Menú Portada
PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2013 (I)
La página web oficial, tan solo reconoce en el apartado "Organización y Presupuestos" que la cantidad global asignada para el ejercicio 2013 es de 7.933.710 euros

La Casa Real recibirá más de 14 millones de euros de los Presupuestos en concepto de “Jefatura del Estado” y “Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado”

Febrero 4, 2013

El departamento de prensa de la Casa Real nada aclara sobre la naturaleza y contenidos de la segunda partida, que aumenta en 10.000 euros con respecto a 2012

La “Gestión del Patrimonio del Estado” -dotada con más de 211 millones de euros-, financia indirectamente a la Casa Real por diversas vías no especificadas   

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


El 17 de julio de 2012, la Casa Real anunciaba a bombo y platillo la decisión personal y solidaria del rey Juan Carlos de reducir su salario bruto y el del príncipe de Asturias en un 7,1%. De este modo, la Zarzuela adecuaba los saldos de sus representantes al ajuste que el Gobierno había aplicado anteriormente a los sueldos del jefe del Ejecutivo y ministros, por un lado, y a la cruda realidad que padecía -y padece-, España, por el otro. No obstante, la vocación austera y ahorrativa de la Casa Real ha permanecido en el tiempo como efímera y se ha desvanecido 6 meses más tarde. Hace escasos días, el jefe del Estado decidía recuperar el equivalente, para él y para el heredero, de la extra de Navidad que, de motu propio, eliminó en julio del 2012 para equipararse con los funcionarios. Así, y tras varias operaciones matemáticas que marearon a la perdiz de la sobriedad, el rey y el príncipe volverán a ganar en 2013 lo mismo que en el 2011: 292.752 euros brutos y 146.376 euros, respectivamente.

Ahora, ante los Presupuestos Generales del Estado para 2013, la Casa Real defiende su política de frugalidad con un recorte del 4% en su asignación anual, al pasar de los 8,26 millones de euros de 2012 a los 7,93 que percibirá en 2013. Pero, ¿es realmente ésta la cifra que en este año respaldará la actividad de la Jefatura del Estado? ¿Qué hay de las inversiones indirectas que financian actividades reales? ¿Cuál es el montante total que absorbe del Estado la Casa Real?

Números que burlan la transparencia

El Día de los Santos Inocentes de 2011 la Casa Real hacía públicas sus cuentas tras toda una vida monárquica de secretismo. El presupuesto que recibía anualmente del Estado en aquel momento ascendía en 2011 a 8,4 millones de euros. En los Presupuestos Generales de 2012, aprobados allá por junio de dicho curso, la Jefatura del Estado se hacía acreedora de 8,26 millones de euros. Sin embargo, líneas más abajo se contempla una nueva partida directamente relacionada con la institución real: “Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura Estado” dotada con más de 6.148.270 euros; diez mil euros más con respecto a los Presupuestos de 2012.

En los Presupuestos para el presente año, la Jefatura del Estado maquilla su economía de modo insuficiente, percibiendo unos 7,9 millones. Según lo dispuesto en el artículo 65.1 de la Constitución, “el rey recibe de los Presupuestos del Estado una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma”. Como se puede leer en la página web de la Casa Real, “la cantidad global asignada para el ejercicio 2013 es de 7,933.710 euros” distribuida en cinco grandes capítulos como “Familia Real” (8,81% ó 699.128 euros), “Gastos de personal” (48,78% ó 3.870.000 euros), “Gastos corrientes en bienes y servicios” (40,56% ó 3.218.000 euros), “Fondo de Contingencia” (1,22% ó 96.582 euros), e “Inversiones reales” (0,63% ó 50.000 euros). Las cuentas que la Casa Real publica en este espacio se quedan ahí y nada dicen acerca de los 6.148.670 euros que el Estado inyecta a la institución en concepto de “Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado’.

