Menú Portada
El Banco de España critica duramente la devolución de los 400 euros

La economía española creció un 0,1% en el segundo semestre

Julio 30, 2008

Los datos del Banco de España son claros: La economía española creció un 0,1% en el segundo trimestre del año, con lo que la tasa internual se situó en el 1,8%, nueve décimas menos que en el trimestre anterior, arrastrada por un “significativo recorte” de la demanda interna y una corrección más aguda del sector de la construcción

pq_578_Mafo.jpg

De esta forma, el crecimiento intertrimestral de la economía española entre abril y junio habría estado próximo a cero, y habría crecido entre abril y junio 9 décimas menos que en el trimestre anterior (2,7%) y se situaría en una tasa de avance sólo dos décimas superior a la media del año prevista por el Gobierno (1,6%). En este contexto, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez afirma que la economía experimentó en el segundo trimestre un ajuste más “pronunciado”, “intenso” y “rápido” de lo esperado, y que “las perspectivas apuntan a una continuación de este proceso, dependiendo del alcance del ajuste del empleo”. El Banco de España ha criticado decisiones que están perjudicando la economía el repunte de los salarios y la “actuación expansiva del sector público” a través de medidas como la devolución de los 400 euros, que, matiza, dejará notar sus efectos fundamentalmente en la segunda mitad del año. Ante esta incertidumbre “cabe esperar que la trayectoria de recuperación del ahorro de las familia continúe en lo que resta de año”. Por su parte, la inversión empresarial estaría dando “signos de debilitamiento” ligados al endurecimiento en las condiciones de acceso al crédito a lo largo del segundo trimestre. Todos estos procesos están suponiendo una desaceleración de la financiación de los hogares y las sociedades, que está empujando el endeudamiento del sector privado hacia pautas “más sostenibles”. El Banco de España da ciertos consejos a Solbes, así, considera que la política económica debe orientarse a facilitar el ajuste y ampliar el potencial de crecimiento de la economía, a través de una contención de las presiones inflacionistas, un mantenimiento de la estabilidad presupuestaria y una “mayor austeridad” en la gestión de la política fiscal. En este sentido, advierte de que los efectos de la devolución de los 400 euros empezarán a manifestarse a partir del mes de julio, provocando una “notable desaceleración” de los ingresos por IRPF en el segundo semestre del año y minorando la recuperación de las cuentas del Estado propia de los próximos meses.