Menú Portada
En la víspera de la Navidad protagonizó un desagradable altercado con unas mujeres en Madrid

La bronca navideña de El pequeño Nicolás: está harto ya de sus fans

Enero 8, 2015

El encausado más famoso de España sigue viviendo en el domicilio de su abuela, y frecuenta el restaurante Txistu, donde el cubierto no sale por menos de 80 euros

pq_929_nicolas.jpg

Fue por la noche, en la Calle Orense, cerca de la Madrileña Plaza de Castilla y el Corte Inglés de AZCA, el pasado 23 de diciembre. Francisco Nicolás protagonizaba un desagradable y duro altercado que afortunadamente no pasó a mayores con unas señoras que le interpelaron y se dirigieron a él. El encausado más famoso de España, que según testigos presenciales tenía pinta de haber tomado varias copas, perdió los nervios por completo, y contestó con muy malas formas a las viandantes.

Y es que Francisco Nicolás, que suele pernoctar en la vivienda de militares de su abuela situada en las cercanías de la madrileña Plaza de Cuatro Caminos,  comienza a sentirse sobrepasado por su propio personaje. El joven, que hasta hace muy poco posaba en Restaurantes y Discotecas junto a todo aquel que se lo pedía, ha perdido la paciencia, y con la paciencia se han ido también las formas. Y no es lo mismo aceptar posar junto a Nacho Martín, jugador de baloncesto con quien se dejó fotografiar recientemente, que con unos admiradores anónimos.

Del “pequeño” Nicolás al Geyperman de Ortega Cano

En Telecinco ya torcía el gesto ante los trabajadores que hacían cola para hacerse un selfie con él. Y ahora el hastío ha hecho mella en él. Francisco, que últimamente frecuenta el mesón vasco Txistu, cuyo precio medio es de 80 euros por comensal, ha dejado de preocuparse por la imagen pública para centrarse en su defensa. Imputado en varios delitos, aunque en libertad provisional, su abogado ha solicitado al magistrado Arturo Zamarriego, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, la nulidad de la causa en la que se investiga al joven por las presuntas escuchas ilegales.

Y mientras la imagen de El pequeño Nicolás se deteriora más y más, José Ortega Cano ha provocado un profundo impacto con motivo de su permiso carcelario de seis días. El look juvenil a lo Geyperman leñador que lucía a la salida de prisión, con las cejas, la barba y hasta las pestañas teñidas de Farmatint color castaño cobrizo, el pelo teñido de castaño cobrizo le han convertido en el personaje de la semana. También es noticia su hija Gloria Camila, quien ha arremetido en las redes sociales con tremenda ferocidad contra Kiko Hernández. El diestro había pedido perdón ante las cámaras de televisión a los hijos de Carlos Parra, la persona que falleció en el accidente acaecido en mayor de 2011 al chocar contra el vehículo de Ortega Cano. Y Kiko afirmó que no se creía al matador, que debería ponerse de rodillas.

Me das verdaderamente asco, ponte tu de rodillas para pedir perdón por el dolor que causas con tus palabras” fueron las palabras de Gloria Camila, que también es noticia por haber aparecido en Instagram cantando en Playback junto a su hermano José Fernando, en un dubsmach. 

Un descosido en Zara

Con un cuidado exquisito tratan en todas las revistas esta semana la denominada como “ruptura amistosa” de Marta Ortega y Sergio Álvarez, que probablemente no ha sido tan amistosa como debiera. El joven, casado desde hace dos años y medio con Marta, con quien tiene un hijo de 20 meses, no le importó lo mucho que podía perder, y lo perdió. Ha dejado de ser el yerno del tercer hombre más rico del mundo. “Nunca debió de cortar con su anterior novio, el jinete Gonzalo Testa”, comentan los conocedores de la historia sentimental de la hija del fundador de ZaraSergio, menos modosito y aparentemente más intenso e interesante que Gonzalo, le levantó la novia a su colega.

Y parece ser que, valiente él y también autosuficiente –se ha hecho con una fortuna considerable en la compraventa de caballos-, no abandonó las actitudes ante la vida de las que hacía gala cuando era soltero, antes de contraer matrimonio con Marta en febrero de 2012 en el Pazo gallego de Ancels tras tres años de noviazgo. La heredera del imperio Zara, que trabaja en Arteixo al frente de Zara Woman, participó muy sonriente en la carrera de San Silvestre de La Coruña.

Las Campos, madre e hija, siguen haciendo caja

Y de la Zarina de Zara a la princesa de su casa, la inefable Terelu, hija bien amada de María Teresa Campos, que luce en la revista Hola un vertiginoso escote en la fiesta de fin de año celebrada en casa de mamá, a la que acudieron también los hijos de su actual pareja, el entrenador de boxeo José Valenciano, con quien posa en la foto familiar. También asistieron la hermana y el cuñado de Terelu así como Rocío Carrasco, Fidel Albiac y el hijo de Rocío, David. Ojo al kit que se llevó la tertuliana de Telecinco para despedir el año: ropa interior roja, lentejas en la mano izquierda, un billete de diez euros dentro del zapato izquierdo, un papel con tres deseos, una vela blanca para quemar el papel y ponerla en la mesa y un trozo de madera. Truquitos estos procedentes probablemente de los tiempos en los que tanto la madre como la hija frecuentaban la compañía de Cristina Blanco, la vidente defenestrada por problemas psíquicos, madre del actor Miguel Ángel Muñoz.

Y de Terelu y sus trucos esotéricos al bellezón que ha conquistado a Fernando Alonso con su belleza hechicera. Lara Álvarez y el corredor de Fórmula 1 han sido sorprendidos en Times Square, Nueva York, tras pasar el fin de año juntos en Las Vegas. Las fotos las publica la revista Hola, y en ellas se prodigan todo tipo de mimos y carantoñas. Una noticia que anticipo este periódico hace ya algunos días, tal y como pueden ver en el siguiente enlace. <strong>Fernando incluso alza en brazos a su paisana, que se ha convertido en el fichaje estrella de Mediaset, donde ya trabajó con anterioridad. La comparan con Sara Carbonero, pero tiene mucho más talento y es mejor reportera que ella. Al cierre de estas líneas se ignora aún que programa va a presentar Lara, pero será, seguramente, algo importante.

Ana Montesinos