Menú Portada

La Duquesa de York lucha por resurgir del barrizal en el que se encuentra atrapada

Diciembre 26, 2010
pq_922_Fergie-y-Kate-Waddington.jpg

Con la boda real británica en el horizonte la Duquesa de York, cuya situación es desesperada, ha lanzado una sorprendente propuesta a sus múltiples acreedores en un renovado intento de liquidar sus millonarias deudas con el fin de limpiar la imagen de sus hijas, las Princesas Beatriz y Eugenia de York, que el 29 de abril asistirán en la abadía de Westminster a la boda de su primo hermano el Príncipe Guillermo de Gales con Kate Middleton. En recientes declaraciones Sarah Ferguson ha afirmado querer remontar del barrizal en el que se encuentra viviendo, que paradójicamente no es otro que el suntuoso “Royal Lodge” del parque real de Windsor donde reside desde que hace cuatro años, y totalmente arruinada, su ex esposo, el príncipe Andrés, le diera acogida. Pero ya no cuenta con la antigua docena de personas de servicio y su situación no puede ser peor por estar comida por sus acreedores a quienes debe la suma de 2.354.000 euros incluso después de que el Príncipe Andrés haya acudido a su rescate, en este mismo año, con otros 1.765.000 euros. Sarah Ferguson, que está concluyendo la filmación de la sexta parte del documental sobre su azarosa vida para la cadena de televisión norteamericana propiedad de la popular Oprah Winfrey, en la que desnuda sus grandes dificultades de siempre con sus problemas con el peso y con el dinero, dice ahora llevar una vida tranquila aunque su ex esposo, que en todo momento ha salido en su apoyo, declara que se considera padre no de dos hijas sino de tres.

 

Envite financiero

 

En estas circunstancias la Duquesa de York ha notificado a todos sus acreedores que solo está dispuesta a pagarles un 25% del total de la deuda, pues de otro modo no se compromete más que a liquidar aquellas cantidades que le sea posible pagar durante un plazo de cinco años. Este envite, lanzado por los asesores financieros y legales que el Príncipe Andrés ha puesto a su disposición, requiere de una aceptación unánime por parte de todos los acreedores que, de no darse, llevará a Sarah de regreso a su situación de bancarrota total. Pero aunque muchos de ellos han dado ya su aceptación ese no es el caso de dos personas de su círculo más íntimo a quienes adeuda 176.500 euros. Una de ellas es su íntima amiga y relaciones públicas de 20 años, Kate Waddington, que se niega a ello por sentir que no se ha reconocido su gran trabajo de años al cargo de las princesas Beatriz y Eugenia. El otro es su antiguo asistente personal, Johnny Sullivan, que afirma haberla asistido financieramente con los ahorros de toda su vida, que ahora teme perder. Entre tanto la singular Sarah Ferguson consigue tirar adelante gracias a la ayuda de algunos amigos como John Caudwell, uno de los hombres mas ricos de Inglaterra, o el magnate noruego de la industria del los congelados, Geir Frantzen, que es quien le regaló el flamante Bentley valorado en 188.000 euros que la duquesa conduce. Fergie, que siempre vuela en primera clase con no menos de 25 piezas de equipaje, sueña ahora con comenzar una carrera en televisión gracias al apoyo de Oprah Winfrey aunque ha declinado la oferta millonaria (235.000 euros) de participar en el reality televisivo ¡Soy famoso! ¡Sáquenme de aquí!. Así mismo, y en un alarde de sensatez, también ha dicho no al sustancioso ofrecimiento recibido de algunas cadenas de televisión norteamericanas para trabajar como comentarista de la boda real británica, a la que con toda probabilidad no será invitada.

Ricardo Mateos