Tras varios intentos infructuosos por obtener una respuesta a esta pregunta, el departamento de prensa de la Casa Real remitió a Extraconfidencial.com -única y exclusivamente-, al enlace de “Organización y Presupuestos” (http://www.casareal.es/ES/OrganizacionPresupuesto/PresupuestosAnuales/Paginas/organizacion-y-presupuesto_presupuestos_distribucion-2013.aspx) de su dominio en la red, aduciendo que en él se puede observar “la información sobre la distribución de la partida asignada a la Casa de S.M. el Rey en los Presupuestos Generales del Estado 2013”, donde ustedes podrán observar no se obtiene contestación a nuestras preguntas. Aquí, los 6 millones de la “gestión administrativa” continúan sin aparecer. Además, si el epígrafe ‘Gastos de personal’ –incluido en la distribución de los 7,9 millones-, cubre las retribuciones destinadas a altos cargos (retribuciones del Jefe de la Casa, Secretario General, Jefe del Cuarto Militar y personal de dirección); funcionarios, laborales y otro personal; incentivos al rendimiento; y además cuotas, prestaciones y gastos sociales a cargo del empleador, ¿a dónde se dirigen los más de 6 millones conceptuados para la “gestión administrativa”? Un misterio silenciado u ocultado por el departamento de Comunicación de la Casa Real.  
 
Duplicidades innecesarias

“En dependencia directa de la Subsecretaría de Hacienda y Administraciones Públicas, a la Dirección General del Patrimonio del Estado le corresponde la administración general de los bienes del Patrimonio del Estado y la coordinación de la contratación pública en los términos establecidos en las disposiciones reguladoras”. De este modo presenta Patrimonio del Estado sus funciones y objetivos a partir de los más de 211 millones de euros que, en 2013, recibe del Estado.

Por todos es consabido que Patrimonio del Estado financia indirectamente a la Casa Real a través de un sinnúmero de vías. No obstante, esta no es la única plataforma de ingresos indirectos que la Casa Real posee. Entre sus gastos no se incluyen los de seguridad, viajes al exterior, parque móvil o personal funcionario, entre otros. Este pastel se lo reparten varios ministerios, aunque no todos detallan cuánto dinero destinan a esos fines. Del presupuesto de Defensa, Economía y Hacienda e Interior no es posible extraer datos concretos en este sentido, aunque sí sabemos que estos tres departamentos y Patrimonio Nacional pagan el sueldo de 369 trabajadores de la Casa del Rey. Los complementos de estos salarios y el pago de las horas extraordinarias sí están contemplados en el presupuesto de la Casa Real, en el apartado ‘incentivos al rendimiento’, englobado –como vimos anteriormente en el epígrafe “Gastos de personal”- y dotado con cerca de 3 millones de euros.

Participación multiministerial

De este modo, el Ministerio de Defensa lleva a cabo “la preparación de las actividades militares de los miembros de la familia real y mantiene las relaciones de carácter militar con las autoridades del Ministerio de Defensa”, sostenida ésta con la propia financiación del órgano ministerial pese a no existir una cifra concreta. Por su parte, la cartera de Interior es responsable de la Jefatura y las Fuerzas de Seguridad del Estado dentro de la Secretaría General de la Casa del Rey, que se ocupan de la seguridad inmediata de la familia real: imposible de cuantificar también. Economía y Hacienda se hace cargo de los gastos del parque móvil -vehículos oficiales y conductores-, que incluye en su presupuesto para el Parque Móvil del Estado. Por otro lado, Exteriores se ocupa de los viajes de la casa real y Presidencia tramita varias partidas de la Casa Real, entre ellas, el sueldo de los funcionarios que forman parte de la Secretaría General.

Hace escasos días se hacía pública la reducción que la Casa Real emprendía respecto a sus vehículos oficiales. Una iniciativa que partió del Ministerio de Economía y Hacienda y no de la propia Casa del Rey, pero que en definitiva redujo el aparcamiento de ésta en 27 unidades, de 72 vehículos a 45. Sin embargo, la Zarzuela necesita más de 3 millones (3.218.000 euros) para sufragar los “Gastos corrientes en bienes y servicios”, punto encargado del mantenimiento de los vehículos, así como reparaciones, material, suministro o atenciones protocolarias y representativas.

Jesús Prieto