Menú Portada
La deuda de los clubes profesionales con Hacienda supera los 625 millones de euros

La crisis económica se llevará por delante a más de un club de fútbol

Febrero 5, 2009

El Gobierno informó en pregunta parlamentaria del Grupo Popular que la deuda del fútbol con Hacienda asciende a 627.266.721,38 euros, al término del año 2008. Una cifra insostenible que en muchos casos puede llevar a la suspensión de la actividad de las sociedades anónimas que no afronten el pago de inmediato. Al margen de ese montante, los clubes profesionales de fútbol tienen otra deuda con la Seguridad Social de 4.912.121,35 euros. La pregunta es clara: ¿hasta dónde puede llegar el endeudamiento?

pq__betrissevilla.jpg

Porque estas cifras facilitadas por el Gobierno sólo se refieren al endeudamiento con la Administración. A estas cifras hay que unir lo que cada entidad futbolística tiene en su cuenta deudora con entidades financieras, proveedores y otras sociedades deportivas por la compra de futbolistas. Un panorama que ni queremos imaginarnos, pero que cada día va a más.
Hasta el momento, en época de bonanza, el tema ha pasado desapercibido salvo para aquellos casos en los que la situación se ha hecho insostenible y ha terminado estallando. Más de 627 millones de euros. Por si lo calculan lo que supone esa cifra, igual en pesetas lo entienden mejor: ¡más de 105.000 millones de pesetas!
Uno se pregunta cómo sigue habiendo “millonetis” que se acercan al fútbol y compran las acciones de los clubes. Ya me dirá alguien cómo se puede querer pagar 60 millones de euros por el 52% del capital social del Real Betis Balompié, precio que pidió el propietario del mismo por su paquete de acciones. Recordemos que a Ruiz de Lopera ese 52% de las acciones del Betis le costaron unos cuatro millones de euros en 1992. ¿Dónde está el misterio que no lo veo? Sociedades anónimas al borde del colapso y todavía hay quien quiere meterse en el negocio. Alguien debería explicar al común de los mortales cómo se consigue rentabilizar esas inversiones.
Pero regresando a pie de obra, ¿qué ocurrirá cuando los clubes a punto de desaparecer sean los grandes y no –con todos los respetos- los Compostela, Badajoz, Levante o Leganés? ¿Nos meterán al resto de los contribuyentes en otro plan de saneamiento del fútbol? ¿El tercero? ¿Qué hace la Administración al respecto?
El portavoz de Deportes del PP en el Congreso, Francisco Antonio González, decía que el Gobierno debería tomar medidas de forma seria y penalizar a los malos gestores. El popular se temer, como todos, que los clubes de fútbol, por su posición social de fuerza tremenda, empiecen a pedir ayuda financiera a las administraciones públicas. Al señor Paco Antonio habría que preguntarle qué fue lo que hizo su partido en los ocho años de Gobierno al respecto. La respuesta es “nada”. Y también habría que recordarle el silencio vergonzante en el caso de la Federación Española de Fútbol y su pésima gestión económica y antidemocráticas elecciones. Y la connivencia de su grupo con el Gobierno ante las denuncias de los implicados. En deportes, señor González, no hay oposición. Con una pregunta para la galería, como ésta, parecen conformarse.
Ahora, en plena crisis, ni los bancos ni los proveedores dan crédito al fútbol. La guerra de las televisiones hará que no cobren lo firmado y que ya se han gastado. ¡La que se avecina!