestos en los que no consta que se hayan observado los principios de publicidad y concurrencia pública. Tampoco consta en los expedientes la justificación de la necesidad de la contratación por acumulación de tareas”. Debido a tales informaciones, SOPREA podría haber incurrido en un caso de nepotismo, contratando a quien le viniese en gana sin adaptarse a sus necesidades y a los procedimientos normales y establecidos de contratación. El tráfico de influencias, tan extendido en las sociedades públicas y privadas de nuestros días, también podría afectar a SOPREA.

Está claro, a la vista del documento de la Cámara de Cuentas, que SOPREA es un elefante blanco para la Junta de Andalucía y por ende, para el Gobierno Central. “A la finalización del ejercicio fiscalizado, se encontraban pendientes de desembolso las siguientes aportaciones: FDE, 185,8 millones de euros; FES, 47,5 millones de euros; y FEE, 28 millones de euros. Dichos importes pendientes se encontraban en fase OP (documento contable presupuestario de Obligación reconocida y Pago ordenado simultáneo) en la contabilidad de la Junta de Andalucía”. Un total de más de 260 millones de euros que al final tendrán que pagar todos los andaluces con ayuda de todos los españoles. 

Jesús Prieto