Menú Portada
Los impuestos de los españoles (I)
Sólo el 25% de las declaraciones de los que ganan entre 12.000 y 21.000 euros es positiva

La deducción por vivienda que limitará Zapatero supone 1.731 millones de beneficio para los “mileuristas”

Julio 22, 2009

El peso impositivo de los que ganan poco más de 1.000 euros al mes, supone una cuarta parte del total de los contribuyentes

El fin de la deducción por vivienda para nuevas adquisiciones perjudicará especialmente a las rentas medias

Los más ricos sólo deducen por la adquisición de su vivienda habitual un 0,07% del total


Ahora que nadie niega que hay crisis, que el déficit público se dispará hasta el 10%, mientras que el Gobierno promete que lo volverá a llevar a niveles aceptables, ¿quién paga los platos rotos?

La respuesta viendo los últimos datos disponibles sobre el IRPF es clara: la clase media. Desde los mileuristas hasta los que ganan poco mas 1.500 euros netos al mes, una cantidad que en muchas ciudades tan sólo permite a una pareja pagar su hipoteca y vivir al día. 

Esto no parece importar a nuestro Gobierno, que tras subir los impuestos del tabaco y la gasolina unos días después de las elecciones europeas, nos promote un otoño lleno de sorpresas impositivas.

Pero estas subidas no fueron las primeras, ya que el anuncio del final de la deducción de vivienda para rentas superiores a 17.000 euros anuales es más que una subida, estamos hablando de trabajadores que ganen alrededor de 1.200 euros al mes netos (con pagas prorateadas como está de moda ahora) que se encuentran en el tramo que, como la misma Agencia Tributaria reconoce, aportan una mayor retribución dineraria a las arcas del Estado y que tan sólo gracias a la deducción por la adquisición de la vivienda (los planes de pensiones aún están muy lejos para los jóvenes españoles) consiguen que 3 de cada 4 españoles de este tramo tenga una declaración negativa.

Esto no significa que no pague, ya que se le descuenta regularmente su IRPF, sino que su exiguo sueldo no sufra otro palo en el mes de junio teniendo que pagar a Hacienda.

Subida de impuesto para los pobres

Los datos son claros, no se trata de subir impuestos a los ricos sino a los modestos trabajadores que son los que están soportando más la crisis. Así, aquellos españoles que ganan más de 600.000 euros anuales, más de 100 millones de las antiguas pesetas, sólo se deducen tres millones de euros por vivienda, un 0,07% del total, mientras que los que ganan entre 12.000 y 21.000 euros, 1.731 millones. Si sumamos los que ganan hasta 30.000 euros la cantidad sube hasta los 2.877 millones, más del 55% del total de la deducción.

Esta eliminación que afectará a más de la mitad de los contribuyentes se irá notando poco a poco, ya que los que compren una vivienda antes del 2011 podrán beneficiarse de una deducción que ya recortó Solbes al limitarla al 15%, no como antes que había ventajas en los primeros años y en los primeros 4.500 euros. Pero si se buscaba estimular la venta, es un auténtico fracaso, comparable con el plan VIVE de compra de vehículos, que el año pasado lanzó Sebastián y retiró a los pocos meses.

Lo que sí será un éxito es vía recaudación de impuestos. Castigará a la gran masa de ciudadanos, esa que necesitamos que tenga más dinero en el bolsillo para reactivar el consumo, y que va a pagar un déficit que en la mayoría de los casos no va destinado a fines productivos.