Menú Portada
Todo apunta a que, aunque se diga inicialmente que lo hará en coche hasta la misma puerta del juzgado, finalmente bajará a pie la rampa, como hizo su marido Iñaki Urdangarín

La Casa Real será quien únicamente decida si la infanta Cristina hace o no “el paseillo”

Enero 23, 2014

800×600

Según Horrach, “La Infanta es igual en derechos y obligaciones, pero como miembro de la Familia Real es inevitable que se tomen unas medidas que no se aplican a ciudadanos anónimos”
El fiscal del caso estuvo hace escasos días en Madrid para informar a sus superiores jerárquicos de sus decisiones en este mediático caso
La Casa Real ha desplazado a la seguridad propia de los juzgados, que se encuentran muy molestos con esa actitud que definen como “de prepotencia absoluta”


Todo esta ya estudiado y analizado. La Casa Real será quién únicamente decida si la infanta Cristina hace o no “el paseillo”. Hace escasos días los miembros de seguridad de la Casa Real estuvieron peinando la zona de los juzgados palmesanos, donde el próximo día 8 de febrero tendrá que declarar la infanta Cristina de Borbón, como imputada en el caso Noos. De hecho ya han desplazado a la seguridad propia de los juzgados, que se encuentran muy molestos con esa actitud que definen como “de prepotencia absoluta”.

En la supervisión de la zona estuvieron también presentes el jefe de la policía nacional de Mallorca y  el juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, quien ha dejado todo en manos de la decisión ultima de la Casa Real. Todo apunta a que, aunque se diga inicialmente que la infanta entrará en coche hasta la misma puerta del juzgado, finalmente bajará a pie la rampa, como hizo su marido Iñaki Urdangarín. Se trata de una maniobra estratégica de cara a convencer a la opinión pública: “Durante días se estará diciendo o rumoreando que lo hará en un coche con los cristales tintados y que se bajará en la propia puerta, para luego hacer lo mismo que su marido, que dejó el coche en la calle y bajo andando la rampa. Se venderá como que ha sido una decisión personal de la infanta Cristina. Y así se hará ver que o tiene nada que ocultar y que va a por todas. Será ella, una vez conocida la opinión de su padre, el Rey, quien decida, como hizo su marido, que además dio la cara ante las cámaras”, afirman fuentes de los juzgados palmesanos a Extraconfidencial.com.

Por la puerta de atrás

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), la infanta entrará al edificio judicial por la puerta del juzgado de guardia, situada en la parte de atrás. Esta medida es inevitable, ya que al ser sábado cuando declare los juzgados están cerrados, por lo que no hay novedad alguna. No se permitirá el acceso a los medios de comunicación al interior de los juzgados de Vía Alemania de Palma, pero sí a dicho aparcamiento del patio exterior, donde se habilitará un espacio para los informadores, al igual que en la declaración de Urdangarin, por lo que tampoco hay novedad alguna. Cuando se produjo la primera declaración como imputado de Iñaki Urdangarin en el caso Nóos, el 25 de febrero de 2012, también se celebró una reunión para organizar las cuestiones relativas a la seguridad.

Se trata del caso judicial más sonoro y más mediático de los últimos tiempos, que afecta por primera vez a la Casa Real. El propio fiscal del caso, Pedro Horrach, ha señalado al diario digital mallorquín Lo Nostro, que la infanta es diferente al resto de los otros ciudadanos por diversos motivos: “Llegan escoltas, colocan inhibidores de frecuencia que evitan, entre otras cosas, que se pudiera detonar un artefacto explosivo, revisan los interruptores uno a uno… La Infanta es igual en derechos y obligaciones, pero como miembro de la Familia Real es inevitable que se tomen unas medidas que no se aplican a ciudadanos anónimos”. Pero para el fiscal esto no es trato de favor.

Convencido de su inocencia

Horrach esta convencido plenamente de la inocencia de la infanta Cristina. Como dijo a al juez José Castro en su escrito, una cosa son los reproches éticos y morales, y otra el ilícito penal, que según él la infanta no ha cometido. Según declaro a este medio digital: “Algunos de empresarios de aquí y otras personas de gran notoriedad, cuyos nombres prefiero obviar, que no están imputados por delito fiscal aunque su relación con su propia declaración fiscal es más intensa que la de la Infanta con la declaración tributaria de su marido” Sostiene que hay más ciudadanos en situaciones similares que no son imputados, pero como no son mediáticos, sus casos no son conocidos por la opinión pública. Según Horrach, “los diez o doce informes que ha elaborado Hacienda siempre han sostenido los mismos criterios, del principio al final (…) Si todos acudimos a un asesor fiscal para nuestra propia declaración de la renta, ¿podemos responsabilizar penalmente a la Infanta por no controlar cómo tributaba su marido?”. Para Horrach, la tesis del juez Castro, “más que condenar a la Infanta, terminaría exonerando a Iñaki Urdangarín del delito fiscal”. Y niega tajantemente que haya recibido injerencias por parte de sus superiores o del ministro Alberto Ruiz Gallardón. No obstante, según ha podido saber Extraconfidencial.com, sí que hace escasos días estuvo en Madrid para informar a sus superiores jerárquicos de sus decisiones en este mediático caso.

Ahora habrá que esperar a ver cuál será su actitud con la infanta Cristina en su interrogatorio. Será tan inquisidor y quisquilloso  como lo suele ser habitualmente con otros imputados o bajará el listón, siguiendo instrucciones de arriba. El día 8 saldremos de dudas. Mucha de las cuales han sido creadas por el propio Ministerio Fiscal.

 Juan Luis Galiacho