Menú Portada
A pesar del optimismo del Gobierno, actualmente hay 27.260 sociedades menos que en 2013

La débil recuperación económica de Mariano Rajoy: España entra en el segundo semestre de 2014 con un 9% menos de empresas que en 2008

Septiembre 10, 2014

Las cifras actuales reflejan tantas compañías como al arranque del ejercicio 2006
Se sigue primando la escasa creación de valor añadido: Industria sólo representa el 6,44% del total, construcción el 13,08%, comercio 24,32% y el resto de servicios el 56,16%
Cataluña, Madrid y Andalucía son las Comunidades Autónomas con más mercantiles, con un 18%, 16% y 15% del total respectivamente


El Gobierno continúa sacando pecho sobre una recuperación económica que pocos ven, pero que tiene una enorme importancia política si tenemos en cuenta la doble cita electoral del 2015. Si hace dos fines de semana fue Mariano Rajoy en Pontevedra, en este último, el protagonista ha sido Luis de Guindos, en su participación en el Foro Ambrosetti, en Italia. Para el Ministro de Economía, “el crecimiento diferencial de España en relación con la zona euro es consecuencia de que España ha puesto en marcha un plan de reformas económicas que se empieza a reconocer y que es la razón fundamental por la cual está creciendo de forma diferencial“. Con ello busca distinguirse de otras economías como Italia, Francia o Alemania en recesión o estancamiento a la vez que reafirma el discurso de Soraya Sáenz de Santamaría que confirmó en el último Consejo de Ministros una revisión al alza en el PIB de entre 0,2% y un 0,3% para 2014 y 2015, que se plasmará en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio.

Pero mientras se el Ejecutivo se centra en el discurso, la realidad aún no muestra este optimismo, por ejemplo, las últimas cifras del paro del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) reflejan un incremento de desempleo en agosto, menor que en 2013, mientras que el déficit comercial se duplica, por un menor crecimiento de las exportaciones (un 0,5%, estancadas por los problemas económicos de nuestros vecinos) mientras que se disparan las importaciones (un 5,3%). Con todo ello, las dudas son más que razonables ¿Cuál será el motor del crecimiento y la creación de empleo?

El número de empresas sigue cayendo

Las bases para nada son sólidas, e incluso ya hay economistas que vuelven a alertar del riesgo de usar la construcción como motor de empleo, y que aunque sea en menor medida que antes del estallido de la burbuja, seguirá conllevando los mismos riegos de inestabilidad y escasa cualificación. Pero esta recuperación de empleo peligra mucho más si tenemos en cuenta que los generadores del mismo, las empresas siguen cayendo en este ejercicio.

Como se puede comprobar en el cuadro adjunto la evolución en el número de empresas sigue siendo negativo, de hecho en 2014 se acumula un descenso del -0,9% respecto al ejercicio pasado, 27.260 sociedades menos. Con esta nueva caída se acumula ya un descenso de 302.929 entre 2008 y 2014, un 8,8% menos y con 3.119.310 hay menos que en el año 2006.

 

Poco peso de las empresas industriales

Otro punto a destacar es como el mayor peso de nuestras empresas se centra en servicios y construcción, a costa de las industriales, y como la inmensa mayoría de ellas, 1,67 millones, el 53% del total, no tienen ningún asalariado.
 
 

Con todo ello, Industria sólo representa el 6,44% del total, construcción el 13,08%, comercio 24,32% y el resto de servicios el 56,16%. Es decir sigue pesando mucho más las empresas que generan un escaso valor añadido (comercio, turismo) sobre las que crean una mayor riqueza.

Igualmente la desigualdad es importante. Tres Comunidades Autónomas aglutinan la mitad de las sociedad (un 49%), Cataluña, Madrid y Andalucía con un 18%, 16% y 15% del total. Estas tienen una distribución desigual, en Cataluña el peso industrial es mucho mayor con un 19% del total nacional, mientras en Madrid y Andalucía lo es más el sector servicios (ambas suman un 34%) mientras que Cataluña aglutina casi 1 de cada 5 sociedades industriales, un 19% del total.

 
 
 Esta es la radiografía de las empresas españolas, vitales para la creación de puestos de trabajo, pero que con las crisis y especialmente las políticas económicas aplicadas de subidas de impuestos y recorte del crédito no han hecho más que decrecer. Sólo un mayor apoyo y ayudas reales pueden cambiar esta tendencia.