Menú Portada

La directora del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales, Monserrat Iglesias, experta en moda, demuestra “un claro desinterés” y no sabe o no quiere parar la huelga continua del Ballet Nacional que daña la Marca España

Junio 30, 2016
montserrat-2

Los bailarines del Ballet Nacional de España (BNE), que han realizado varios paros  coincidiendo con las funciones de su espectáculo Homenaje a Antonio Ruiz Soler, que se están llevando a cabo en el Teatro de La Zarzuela de Madrid, continúan con sus paros parciales en días sucesivos tras la “incompetencia y desinterés de la directora del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (INAEM), Monserrat Iglesias, para solucionar un problema que llevamos años denunciando”, afirman a Extraconfidencial.com los artistas implicados: un grupo de 35 bailarines, músicos y cantaores, de los 42 que componen el BNE; es decir, un 84% del total del colectivo afectado.

Así mantendrán su huelga el próximo día 11 de julio que actúan en la localidad francesa de Carcassone, con lo que la imagen y la Marca España, que tan bien representa esta Compañía de Danza, quedará de nuevo en entredicho. A su vez mantendrán también este paro parcial el día 16 de julio en su función en la localidad malagueña de Nerja.

Las negociaciones mantenidas hasta la fecha para solucionar el conflicto no han dado resultado alguno. La directora del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, Monserrat Iglesias, no ha sabido paralizar estos paros y demuestra un “claro desinterés”, ya que según el comité de huelga, “no estuvo presente en las conversaciones que ambas partes mantuvieron los días 22 y 23 de junio, aunque ahora si ha cambiado y ayer asistió, por fin, a la reunión, pero con gran altivez: “Hola chicas como estáis” fue lo único que dijo”. Tras la reunión mantenida en la mañana de ayer en el Ministerio de Cultura, ahora regentado en funciones por Iñigo Méndez de Vigo, de apenas 20 minutos de duración, se acordó acceder a la mediación de la Inspección de Trabajo.

Contratos indefinidos, no temporales

La convocatoria de huelga se ha hecho para reivindicar que los contratos de los bailarines sean de “naturaleza indefinida”, algo que rechazan desde el INAEM.  “No hay obstáculo legal alguno para acceder a nuestras reivindicaciones… Queremos que nuestros contratos sean indefinidos en lugar de temporales “, se asegura en un acta de la Asamblea General del Colectivo de Bailarines, musivos y cantaores del Ballet Nacional de España.

“No se trata de una reivindicación económica. Es una reivindicación laboral y personal, pero no una huelga que contenga ningún motivo de carácter económico. Lo que se está cometiendo es un claro fraude de Ley con los contratos temporales”, afirma la asesora del comité de huelga del Ballet Nacional, la reconocida abogada Isabel Lobera. “Algunos bailarines llevan 14 años con un contrato temporal que se renueva cada mes de septiembre”. Un bailarín del Ballet Nacional gana de 1.100 a 2.000 euros en 14 pagas. Unos sueldos fuera el mercado en el mundo de la danza profesional en otros países europeos. “Unas retribuciones muy pequeñas en relación con la exigencia de su trabajo”, afirman expertos consultados por nuestro periódico.

Denuncias ya ganadas

Desde hace años, varios bailarines han denunciado su situación en los Tribunales y han ganado, por lo que el INAEM les propuso recientemente pasar a contratos de tres años. Pero los bailarines quieren contratos indefinidos que les den derecho a prestaciones sociales. Así, en el año 2013 se dictaron siete sentencias por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que afectaron a ocho bailarines que determinaron la no temporalidad de sus contratos de trabajo. “Pero el INAEM está haciendo caso omiso a tales resoluciones y nos ha obligado a la suscripción de contratos temporales y pretende condicionar nuestra permanencia en el Ballet Nacional de España a la suscripción de un nuevo contrato laboral, una vez concluido el que está en vigor hasta el 31 de agosto de 2016”, afirman.

Además, “el INAEM quiere incluir una nueva cláusula por la que se pretende aplicarnos la figura del despido objetivo, mediante la consideración y decisión subjetiva de cada director Artístico, cuya figura cambia continuamente en el tiempo y, en consecuencia, a iría a las preferencias y gustos de cada uno de ellos. Los  proyectos no deben ser de cada Director sino del Ballet Nacional de España con una mínima estabilidad. Los directores artísticos no lo son de un ballet privado o de autor o de cámara, sino de un ballet estable y permanente”. En la actualidad, el Ballet Nacional de España está dirigido por el coreógrafo y bailarín Antonio Najarro. Los bailarines denuncian que ya se ha producido el despido de uno de sus primeros bailarines, “en plena capacidad artística y además de forma absolutamente injusta”.

La directora del INAEM, una experta en moda

El Gobierno de Mariano Rajoy designó en octubre de 2014 a Montserrat Iglesias Santos como directora general del INAEM, un organismo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, cuyo titular era José Ignacio Wert. Y lo hizo en sustitución de Miguel Ángel Recio quien, a su vez, fue nombrado nuevo director general de Bellas Artes.

iglesias dentro
Montserrat Iglesias con el Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle

La gallega Montserrat Iglesias fue antes directora de cultura del Instituto Cervantes y vicerrectora de Comunicación y Cultura de la Universidad Carlos III de Madrid, además de profesora titular de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Ha sido también directora del Máster en Comunicación de Moda y Belleza Vogue-UC3M. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela ha colaborado a su vez con diversos medios de comunicación. Así presentó el programa Los cinco sentidos de la cultura en Telemadrid (2001-2004). “Sabrá de moda y televisión, pero de ballet y de tablas escénicas…poco sabe”, afirman.

El “desinterés” de la directora del INAEM es algo que preocupa a los bailarines. En el día de ayer, por fin, estuvo presente en la reunión mantenida en el Ministerio ante la complejidad de la situación y el daño que se está haciendo a la Marca España. Para los artistas estos paros es una mediada muy difícil por el daño que hacen al público y “por tanto esfuerzo como nos cuesta realizar para preparar los estrenos. Consideramos que el Ballet Nacional de España es embajador de nuestra cultura en el mundo”, señalan.

Por ahora, el INAEM rechaza las pretensiones de los artistas y asegura que la “única” vía para contratar personal indefinido en la Administración General del Estado es a través de la Oferta de Empleo Público, “previa prueba de acceso”, y que los bailarines pretenden alcanzar esa condición “sin pasar por convocatoria pública ni prueba de acceso previa”. Los bailarines lo niegan afirmando que han superado pruebas por convocatorias públicas de acceso por audiciones para cada una de sus categorías, además “de extraordinaria dificultad como requiere la entrada en el Ballet Nacional de España”.

Ellos afirman querer “buscar una solución al conflicto, al que nos hemos visto abocados pese a nuestra alta vocación profesional y el dolor que nos produce tener que privar al público de nuestras representaciones, que no solo son nuestro trabajo sino, además, lo que más nos gusta realizar”. Ahora le toca a la Inspección de Trabajo hacer de mediador en este conflicto abierto y con muchas grietas. Pero mientras tanto, la Marca España se daña con la pasividad del INAEM y de su directora, Monserrat Iglesias.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho