Menú Portada
Barça y Athletic buscan el primer título de la temporada, unos a por el triplete, otros a rememorar tiempos mejores

La Copa del Rey menos “real” de la historia

Mayo 12, 2009

Mestalla será esta noche (22 horas) escenario de la final de la Copa del Rey de fútbol entre el Athletic Club y el Barcelona. Los dos equipos más laureados de la historia de la competición, con trayectorias muy diferentes en los últimos tiempos. Mientras el Barça busca la primera hoja del triplete al que aspira, los bilbaínos quieren rememorar tiempos mejores, cerrados hace 25 años. Mientras, grupos independentistas de ambas comunidades, harán que sea la Copa del Rey menos “real” de la historia.

pq__ath.jpg

Ojalá el deporte esté por encima de las reivindicaciones políticas, pero todo apunta a que la final de esta noche va a estar marcada antes, durante y después por las consignas políticas que lancen las dos aficiones vasca y catalana. Decir que serán grupos aislados y minoritarios será engañar a la concurrencia, porque la inmensa mayoría de los 23.000 seguidores de cada afición plantearán las mismas reivindicaciones independentistas. La Federación Española, organizadora del encuentro, pretende acallar las protestas a base de megavatios, pero me da que va a ser insuficiente.
El momento más crítico será cuando el Rey haga acto de presencia y suenen los acordes del himno nacional, que será recibido con gritos y proclamas independentistas. La realidad es la realidad y no se puede disfrazar. Además, no se oculta nadie. Hace más de dos semanas que se están movilizando ambos frentes y desde Euskadi incluso se ha hecho una reivindicación que encabeza, curiosamente, el futbolista que dio el último título a los del Bocho en 1984, Endika, que encabeza a la Esait, la asociación que pide selecciones nacionales para Euskadi. Para los más jóvenes, Endika fue el autor del único gol de la final copera entre Athletic y Barcelona en 1984, la que acabó con agrsiones de todos los colores en el Bernabéu. Ahora, metido a político, reivindica que “Catalunya y Euskal Herria son naciones con derecho a tener selecciones deportivas propias, para competir oficialmente en campeonatos internacionales. Los estados francés y español impiden ejercitar a Catalunya y a Euskal Herria la soberanía deportiva que como naciones les corresponde. Reivindicamos nuevamente el derecho que, en general les corresponde a todos los deportistas catalanes y vascos, y en esta ocasión, en particular, a los futbolistas de ambas nacionalidades, a optar, en igualdad de condiciones, por su propia selección a la hora de participar en eventos internacionales. En el marco de la final de la Copa del Rey, teniendo en cuenta que será presidida por el máximo representante del estado español, hacemos un llamamiento a las aficiones del Barça y del Athletic para que conviertan dicha final en un marco de reivindicación, y concretamente para que, aprovechando la difusión del himno oficial de uno de los estados que impiden a nuestras naciones ser oficiales, den la espalda y manifiesten ruidosamente su disconformidad hacia la política de negación del estado español en torno a esta cuestión”. Así está el tema.

El Barça, favorito

Aunque sobre el césped de Mestalla no estarán Iniesta, Márquez, Abidal ni Henry, el FC Barcelona saldrá con la vitola de favorito ante un Athletic que se ha debatido por eludir el descenso hasta el sábado pasado, y que por plantilla no puede oponer nada al cuadro catalán.
Pero esto es una final, los blaugrana llegan más castigados de un año tremendo, y son sabedores de que los de Joaquín Caparrós opondrán a su virtuosismo la dureza. Justo igual que hace 25 años cuando los Goikoetxea y compañía fueron a romper literalmente a Maradona, Schuster y demás estrellas catalanas. Caparrós ya lo avisa, puede ser un partido de lesiones. No engaña a nadie y ahí estará su paisano Medina Cantalejo para imponer justicia.
Los de Pep inician hoy el asalto definitivo a los tres títulos de la temporada. La Copa es el primero, la Liga será el segundo y la Champions pondrá broche a la mejor temporada de su historia el 27 de mayo. Hoy llegan sabiendo que la Liga ya está ganada a falta de tres jornadas y que el domingo en Palma se rubricará matemáticamente. La Champions aún queda a 15 días vista. Pero esa será otra historia.