Menú Portada
Su cambio de posicionamiento final podría deberse a un pacto con los progresistas para que no veten su futuro nombramiento

La clave del Caso Faisán: el magistrado Enrique López, candidato de Rajoy para la Fiscalía General del Estado, si el PP llega a La Moncloa

Septiembre 22, 2011

Su inesperado cambio de voto fue la gran sorpresa en la deliberación de los jueces de la Audiencia Nacional

Todos los flecos de la decisión final se negociaron y dibujaron directamente entre él y Gómez Bermúdez, para llegar a una propuesta por unanimidad


Según ha podido saber Extraconfidencial.com de fuentes de toda solvencia, tanto jurídicas como del aparato del PP en la sede de la madrileña calle Génova, el magistrado Enrique López es el máximo candidato elegido por Mariano Rajoy para ocupar el puesto de Fiscal General del Estado, caso de que el Partido Popular y su líder Rajoy lleguen a La Moncloa el próximo 20 de noviembre. Este futuro nombramiento puede ser la causa de que López se haya avenido como el resto de sus compañeros magistrados de la Audiencia Nacional a que el caso Faisán no sea juzgado, asegurándose así que por parte de las llamadas fuerzas progresistas no le vuelvan a vetar, ni a ponerle en la picota informativa caso de que Rajoy lo nombre al frente de los fiscales españoles, como todo indica.

Su inesperado cambio de voto fue la gran sorpresa en la deliberación de los jueces de la Audiencia Nacional, urdida por el magistrado Gómez Bermúdez, máxime cuando López había sido uno de los jueces que más fuerza había dado al caso Faisán, usado por el PP de Rajoy como azote al Gobierno de zapatero y, por ende, de Pérez Rubalcaba.

Vetado en varias ocasiones

El futuro nombramiento de Enrique López como Fiscal General del Estado podría ser puesto en entredicho por las fuerzas jurídicas progresistas, ya que en varias ocasiones le han vetado para ocupar un sillón como magistrado del Tribunal Constitucional, lo que ha hecho que se mantenga paralizada hasta la fecha la renovación de los consejeros del Alto Tribunal. La izquierda siempre le ha acusado de ser un hombre muy próximo al PP, con una relación extensa, por ejemplo, su participación en más de cincuenta seminarios organizados por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), vinculada al Partido Popular y a su ex presidente José María Aznar. Fue también portavoz del Consejo General del Poder Judicial auspiciado por el PP. Y a finales de 2008, el magistrado se incorporó a su plaza de la Audiencia Nacional, que había logrado en 2005 siendo portavoz del órgano de gobierno de los jueces. Desde entonces el PP lo viene postulando candidato al Tribunal Constitucional, con la negativa sempiterna de los socialistas.

Esta tendencia de los progresistas podría cambiar  tras su decisión de apoyar el no procesamiento de los policías implicados en el caso Faisán “por colaboración con ETA”. Se trata de dos agentes con larga trayectoria en la lucha antiterrorista Enrique Pamiés y José María Ballesteros y del ex director general de la Policía, Víctor García Hidalgo. El caso Faisán podía poner en entredicho a sólo dos meses de unas elecciones generales al candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y a su sucesor al frente del Ministerio del Interior, Antonio Camacho.

La sorprendente decisión de Enrique López de avenirse como el resto de sus catorce compañeros magistrados a que no existen indicios suficientes para juzgar a los policías en dicho caso ha chocado mucho en sectores jurídicos conservadores, donde conocían de siempre la idea de López de continuar con el caso, y de ser su azote.

López había desempeñado hasta la fecha un papel clave para mantener vivo el Faisán en la Audiencia Nacional y nunca se había inhibido en el caso. Por ello, sus compañeros de la Sala esperaban que se negara a revocar el auto de procesamiento del juez Pablo Ruz, que achaca ese delito a los cargos policiales investigados. Desde los primeros contactos entre magistrados ya dió un giro inesperado en su posicionamiento –sólo entendible bajo la noticia que hoy da en exclusiva extraconfidencia.com– asegurando que no se opondría a echar por tierra la resolución del juez Ruz, lo que allanó el camino a la resolución de consenso a la que se llegó finalmente. Dicen algunas fuentes, que una vez superado este inicial obstáculo, todos los flecos de la decisión final se negociaron y dibujaron directamente entre él y Gómez Bermúdez, para llegar a una propuesta por unanimidad.

Juan Luis Galiacho