Menú Portada
¿Era consciente Alfonso Díez de los planes de boda de su novia?

La Duquesa prepara más viajes

Noviembre 4, 2008

Desde Sicilia con amor. La Duquesa de Alba y su novio, el funcionario Alfonso Díez, se encuentran disfrutando de unos días de amor en Italia. SIn embargo, no será el último viaje que preparen.

pq_629_duqeusa.jpg

La Duquesa de Alba y Alfonso Díez se encuentran estos días visitando Catania, Sicilia. La pareja, que primeramente había pensando en Egipto como destino para su primer viaje de enamorados, finalmente eligió Italia ante las recomendaciones de sus hijos y esa Carmen Tello que ya se ha convertido en bastón inigualable. Me cuentan que Cayetana de Alba ríe más que nunca y disfruta, como una auténtica quinceañera, de un amor latente. Sin embargo, habitual a los viajes, insisten en que este no será el único. La aristócrata ya prepara con fervor otro de sus típicos viajecitos para intentar que su relación con un Alfonso rejuvenecido se mantenga intacto con el paso de los años. Desde Sicilia, la Duquesa ha realizado varias llamadas telefónicas para explicar a uno de sus hijos que se encuentra bien, tranquila y sin dolores imprevistos. Todos sus vástagos, incluido Cayetano Martínez de Irujo, están a la expectativa y revisan, desde la lejanía, todos los movimientos de su madre. Nunca les pareció bien que organizara un viaje sin ni siquiera contar con la aprobación de los médicos que la tratan. Burrada sonora que sólo se le perdona a ella, sobre todo porque Cayetana se reitera en ese amor pasajero que ya ha sido puesto en cuarentena por amigas resplandecientes en reuniones enredadoras.  
 
Una llamada telefónica esclarecedora
 
Cuando la Duquesa de Alba confirmó que iba a contraer matrimonio con Alfonso Díez, los ojos del funcionario empezaron a dar vueltas con tanta o más velocidad que los de Marujita Díaz. El maromo, acostumbrado a vivir el amor desde la distancia y la ocultación, quedó asombrado ante la desatada verborrea de su novia. Cayetana no dudó en confesar que quería pasar por la vicaría con él y que el mundo estaba de morros por la noticia. Sin embargo, fuentes muy cercanas a Alfonso, me aseguran que Alfonso desconocía los planes casamenteros de la Duquesa. Tanto es así que incluso hablan de la existencia de una llamada telefónica en la que Díez pide explicaciones convincentes ante tanto desbarajuste. Él, que es consciente de que no es necesario que contraiga matrimonio para percibir el tercio de libre disposición de la herencia, se llevó las manos a la cabeza. ¿Le querría dar una sorpresita?
 
Por Saúl Ortiz