Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

La CIA no se fía ya de los Mossos d’Esquadra: va a “pausar” la colaboración por no estar a la altura de una Policía moderna

Septiembre 8, 2017

El criminal atentado yihadista en Las Ramblas de Barcelona y en Cambrils sigue trayendo resaca informativa. Tras la información dada a conocer por El Periódico de Cataluña de que los Mossos d’Esquadra ignoraron un aviso de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana respecto a la posibilidad de atentados en Barcelona, la CIA ha decidido, si no cortar, sí “pausar” su relación con la Policía Autonómica catalana. Para los servicios secretos norteamericanos, los gravísimos errores de los Mossos denotan dos cosas: o que no son una Policía moderna, o que no son fiables porque se trata de una Policía mandada por políticos que sólo sirven a los intereses del independentismo y no al interés y a la seguridad general de la ciudadanía.

trapero

Ignorar el aviso de la CIA por parte de los Mossos pudo facilitar los atentados yihadistas que han costado 16 muertos y más de 100 heridos, pero también abrir una fisura entre Servicios Secretos y entre las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, según confirman a Extracondiencial.com fuentes conectadas con el Ministerio del Interior y del FBI en España. Según estas fuentes norteamericanas, la CIA ha dejado de confiar en la Policía Autonómica catalana y va a limitar sus informes a la policía autonómica. Es la primera consecuencia del gravísimo error de al no tomar medidas preventivas ante el aviso de la CIA de que podría haber un atentado en Barcelona, concretamente en Las Ramblas. Pero también va a haber otro tipo de consecuencias a nivel de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Desde medios policiales se afirma, off the record, que la polémica sobre si fue la CIA la que dio el aviso o fue otra agencia de información es secundaria. El hecho concreto es que el aviso llegó por canales oficiales y la obligación de quienes lo recibieron, el CNI, la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra, era gestionar conforme a sus competencias la información recibida.

Ahora bien, en ese sentido, se recuerda desde Interior que los Mossos negaron a los Tedax de la Guardia Civil el acceso al chalet de Alcanar que explotó el 16 de agosto, un día antes del atentado de Las Ramblas. La pregunta es la siguiente: ¿fue simplemente incompetencia o miraron para otro lado los Mossos?

Ésa es una incógnita esencial y que va a pesar mucho en las relaciones futuras entre los Mossos y servicios de inteligencia como la CIA -que cree ya que los Mossos no son de fiar-, el FBI y otro tipo de servicios secretos o policiales europeos.

Trapero, de “chivatillo” de barrio a portavoz uniformado del secesionismo

En el análisis que se hace en medios policiales se señala con especial énfasis que los Mossos, como Policía integral de Cataluña y dado que la información recibida era un aviso para adoptar medidas de autoprotección, estaban obligados a adoptar alguna decisión preventiva que brilló por su ausencia. Pero, en este sentido, se recuerda desde los aledaños de Interior que el Mayor de los Mossos, el ultranacionalista y secesionista declarado Josep Lluís Trapero, “mintió a los medios de comunicación” señalando que “no se había recibido ningún aviso”.

La actuación de Trapero -al parecer más atento en cómo ayudar al golpe de Estado que pretende el proceso secesionista de Carles Puigdemont y la CUP que a la seguridad ciudadana, ha quedado en entredicho no sólo ante el Ministerio de Interior español, sino ante la CIA y otros servicios de seguridad norteamericanos y europeos. De Josep Lluís Trapero, que en su infancia actuó como “chivatillo en su barrio natal de La Guinardera en Santa Coloma de Gramenet, se afirma lo siguiente:

– No hizo nada con la llamada del Policía local de Vilvoorde (Bélgica); no interpretó policialmente la explosión de Alcanar (dijo que era de gas, cuando era por explosivos); negó el acceso a la Guardia Civil, que era la que sí sabía del asunto; hizo política independentista con la seguridad de la ciudadanía; negó pocas horas antes de Cambrils que pudiera haber un segundo atentado, y no relacionó el muerto apuñalado en su coche tras superar un control con el atentado, “entre otros varios y graves errores imputables a su incapacidad para dirigir la actuación policial en tan graves acontecimientos”.

Es decir, todo un cúmulo de graves errores que, según medios de la Policía Nacional, deberían llevar a la dimisión o cese fulminante de Trapero, que, vestido de uniforme, “juega a hacer de portavoz político-policial de los independentistas”. Este análisis es conocido por la CIA y el FBI, que, según las fuentes de Extraconfidencial.com, han perdido la mayor parte de su confianza en la policía autonómica catalana por la politización de sus actuales jefes.

España, un país de tribus policiales y políticas

Ahora bien, la Policía Nacional y la Guardia Civil no salen tampoco bien parados por el análisis de los servicios secretos norteamericanos, que creen que ambos Cuerpos deberían explicar y acreditar documentalmente si la información recibida desde la CIA fue remitida a sus respectivas Brigadas de Información en Cataluña, así como la atención prestada por las mismas al asunto, dando por hecho que fue remitida a los Mossos.

Además, el Colectivo Democrático de Policías y Guardias Civiles señala a Extraconfidencial.com que todos los Cuerpos que recibieron la información de inteligencia debían haber tenido la iniciativa de solicitar la ampliación de la misma, con el fin de obtener cualquier indicio que permitiera la investigación. “No se puede actuar con tanta desidia y negligencia, porque estamos ante asesinos que atentan indiscriminadamente contra la ciudadanía. Si la información hubiese sido sobre atentados contra cargos políticos de cualquier administración en Cataluña, estamos seguros de que todos habrían corrido a recabar datos para prestar escoltas y pelotear con los políticos que les conceden a los mandos policiales medallas, ascensos, coches oficiales y prebendas”, se afirma desde este Colectivo.

Medios policiales muy críticos con lo que ha ocurrido en Cataluña confirman que la calificación de las Policías españolas ha bajado mucho en las Agencias de Inteligencia norteamericanas por el cúmulo de errores cometidos: esos fallos evidencian la consideración de que España es un país de “tribus policiales y políticas” en disputa en asuntos como el del terrorismo. En cualquier otro país, la información se remite al organismo de coordinación fijado por ley, del cuerpo policial que corresponda, y ese organismo nacional, del Estado, es el responsable de garantizar la canalización de la información a todos los demás.

En cuanto a la filtración periodística del aviso de la CIA a los Mossos ha caído como un jarro de agua fría en los Servicios de Inteligencia norteamericanos, porque el “infiltrado” -la persona que pasó la información a la CIA sobre el posible atentado-, debe estar escapando, si se ha enterado a tiempo, porque ha quedado al descubierto: es posible que al difundirse públicamente que llegó la alerta -una negligencia “made in Spain”-, se haya ¨quemado” una fuente importantísima de inteligencia que podía evitar muchos atentados futuros en distintos países por la filtración de un Cuerpo Policial español.

Jorge Ventura