Menú Portada
Antes de anunciar la reducción de su Presupuesto para 2011 entre un 7% y un 9%

La Casa Real refuerza, por Real Decreto, el papel de su interventor durante la crisis

Septiembre 15, 2010

Publicado en agosto, recoge la obligación de elevar un informe tras la liquidación de cada ejercicio económico que resuma su "eficacia" en las tareas de vigilancia

Otras disposiciones están orientadas a aplicar a la organización de la Casa del Rey criterios de la Administración del Estado


El pasado martes, el Palacio de La Zarzuela anunciaba que la Casa del Rey prevé reducir su presupuesto para 2011 entre un 7% y un 9%. Este año ha dispuesto de 8,9 millones de euros, exactamente la misma cantidad que tuvo para afrontar 2009 y que supuso la congelación de su asignación constitucional por vez primera en la Historia a petición de la propia Casa Real. Como ya ha informado este periódico, la Institución no está sujeta a la regulación retributiva de la Administración, pero desde hace muchos años aplica una política presupuestaria acorde con la del conjunto de los organismos públicos estatales, embarcados en la actualidad en un plan de austeridad para contribuir a la disminución del déficit del Estado. Así, las retribuciones salariales de la Casa del Rey ya sufrieron también en junio un recorte de entre un 7% y un 15% de forma paralela a la rebaja de sueldos en los diversos niveles de la Administración.
Tres años después de la aparición de la figura del interventor en la Casa Real, parece que se han asentado definitivamente sus funciones al servicio del Rey y su familia. Si en su momento el nombramiento del catedrático Óscar Moreno Gil vino precedido de las críticas de algunos partidos políticos, especialmente Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC) que pedían la fiscalización de la Casa del Rey, ahora parece, pasado el tiempo, que Casa Real ha decidido reforzar sus funciones en una época de profunda crisis económica a través de un Real Decreto. Moreno Gil inició su andadura como responsable de la gestión económica, financiera, presupuestaria y contable de la Casa del Rey, respondiendo directamente ante el Jefe de ésta, Alberto Aza. En aquella ocasión, los responsables de la Monarquía apuntaron a una “decisión burocrática” y no a la presión de los partidos como el principal motivo de la creación de este nuevo cargo.


Eficacia en las tareas de vigilancia

Con el Real Decreto 999/2010, de 5 de agosto, por el que se modifica el Real Decreto 434/1988, de 6 de mayo, sobre reestructuración de la Casa de Su Majestad el Rey y que entró en vigor al día siguiente, el Gobierno reconoce la necesidad de “dotar de soporte normativo” a esta figura respecto a las tareas de control económico. En concreto, un nuevo apartado recoge la obligación de elevar un informe tras la liquidación de cada ejercicio económico, que resuman su “eficacia” en las tareas de vigilancia.

Asimismo, otro artículo otorga al interventor la categoría de personal de dirección, al igual que los jefes de la Secretaría General, que agrupa a protocolo o seguridad, entre otros. Esto obligará a nombrar por Real Decreto a los sucesivos responsables de este puesto. El resto de modificaciones aprobadas en el texto son simples ampliaciones que provienen de resoluciones anteriores, dirigidas a aplicar a la organización de la Casa del Rey criterios de la Administración del Estado. Así, recoge entre otras medida la inclusión de nuevas obligaciones para la Secretaría General, como la integración del servicio de seguridad y con especial atención también a los aspectos económicos.