Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

La Diputación de León de Juan Martínez Majo (PP), se gasta más de un millón de euros en la promoción del Aeropuerto leonés por el que apenas circulan 100 pasajeros al día

Abril 20, 2017

La institución leonesa ha actuado motivada por las quejas de Unión del Pueblo Leonés (UPL), que reclamaba un plan de promoción para atraer el turismo como el llevado a cabo en el metro de Madrid.

SONY DSC

Aeropuerto, Tren de Alta Velocidad, autopistas… Todas las provincias y sus capitales quieren tener las mejores infraestructuras, aunque las duplicidades de muchas de ellas hacen que no sean rentables para la demanda de viajeros. Hay casos más que llamativos. Quizá el más conocido es el del Aeropuerto de Ciudad Real, una iniciativa que contó con un coste de unos 500 millones de euros, buena parte de dinero público del entonces presidente socialista de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y de la ya desaparecida y quebrada Caja de Castilla-La Mancha y que, finalmente, se ha puesto a la venta por un importe diez veces menor, unos 50 millones. Todo ello después de que, tras cesar su actividad en el año 2012, cerraba sus puertas para siempre encontrándose inactivo desde aquel momento.

El Aeropuerto de Murcia es otro ejemplo de aeródromo con poca, o ninguna, actividad, después de una inversión de unos 67 millones de euros. Sin embargo, en esta lista, la infraestructura que se lleva la palma es el Aeropuerto de Castellón, inaugurado oficialmente en marzo de 2011, pero que no recibió todos los permisos para operar hasta diciembre de 2014 y que no tuvo operaciones regulares hasta septiembre de 2015. El sueño faraónico de Carlos Fabra, entonces presidente de la Diputación de Castellón, se daba de bruces con la realidad con unos escasísimos 400 pasajeros al día.

Aeropuerto de León: El regalo envenenado de su paisano José Luis Rodríguez Zapatero

No van mucho mejor las cosas para el Aeropuerto de León. Con un tráfico de 38.680 pasajeros anuales en 2015. En 2007 el presidente socialista por aquel entonces, el leonés José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaba la tercera ampliación del aeródromo por un total de 36,2 millones de euros que permitirían duplicar la capacidad del aeropuerto en todos los aspectos. Un presupuesto que cargo a las espaldas de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Una década después, la ampliación queda clara que era completamente innecesaria, más cuando la capital leonesa está unida con Madrid con una docena de trenes de alta velocidad al día en un trayecto que apenas dura 2 horas y 15 minutos. El resultado, el tráfico del Aeropuerto de León apenas llega a los 100 viajeros diarios.

Aun así, la Junta de Gobierno de la Diputación Provincial de León, en manos del Partido Popular desde 1995 y ahora dirigida por Juan Martínez Majo, ha sacado a concurso la licitación de los servicios de fomento y promoción del aeropuerto de León correspondientes a la temporada 2017-2018. Para ello, la Diputación prepara un montante de 1.151.436 euros que saldrán de las arcas públicas de todos los leoneses y que podría extenderse otro año más si el contrato se prorroga.

Parece, en este caso, que la Junta de la Diputación ha actuado motivada por los movimientos de la oposición. El partido Unión del Pueblo Leonés aseguraba solo dos días antes de la publicación de la licitación de la promoción del aeropuerto, que la base aérea de la ciudad “no es una infraestructura prescindible”, haciendo un llamamiento a los partidos políticos para que la infraestructura fuese aprovechada “como una oportunidad para atraer al turismo”. De hecho, estas declaraciones del concejal de UPL en el Ayuntamiento de León, Eduardo López Sendino, eran vertidas debido a la iniciativa del consistorio para atraer el turismo con la publicidad en el metro de Madrid pidiendo que también se realizara con el aeropuerto.

De nuevo se imponen el ego de los gestores políticos y el derroche por encima del control del gasto. León recibirá la práctica totalidad de sus viajeros en coche, autobús o tren, y saldrán de allí la mayoría en estos sistemas de transporte. Pero, mientras, se gastará más de un millón de euros en un Aeropuerto que apenas traslada viajeros. El dinero sí vuela.

Doinel Castro