Menú Portada
Vicente Boluda se reunió con la oposición y admitió que lo deportivo les ha desbordado

La eliminación en Champions pasa factura: elecciones el 24 de mayo o el 7 de junio

Marzo 11, 2009

Vicente Boluda, tras la eliminación del Real Madrid en la Champions, ha variado sustancialmente su postura al frente del club. De intentar negociar en situación de superioridad, ayer dio el primer paso hacia un adelantamiento de las elecciones. Recibió a la Plataforma Blanca por la mañana y pidió por favor a la Etica Madridista que acudiera a una reunión a última hora de la tarde para anunciarles sus decisiones. Aunque fue impreciso sobre la fecha de los comicios las dos opciones que baraja son el 24 de mayo o el 7 de junio.

pq_724_bolu.jpg

Adelantamiento de las elecciones, nueva junta electoral, nueva comisión de disciplina, voto por correo según las normas electorales españolas o con certificado notarial. Esas son las cuatro primeras consecuencias de la eliminación del Real Madrid en la Champions ante el Liverpool. La mala imagen ofrecida por el equipo en Anfield ha podido más que toda la presión social en la que está envuelto el presidente accidental del club. Sin redes deportivas en las que apoyarse, Vicente Boluda ha optado por rendirse y aceptar las posiciones de la oposición blanca, que ante todo quieren que el cambio llegue lo antes posible a la institución.
Eduardo Fernández de Blas, el portavoz de la Plataforma Etica Madridista, había decidido no acudir a la llamada del presidente interino, pero ante la insistencia de Vicente Boluda, por educación, aceptó reunirse en el Bernabéu en la noche de ayer. Por la mañana lo había hecho el líder de la Plataforma Blanca, Eugenio Martínez Bravo, quien al igual que Fernández comunicó a Boluda la no ratificación de su cargo y la negativa a la aprobación de las cuentas puesto que son las mismas que las presentadas en diciembre.
Martínez Bravo anticipó que Boluda le transmitió su intención de adelantar los comicios a mediados de junio, aunque el propio Martínez le sugirió que las fije para el 24 de mayo, coincidiendo con el último partido de temporada. Boluda había dejado caer entre sus allegados que no fijaba para esa jornada las elecciones por si el equipo se clasificaba para la final de Roma. Ahora esa traba, desgraciadamente, ya no existe. ¿Qué excusa le queda? Sólo la de las cuentas, cerrar el ejercicio, auditarlo y marcharse con la seguridad de que nadie le va a reclamar nada.
Y puede que lleve razón, que no le puedan reclamar nada en lo económico, pero evidentemente en los social se lo van a reclamar todo. Martínez Bravo ya descubrió por la mañana que la junta ha pensado presentar una composición de junta electoral y de comisión disciplinaria diferentes a las del 7D. Qué menos, cuando los de aquella fatídica fecha eran amiguetes personales de Calderón. También avanzó que el voto por correo se ajustará a las normas del Estado español, aunque al líder de la Etica le conto que daría dos opciones para que elijan los compromisarios: la normativa estatal o el voto certificado por notario.

Las comicios, en función de la Liga

Tiene la oportunidad de no irse por la puerta de atrás“, dijo Martínez Bravo. Fernández de Blas aceptó el mejor talante mostrado por Boluda, convencido de que la situación debe arreglarse de forma inmediata.
La única duda persistente tras estas reuniones, en las que el presidente anunció que los acuerdos de la asamblea del 7D son nulos y se votarán de nuevo el 29 de marzo –el orden del día se hará oficial hoy jueves-, es saber la fecha definitiva de los comicios. Puede que incluso el 29 de marzo anuncie la fecha, aunque Vicente Boluda, todavía esperanzado, lo ha condicionado a la situación del Real Madrid en la Liga: si aún hay opciones de conquistar el título serán el 7 de junio, una semana después de que concluya el campeonato; si con varias jornadas de adelanto se sabe que ya no se puede revalidar el título, la fecha elegida será el 24 de mayo, coincidiendo con el último partido en el Bernabéu.
Estamos pues ante el principio del fin de la época más negativa en los 107 años de historia del Real Madrid. Claro que el futuro presidente tendrá un trabajo digno del mismísimo Hércules. 300 millones derrochados en fichajes, otros tantos de herencia en forma de deuda y una plantilla por reconstruir. Un simple humano no podría con ello.