Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
LA UCM, A LA DERIVA (I)

La Complutense ha dilapidado en los últimos diez años la mayor parte de su patrimonio inmobiliario

Noviembre 12, 2007

En 1996 era, junto a la Comunidad Autónoma de Madrid, la mayor propietaria de terrenos y edificios
 
Algunas operaciones inmobiliarias han supuesto un suculento negocio para constructores afines a los sucesivos rectores
 
El actual ministro de Justicia, Mariano Bermejo, paralizó la investigación de presuntas irregularidades en una de las operaciones inmobiliarias 
 
La Universidad madrileña ha visto reducido un 40% el número de alumnos pero ha incrementado su plantilla un 30%


Por extraño que pueda parecer, en una Universidad, eso si pública, se pueden hacer negocios que nada tienen que ver la formación. Era un secreto a voces. La Universidad Complutense de Madrid, en los últimos diez años, ha dilapidado todo su patrimonio inmobiliario. Si en 1996, bajo el rectorado de Gustavo Villapalos, la UCM era una de los mayores propietarios de edificios y terrenos en Madrid, a día de hoy ha dilapidado casi todo su patrimonio inmobiliario. No sólo eso: desde 1995 hasta el 2005 la Universidad madrileña ha perdido un 40% de su alumnado pero, incomprensiblemente, ha aumentado su plantilla (laborales, profesorado y funcionarios pass) en un 30%.

Educación para el “pelotazo”

A lo largo de esta semana desvelaremos todos estos pormenores de una auténtica trama avalada y respaldada por los tres últimos rectores de UCM: el mencionado Villapalos, Rafael Puyol y el recién elegido Carlos Berzosa. Una política continuista. Tan sólo unos ejemplos como aperitivo. La desbandada de alumnado sólo tiene, entre otras, una explicación: la desaparición de los Colegios Universitarios adscritos a la Complutense y su posterior conversión en Universidades Privadas.
Y qué decir en cuanto a las operaciones inmobiliarias. Insistimos, esto es sólo un avance. Cada una de ellas la desvelaremos detalladamente. La más llamativa, la relacionada con la Urbanización Somosaguas. Un total de seis fincas vendidas a precio de suelo rústico a sabiendas que sería recalificado. El gran beneficiado, José Luis García Cereceda. La historia de esta macro operación inmobiliaria no tiene desperdicio. Operación aprobada y consentida, entre otros, por Luis Blázquez, ex directivo del Banco Hispano Americano y ex consejero de Alberto Ruiz Gallardón en la Comunidad Autónoma de Madrid que era la institución encargada de conceder los correspondientes permisos. Además de Corcostegui y Amusategui. Casi nada.

Intereses creados

La de Somosaguas es la primera de, al menos, otras siete: la Escuela de Estudios Empresariales, el Convenio con el Ayuntamiento de Aranjuez, otro con el Ayuntamiento de Boadilla, la venta de las acciones del Felipe II… Y siempre la misma estrategia. La Complutense y su Fundación, establece una serie de convenios con distintos Ayuntamientos para edificar distintas dependencias de la Universidad en terrenos rústicos para uso público. Una operación muy sutil. La Complutense no cumple los compromisos adquiridos sin motivo alguno y los terrenos, ya recalificados, son cedidos a terceros, en estos casos, a empresas privadas.
En nuestra edición de mañana desvelaremos la gran operación en torno a los terrenos del municipio madrileño de Somosaguas. Seis parcelas de suelo vendidas a precio de suelo rústico que se encuentran enclavadas en una zona privilegiada para los negocios urbanísticos. Pero no sólo los mencionados rectores se hayan implicados en estas operaciones. También destacadas entidades financieras.