Menú Portada

La Duodécima del Real Madrid, en doce detalles: del “todos se llevan de puta madre” al frío adiós de James

Junio 5, 2017
during the UEFA Champions League Final between Juventus and Real Madrid at National Stadium of Wales on June 3, 2017 in Cardiff, Wales.

Zidane dio la clave del éxito. El entrenador del Real Madrid reveló el secreto de su fórmula: “La clave es que todos los jugadores se llevan de puta madre”. El fútbol, tan simple y complejo a la vez. El buen ambiente en el vestuario es la base de la victoria. No sabemos si por admiración, por mano izquierda o por ciencia infusa, pero Zidane lo ha logrado.

El Madrid se sostiene en los peores momentos. El Real Madrid se vio sorprendido en la primera parte por una atrevida y ambiciosa Juventus. En sus peores momentos, el equipo blanco logró ponerse por delante en el marcador y se fue al descanso con un empate que lo dejaba todo abierto. Ha sido una constante durante la temporada: el Madrid ha levantado (casi) cualquier tipo de situación.

Celebración accidentada. Era una final de Champions, pero la celebración fue un cúmulo de despropósitos. Primero porque el césped del Millenium Stadium de Cardiff sufrió una suerte de invasión por parte de aficionados y familiares de los jugadores. Segundo porque los fotógrafos entraron en locura (habitual por la urgencia en sus trabajos, por otra parte) e impedieron que los miles de seguidores que seguían sentados en sus butacas pudieran ver la Copa. Unos se lo achacan a la UEFA, otros al servicio de protocolo del Real Madrid, otros incluso al capitán (Sergio Ramos, con la bandera de Andalucía, priorizó al aficionado que seguía en su butaca sobre el que ya estaba en el césped).

(Casi) todos en éxtasis. Uno de los mayores logros de Zidane ha sido mantener enchufada y activa a casi la totalidad de su plantilla. En Cardiff vimos a jugadores suplentes disfrutar como uno más (Morata o Casilla), aunque también pudimos observar la cara amarga en los no convocados. En el rostro de Lucas Vázquez se sentía la decepción y en el de James, directamente, la incomodidad. El colombiano trató incluso de esquivar a Zidane en la celebración en el césped. Zidane es un buen gestor, pero tampoco es una deidad. Es imposible mantener a todos tus jugadores contentos.

Palco de autoridades: con don Juan Carlos y sin Felipe VI. En Cardiff estuvieron muchas personalidades: el rey emérito don Juan Carlos, el presidente del gobierno Mariano Rajoy, además de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o la alcaldesa, Manuela Carmena. No obstante, también destacaron algunas ausencias, como las del rey Felipe VI (presente en el 300 aniversario de la Real Compañía de Guardiamarinas, en Marín) y el ex presidente, José María Aznar.

La presencia de Dios. Keylor Navas agradeció a Dios cada gol o cada buena jugada de su equipo. Lo hizo tantas veces que llegó a dar la sensación de que el portero cree de verdad que la victoria se produjo gracias a un ser superior y no a Cristiano, Isco, Casemiro o Modric.

La mayor afición de España… Madrid fue el epicentro de una locura blanca en la que caben todos: jóvenes, mayores, mujeres, hombres, adinerados, humildes. Que un estadio se llene sólo para ver un partido por una pantalla es raro. En el Bernabéu pasó. La afición del Real Madrid cada día crece. La explicación es sencilla: hay gente que solo quiere ser del que gana. Y el Madrid gana siempre.

… Y también el mayor enemigo. Suele pasar cuando la superioridad de alguien se hace tan evidente. Curiosamente, varias encuestas realizadas antes del partido confirmaron que en España había casi tanta gente que quería ver perder al Madrid como la que le quería ver campeón. El Real Madrid ahora vuelve a ser el enemigo común, el rival a derrotar, el mejor equipo del momento.

Felicitación del Barcelona. Buen gesto del Barça al felicitar a su máximo rival. Lo hizo de forma breve y fría, pero lo hizo. Lo mismo ocurrió con la prensa catalana. Son periódicos muy posicionados y sorprenden más sus portadas elogiando al Madrid que las que hicieron apoyando a la Juventus. Es un juego, no se sulfuren.

El crack que pedía respeto. Cristiano Ronaldo coronó una Champions espectacular con dos goles más en la final. No deja de ser curioso que el jugador más determinante del Madrid siga pidiendo a su público que no le pite. En el Real Madrid la exigencia es brutal.

El morado se pone de moda. Es cuestión de tiempo el boom de la equipación morada del Real Madrid. Esta vez no jugar de blanco dio muy buenos resultados.

La BBC, ¿rota? Finalmente, Gareth Bale jugó 13 minutos y salió al terreno de juego cuando todo estaba decidido. No se vio excesiva sintonía en la celebración con sus compañeros. La adaptación del galés -que aún no sabe expresarse en castellano- es casi inexistente. Podemos estar ante los últimos días de la BBC.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99