Menú Portada
El Juzgado nº 62 de Madrid le obliga a pagar de inmediato 44.000 euros a sus proveedores y si no al embargo de sus propiedades

La cantante Lolita condenada por impagos

Mayo 30, 2012

La hija de Lola Flores acudió a los juzgados madrileños el pasado día 23 de mayo como representante de su empresa Producciones Artísticas Gyf S.L, demandada por sus constantes débitos

pq_923_lolita.jpg

La cantante María Dolores González Flores, más conocida como Lolita, ha sido condenada el pasado día 29 de mayo por el Juzgado de Primera Instancia nº 62 de Madrid al pago de unos 44.000 euros por los debitos alcanzados por su empresa Producciones Artísticas Gyf S.L con sus proveedores de ropa a los que adeudaba importantes cantidades de dinero.

En esta ocasión se trata de la empresa proveedora Artesanía Lofer S.L. (propiedad de Ingrid Fuster) y se basa en la reclamación por impago de un pagaré por valor de 31.359,50 euros, más los gastos originados por dicho impago de 940,79 euros, más los intereses y las costas que se fijan en una cantidad total de unos 44.000 euros.

Impagos con activos por encima del millón de euros

Esta sociedad “facturera” y unipersonal de Lolita (por ejemplo, factura sus programas televisivos), denominada Producciones Artísticas Gyf S.L., con domicilio social en el Paseo de la Castellana de Madrid, tiene sin embargo, y paralelamente a sus impagos, un activo que supera el millón de euros (1.086.212 euros). Se constituyó en 1999 y sustituyó a la que en su día fue la primera mercantil a través de la cual cobraba sus bolos, Producciones Artísticas Sabor S.L., con domicilio social en el famoso chalé de la familia de nombre Lerele, que fue utilizado por Lolitay su hermana Rosarillopara compartir vivienda con sus hijos respectivos. Después, la hermana mayor vendería su parte a la pequeña. Y hoy la propiedad de la conocida finca es sólo de Rosario González Flores.

 
Desde el año 2009

Esta nueva y reciente condena por impago a Lolita se remonta almes de abril de 2009  por “la realización de una colección de prendas textiles de materiales diversos, incluyendo no sólo el diseño de dicha colección sino también la fabricación de las mismas”. Hasta la realización definitiva de la colección de prendas encargadas, la demandante (Ingrid Fuster) tuvo diversos contactos con los representantes de la entidad de la hija mayor de Lola Flores sin resultado positivo. Así, según se indica en dicha demanda, se intentó el cobro del citado pagaré “cuyo resultado ha sido infructuoso”.  

El juicio se ha visto el pasado día 23 de mayo en el Juzgado de Primera Instancia nº 62 de Madrid, y hasta el edificio de la calle María de Molina acudió la propia cantante, como representante oficial de su empresa demandada, Producciones Artísticas Gyf S.L., y estuvo acompañada de sus dos abogados. Sin embargo, aunque Lolitafirmó en la secretaría judicial, no entró a la sala de vistas, donde se celebro el juicio. Y esperó sentada a que éste acabara en el hall del edificio de los tribunales madrileños. Tampoco acudieron al juicio, a pesar de ser llamados como testigos, ni su contable Mónica Gil, ni su ex representante  Eduardo Lago.

Caso de continuar la negativa de la hija mayor de Lola Flores a pagar esta cantidad –también se le ha condenado en costas procesales- se procederá de inmediato al embargo de los bienes de dicha sociedad mercantil e, incluso, al embargo de los propios bienes de la cantante por la suma total de esos 44.000 euros, incluyendo principal, intereses y costas.

Estos problemas judiciales por impagos de la hija mayor de Lola Flores comenzaron a principios del año 2011 en el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Madrid, condenándola al pago global de 64.000 euros por dos pagarés impagados, sobre cuatro pagares inicialmente denunciados, y de los cuales dos de ellos fueron abonados en junio de 2010 tras saltar a la opinión pública el primer escándalo de los impagados de Lolita.

Como ha ido adelantando Extraconfidencial.com en los últimos meses todo este confuso entramado de impagados ratifica la desorganización empresarial que llevaba la hija mayor de Lola Flores, que ahora parece acudirá en breve a los platós de televisión para hacer de nuevo caja. La necesita y con urgencia.