Menú Portada
Este importe representa un 0,05% del patrimonio global

La CNMV cifra en 106,9 millones la exposición directa de las instituciones de inversión colectiva en productos de Madoff

Diciembre 17, 2008

La Comisión Nacional del Mercado de Valores cifra en 106,9 millones de euros la exposición directa de las Instituciones de Inversión Colectiva en España al fraude de Bernard L. Madoff. Este importe representa un 0,05% del patrimonio global según la CNMV, que está llevando a cabo “una seguimiento específico de los posibles efectos del presunto fraude en la firma Madoff sobre las instituciones sujetas a su supervisión”.

pq_662_julio-segura2.jpg

Concretamente, con la información disponible a 31 de octubre, de los 106,9 millones de euros de exposición directa a dicho fraude piramidal, 56,5 millones corresponden a fondos y 50,4 millones de euros a SICAV. El número total de ICC afectadas es de 224, de las que 39 son fondos de inversión y 185 son SICAV. Entre los fondos de inversión figuran siete hedge fund.

El número de gestoras afectadas asciende a 30, más una SICAV autogestionada, mientras que la exposición media para los fondos que mantenían las posiciones es de un 4,73%, y de un 3,24% para las SICAV. La CNMV informó de que está en contacto con las sociedades gestoras afectadas por el presunto fraude, tras identificar la inversión de instituciones españolas en seis IIC extranjeras, con 17 compartimentos afectados por haber delegado en Madoff la gestión de sus carteras, y un producto estructurado.

PUBLICAR HECHOS RELEVANTES.

El organismo que preside Julio Segura ha establecido que las sociedades gestoras cuyas IIC gestionadas mantengan inversiones en activos afectados por la estafa Madoff en un porcentaje superior al 1% deberán publicar un hecho relevante a tal efecto. Además, desde el pasado 12 de diciembre incluido, la inversión en estos activos debe ser valorada considerando como nulo el valor de la parte afectada por el presunto fraude.

Por otro lado, la CNMV recuerda a las gestoras “la obligación de actuar siempre en beneficio de los partícipes o accionistas de las instituciones cuyos activos administren”, por lo que deberán adoptar cuantas medidas resulten razonables al efecto. Entre estas medidas, considera, se incluirán aquellas para asegurar que los importes que eventualmente pudieran recuperarse en un futuro sean destinados a minorar el perjuicio finalmente ocasionado a los partícipes o accionistas afectados.