Menú Portada
Peores perspectivas y dificultades de financiacion

La creación de empresas cae un 16,7%

Abril 15, 2008

Crear una empresa en España es una misión para los mas valientes, lentitud, papeleo, dificultades para conseguir financiación siempre suponen un reto, ahora hay que añadir la sombra alargada de la crisis. No obstante comunidades como Madrid y Valenciana siguen siendo muy dinámicas y acaparan el 60% del capital suscrito.

pq_497_FranciscoCamps.jpg

Las malas estadísticas se siguen acumulando. El INE acaba de publicar el número de empresas creadas en el conjunto de España en febrero:  11.859, lo que supone un 16,72 por ciento menos que en el mismo mes de 2007, mientras que el capital suscrito para la constitución de estas sociedades superó los 1.178 millones de euros. No es el único dato del día, por ejemplo se ha publicado que el déficit por cuenta corriente sigue en máximos, pero si es un dato muy cercano, ya que son las PYMES los áutenticos motores de empleo de nuesto país. Otro dato importante es como la creación de empresas cada vez se polariza en ciertas regiones. La Comunidad Valenciana es la autonomía donde se concentra un mayor porcentaje de capital suscrito en las empresas de nueva creación, con un 37,68 por ciento, seguida de Madrid, con un 22,21 por ciento, de forma que, juntos, suman un 59,89 por ciento del total estatal. Las siguientes comunidades con mayor concentración de capital en nuevas sociedades son Cataluña (7,69 por ciento) y Andalucía (7,62 por ciento), comunidades líderes en población pero que cada vez tienen menor peso económico. Y es que crear una empresa en España es por lo menos un reto, mucho papeleo, mucha lentitud y a la hora de tener el proyecto, mucha dificultad en encontrar financiación. Esto en circunstancias normales, imaginense en estos momentos, cuando las entidades financieras limitan cada vez más la concesión de créditos. No obstante existen iniciativaas de entidades financieras como Bancaja, Caja Navarra, entre otras que cada vez se vuelcan cada vez más en la rara figura del emprendedor, en una época como la actual, más necesario que nunca.