Menú Portada
Todavía no ha aplicado la norma

La CE exige a España que controle el sueldo de directivos bancarios

Mayo 19, 2011
pq_927_Angel_Cano_felicita_presidente_BBVA_Francisco_Gonzalez.jpg

La Comisión Europea ha lanzado un ultimátum a España para que aplique la norma comunitaria cuyo objetivo es reforzar el capital de los bancos y mejorar la política de remuneración de los directivos bancarios.

El plazo para incorporar esta directiva a la legislación nacional expiraba el 1 de enero de 2011, pero España no ha aplicado todavía ninguna de sus disposiciones.

El ultimátum de Bruselas adopta la forma de un dictamen motivado, segunda fase de un procedimiento de infracción. Si en el plazo de dos meses las autoridades españolas no corrigen la situación, el Ejecutivo comunitario podría llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE).

La directiva en cuestión tiene por objeto garantizar la solvencia financiera de los bancos y sociedades de inversión, así como “atajar la excesiva e imprudente asunción de riesgos en el sector bancario favorecida por unas remuneraciones mal concebidas que han provocado la quiebra de distintas entidades y traído problemas a la sociedad en su conjunto”, según ha destacado la Comisión.

“La actual crisis financiera prueba hasta qué punto es importante abordar esos dos aspectos para los ciudadanos, las empresas y la sociedad en su conjunto. Si unas normas comunes no se observan en el mismo grado en toda la UE, esto podría dar lugar a lagunas que podrían ser explotadas”, ha criticado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Además de a España, el ultimátum afecta también a Eslovenia, Grecia, Italia, Polonia y Portugal. La Comisión también a Bélgica, Eslovaquia, Luxemburgo y Suecia a que den cumplimiento a las partes de la directiva que todavía no han aplicado.

En materia de incentivos salariales perversos, la directiva exige a los bancos y sociedades de inversión que apliquen políticas de remuneración solventes que no estimulen o premien las asunciones de riesgos excesivas. Los supervisores bancarios tienen la facultad de sancionar a los bancos cuyas políticas de remuneración no se ajusten a los nuevos requisitos. Sin embargo, la directiva no introduce límites salariales o en las primas.

La norma impone además unos requisitos de capital más altos para las retitulizaciones para asegurarse de que los bancos tienen en cuenta correctamente los riesgos de invertir en esos complejos productos financieros y endurece los requisitos de divulgación.

La directiva modifica la manera en que el banco evalúa los riesgos asociados a sus carteras de negociación para velar por que reflejen plenamente las posibles pérdidas derivadas de las fluctuaciones adversas del mercado en las condiciones de tensión del tipo que se ha vivido recientemente.