Menú Portada
Mientras que colocar nuevas emisiones en el mercado es más caro que nunca

La deuda de las Administraciones Públicas ya superan los 650.000 millones de euros

Noviembre 22, 2010

Las Comunidades Autónomas ya deben el 20% del total de todas las instituciones

Las empresas públicas de Municipios y Autonomías tienen tanto pasivo como las dependientes de la Administración Central


Vuelven a aparecer nubarrones en la economía española tras la tímida recuperación en los trimestres anteriores, vía efecto de la subida del IVA. Las perspectivas para el próximo año son poco halagüeñas a pesar de lo que reflejan las predicciones de los Presupuestos Generales del Estado: las ventas de automóviles se han derrumbado por el final de las ayudas, el recorte que entrará en vigor en 2011 para la compra de primeras vivienda no ha animado al sector que incluso en el último mes ha visto reducir la venta a la vez que los bancos ven aumentados sus activos inmobiliarios y los inmuebles vacíos ya son un 16% del total de viviendas y hasta el consumo de algo tan básico como los alimentos ya está cayendo.
Así, después de la imposición del recorte de gasto público, se ven pocos estímulos para que la economía crezca y la demanda privada lleve al crecimiento. Mientras, la deuda actual y su renovación futura sigue siendo un problema; ya lo hemos visto con los llamados “bonos patrióticos” de la Generalitat de Catalunya, vendidos como éxito, pero con un coste del 7,75% para la Administración por la suma de los intereses y las comisiones que han de pagar a los bancos y dentro de un año la perspectiva de que hay que asumir estos pagos y seguramente se necesario nuevas emisiones aún más caras.
650.000 millones de deuda, y diferenciales máximos
Y es que como pueden ver en el cuadro que adjuntamos, la deuda de las diferentes Administraciones ya supera los 650.000 millones, una cifra problemática por su enorme coste de intereses y porque habrá que renovar mucha deuda cuando los tipos suben y los diferenciales se disparan.
Meses después de que la crisis griega sembrara la desconfianza y el miedo al contagio a otros países, incluido España, las dudas han vuelto con Irlanda y su intervención como centro de los ataques.
Las bolsas internacionales fueron el escenario de batalla contra los títulos de Irlanda, Portugal, Grecia, España e Italia. Y es que Irlanda, a pesar de negar haber pedido ayuda a la Unión Europea, hizo disparar el diferencial entre el bono español y el alemán -el de referencia en Europa-, hasta los 223 puntos básicos, un récord que superaba al de junio pasado.
Lo que significa que si la demanda privada no funciona y no genera ingresos para el Estado, a este sólo le quedan dos alternativas: subir impuestos, lo que generaría menos consumo, o refinanciar cada vez más caro, multiplicando el coste para el ciudadano.
Despilfarro de todas las administraciones
Pero este escenario no es fruto de un día, si no de muchos años, e incluso empeorado al inicio de la crisis con el aumento del gasto por la administración de ZP con medidas que de nada estimularon y empeoraron nuestro escenario como los 400 euros de IRPF y el Plan E, que ha continuado este año con la financiación de proyectos teóricamente de “Economía Sostenible”.
Así, la deuda de las Comunidades Autónomas, incluida sus empresas ya supera los 121.000 euros casi el 25% de la estatal, un crecimiento no sólo por incrementado por la Administración Pública, también por las empresas públicas que se han multiplicado por toda la geografía, y es que sumando la generada por los ayuntamientos y las autonomías ya casi suman la total.
A esto hay que añadir toda una serie de administraciones, como diputaciones o cabildos. Solo estas instituciones canarias, la comunidad con más paro de España (más de un 30%) tienen mil millones de euros de deuda viva.
Toda una patata caliente, que sólo con medidas más drásticas puede evitar que lastre cualquier recuperación en el medio plazo.