Menú Portada
Cerró el 2009 con menos conciertos que nunca

La crisis también azota a Isabel Pantoja

Enero 11, 2010

No le va del todo mal, pero los acontecimientos acaecidos en su vida personal y la crisis han provocado que, en el último año, Isabel Pantoja no haya alcanzado el éxito en los escenarios a los que estaba acostumbrada.

pq_922_isabelpantoja2.jpg

Es una de las grandes sobre los escenarios. De eso no hay duda alguna, aunque quién lo diría. Cuando los focos se apagan, la realidad le aplasta la cabeza y los problemas se retuercen en el calendario, Isabel Pantoja se torna peligrosamente lejana y hasta soberbia. Desmedida tensión la que tiene encaramada en sus espaldas. Excesivo sufrir, en ocasiones alentado, provocado y aplaudido por ella misma y por los correveidiles que le agasajan mecánicamente. Isabel ha dejado de creer en las personas. Es tan desconfiada que ya sólo reverenda las figuras o las imágenes. Está de vuelta de todo, pero sin nada. Y eso es uno de sus principales defectos. Todavía no se me han olvidado sus oscuros ojos clavándose en los míos mientras sus labios sonreían. Irrita la piel hasta del más valiente, quizás porque en ellos se refleja esa tristeza que lo mancha todo. No es novedoso explicar que éstos no están siendo los mejores días de su vida. Sigue vendiendo su inocencia cuando alguien le comenta que está en medio de una maraña de blanqueo de capitales. Pero se nota que tiene miedo. No hay nada que pueda ocultarlo, a pesar de que suele cubrirse con un manto de pasotismo ilustrado. Es conocedora que los asuntos que ahora le atormentan al caer la noche, son los mismos que le atormentarán durante el resto de sus días. Tendrá que luchar por limpiar una imagen que ahora suda chorretones de tinta desesperante. Es su sino.
 
Menos conciertos y menos afluencia
 
Isabel anda con la mosca detrás de la oreja. Es cierto que, con la crisis que azota nuestro país, muchos artistas han visto caer el número de las actuaciones anuales, pero las agendas de otros –los más valorados- siguen conservando el interés para los empresarios que les contratan para animar pueblos y ciudades. Por desgracia, no es el caso de Isabel Pantoja. Si en dos mil ocho, la andaluza cantó hasta en cuarenta localidades distintas, el dos mil nueve ha sido el año menos fructuoso de cuantos ha estado en activo. La cantante únicamente pudo repasar su cancionero en veintidós ocasiones, muchas de las cuales responden a dobletes que la artista ha ofrecido en la misma población. No es un buen momento para Isabelita, que tampoco ha tenido excesiva participación en espacios televisivos de corte musical. Tan poca publicidad ha repercutido en que la afluencia del público no haya sido tan numerosa como se esperaba. Y lo que te rondaré morena, pues de momento Pantoja únicamente tiene cerradas dos galas para los próximos meses. Habrá que esperar, pero muchos están de los nervios ante tamaña realidad. Qué mala suerte, chato.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)