Menú Portada

La reina doña Letizia sucumbe frente a Sara Carbonero en Portugal y Terelu vuelve a liarla con su ropa interior

Diciembre 2, 2016

La reina de España apareció más delgada que nunca, sin tiara, frente a una Sara Carbonero coronada con su melena brillante y algo más gordita. Una reina que esconde sus joyas, al contrario que Matilde de Bélgica y Máxima de Holanda. Lecturas le da tres tazas más de caldo a las Campos: Bigote Arrocet es padre de un nieto de Kiko Ledgard no reconocido. Tiene 36 años.

letizia-sara-carbonero

Hasta la duquesa de Braganza, esposa de Duarte Pio, pretendiente al trono portugués llevaba tiara. Y ahí estaba doña Letizia, con un moñito, en la Cena de Gala que el presidente portugués les ofreció en Guimaraes. Sabía que iba  a ser el plato fuerte, su reencuentro con Sara Carbonero, a quien tanto ella como el entonces príncipe de Asturias aplaudieron in situ el día que se besaron ante las cámaras cuando España ganó el Mundial de Fútbol. De hecho, ha sido la portada del Hola, la que ha mostrado a dos de las periodistas más famosas de España frente a frente. Y la reina de España con ese moño con mechas y sus bracitos a lo Madonna cincuentona de nuevo.

En Portugal no se van a formar una buena opinión de ella de creer lo publicado por la revista Flash, donde la definen como una mujer frívola capaz de humillar a su marido en público. En esta ocasión, la humillada por la belleza de Carbonero ha sido ella. Y eso que la presentadora en excedencia de Mediaset hizo la preceptiva reverencia ante su reina. Doña Letizia debería tener una conversación urgente con sus “colegas” Máxima y Matilde, que han brillado como nunca en la Cena de Gala celebrada en Ámsterdam.

Doble bofetada para las Campos

En Semana es Terelu Campos quien hace el más espantoso de los ridículos junto a su hermana. Muestra su vestidor junto a Carmen Borrego. ¿Se acuerdan del posado con medias negras de mercadillo que hizo para Interviú en un pseudotoplesss? La lencería le ha vuelto a jugar una mala pasada a la protagonista de Las Camposhians. Se le transparenta el sujetador más oscuro con un espantoso vestidito de encaje malva. Muy amorcillada, muy sonriente ella, con un reloj en la mano derecha del tamaño del Big Beng. ¡Tremendísimo todo! Debería aprender de su hermana que afirma: “Soy muy de lencería y de conjuntito, si puedo conjuntar con el exterior ya me parece lo más”. Lo mejor de la entrevista es esta respuesta, tal vez dedicada, a su ex, José Valenciano, el entrenador de boxeo cañón, ennoviado con una mujer veinte años más joven que ella: Entre un chico fit se queda con un fofisano: “Cuanto más fofi y más sano, mejor, que no me gusta el chocolate y los de la tableta se empeñan en que también la tenga yo, y paso”.

Pero la bomba de la semana la da Lecturas, donde gracias a esta publicación nos enteramos de que Bigote Arrocet tiene un hijo secreto, nada más y nada menos que de la hija de Kiko Ledgard, el legendario presentador del “Un, dos, tres…responda otra vez”. Se llama Alexis Parcerisa Ledgard, tiene 36 años y han transcurrido 25 desde que no ve a su padre biológico. Estaba Edmundo casado con Gabriela, la mujer que le acusó de bígamo hace muchos años, cuando nació el pequeño. Según cuenta Alexis, mantiene relación telefónica con Bigote y conoce a su hermana Estefanía, la hija de la segunda esposa de su padre, Rocío, ya fallecida.

Su madre lo crió como madre soltera hasta que conoció al hombre a quien Alexis también considera como su padre. La hija de Kiko Ledgard siempre le ha hablado bien de Edmundo, como un hombre maravilloso al que quería mucho. No sabe lo que opinaba su abuelo, pero guarda una foto del legendario presentador con Edmundo que conserva como un tesoro. En su momento, según publicó Lecturas hace 36 años,  su madre dijo que el padre había querido darle su apellido pero ella se negó: “No me casaré…Es un Ledgard”. Tampoco podía. Anette Ledgard era toda una belleza.

Y en Diez Minutos, Isabel Pantoja, aparece con sus gafas de sol, con su carita recauchutada de ácido hialurónico saliéndosele por las narices feliz en una comida familiar con su hijo Kiko, Irene, y sus nietos, Ana y Albertito, que se ha quedado a su cuidado mientras Isa está en Londres. También fue a almorzar la madre de Irene.

Ana Montesinos