Menú Portada
La aristocracia se muestra horrorizada ante la posible llegada de Podemos al poder

La doble cara de Pablo Iglesias: sus reuniones secretas con miembros ilustres de la nobleza española

Febrero 16, 2015

Quizá ni son conscientes de que hasta alguien como José Bono, con quien han mantenido algún contacto, es consuegro de Natalia Figueroa que es nieta de aquel conde de Romanones que consta en los anales de la historia como paladín del caciquismo patrio
Cuando él y alguien más de su partido se reunieron durante tres horas con un conocido personaje de la esfera social yerno de un duque y cuñado de dos marqueses de una reconocida familia histórica


La nobleza anda con la preocupación disparada ante una posible victoria electoral de Podemos, que pudiera llevar al poder al partido de Pablo Iglesias del que se temen tanto posibles incautaciones de propiedades y de bienes, como la puesta en peligro de patrimonios inmobiliarios y de capitales y bienes semovientes. De ahí que ese sea el tema central de conversación en los cenáculos de la “sociedad”, pues acapara el interés de duques, marqueses y otros titulados por encima de otras cuestiones de actualidad, en un entorno de restricción económica que también ha afectado a lo que en otro tiempos fueron notables fortunas y que, por tanto, afecta de forma directa a lo que muchos, como los militantes de Podemos, consideran el modo de vida aristocrático.

Las fortunas ya no son las de otros tiempos más halagüeños, los grandes capitales se concentran ahora en manos de futbolistas, de empresarios desconocidos y de familias del llamado “dinero nuevo” y, como nos declara, un noble titulado que pone los ojos en un pasado más dulce, “en estos tiempos la sociedad madrileña ya no te da ni una taza de café”. Los temores llevan a la restricción y a la contención en el gasto y en las formas de vida y, aunque todavía hay quienes quieren exorcizar el temor considerando que aún falta tiempo y el soufflé se puede desinflar, habida cuenta de la marcha del ejemplo griego, el asunto preocupa a todo el establishment y en las conversaciones se barajan porcentajes, intenciones de voto y posibilidades.

La “nobleza” de José Bono

Hace ya largo tiempo que la nobleza clásica percibe claramente como su grupo social va a la baja, y las actitudes de Podemos no pueden sino asustar a quienes nunca pensaron en una deriva de la que algunos ya han sido testigos en países como Venezuela, donde ciertas viejas familias españolas ya se han sentido afectadas en la posesión de sus bienes. Pablo Iglesias se dirige siempre con abierta delectación a Esperanza Aguirre recordándole que su título de condesa consorte de Bornos y su Grandeza de España aneja, que ella nunca utiliza en la arena política, la hace miembro de primera línea de la “casta”, aunque es más que posible que ni el líder de la formación ni sus segundos tengan una mínima idea del “quien es quien” en los círculos fuertemente endogámicos de las alturas.

Quizá ni son conscientes de que hasta alguien como José Bono, con quien han mantenido algún contacto, es consuegro de Natalia Figueroa que es nieta de aquel conde de Romanones que consta en los anales de la historia como paladín del caciquismo patrio. Si sabemos sin embargo que Pablo Iglesias ha mantenido contactos con algunos empresarios, pues así ocurrió en noviembre cuando él y alguien más de su partido se reunieron durante tres horas con un conocido personaje de la esfera social yerno de un duque y cuñado de dos marqueses de una reconocida familia histórica. Un encuentro en el que el empresario, que es gran conocedor de la realidad del devenir de Venezuela y que nos informaba del grado de ingenuidad de las propuestas de Podemos, transmitió sin ambages al líder político que sus propuestas políticas de corte latinoamericano no tienen viabilidad alguna en Europa. 

Una nobleza víctima del olvido por desafección por parte de la corona

El mensaje quedó enviado, pero eso no dispersa los temores de una nobleza que se siente víctima del olvido por desafección por parte de la corona y de las instituciones.  Las leyes en las sucesiones de los títulos han generado amplias disputas en el seno de las grandes familias, las rehabilitaciones de títulos están completamente congeladas, y para muchos la Diputación de la Grandeza, que preside el duque de Aliaga, no defiende suficientemente los intereses de este grupo social en otros tiempos tan poderoso.Todavía hay quien sigue considerando que el ducado de Suárez, que en diciembre pasado fue a parar a Alejandra Romero, tendría que haber recaído su tío Adolfo Suárez Illana, y a la espera de que el luto por Cayetana de Alba permita a su primogénito solicitar las sucesiones de los títulos de su madre, desde el 2 de febrero Juan Armada y Diez de Rivera ha sucedido en el marquesado de Santa Cruz de Rivadulla que llevó su padre el difunto general Armada, a quien muchas personas del círculo aristocrático aún consideran un personaje injustamente tratado por su participación en el 23-F. El nuevo marqués es el actual propietario del Pazo de Ortigueira en el que su padre pasó los últimos años de su vida dedicado al lucrativo cultivo de las camelias que la familia exporta a numerosos países del mundo.

Ricardo Mateos