Menú Portada
El periodista, amigo íntimo del mítico pívot del Real Madrid, contó en TVE que el verdadero amor del jugador de basket está en Canadá y es madre de una patinadora

La ´bofetada´ de un periodista a Ana Obregón: “La mujer más importante en la vida de Fernando Martín fue otra Ana”

Diciembre 4, 2014

El conde Lequio, se enfadó tanto con la ambigüedad de Ana, que llegó a decir que cuando Fernando Martín murió no estaba con Ana Obregón, sino con Blanca Suelves

pq_929_obregon_martin.jpg

El pasado miércoles se cumplían 25 años desde el fallecimiento del baloncestista Fernando Martín en accidente de tráfico. Y Ana Obregón, que siempre ha reivindicado la figura de “viuda” del recordado deportista, quiso recordarle con un tuit en el que recordaba al que, según ella, fue su gran amor. “Hace 25 años nos dejó una Leyenda del Baloncesto. El amor de mi vida. FERNANDO MARTÍN“, escribió en su muro, junto a una foto de ambos durante unas vacaciones en Mallorca, en la casa de la actriz, una imagen perteneciente a su colección personal.

No se esperaba la actriz bióloga de ningún modo lo que se le venía encima esa noche. El programa Conexión Vintage, en Teledeporte que dirige Paco Grande, dedicaba un gran especial dedicado a su novio fallecido, donde el  periodista José Joaquín Brotons, uno de los mejores amigos de Fernando Martín,le lanzó un hachazo tremendo sin ni siquiera tener el detalle de mencionarla: “El se enamoraba de todo. Él se enamoraba mucho de las mujeres. Era un gran mujeriego. Y poca gente sabe que a quien amó profundamente no fue a esa que va por ahí diciendo que estuvo con ella, que si estuvo con ella, es verdad… Pero amaba a otra Ana, una que ahora vive en Canadá, y que es madre de una hija preciosa, que patina. Y sentía debilidad por ella y ella por Fernando… Casi me emociona recordarlo…”

Brotons tira con bala. Ha puesto a la actriz en su sitio. La novela de amor que rememora la actriz habría sido  un simple romance sin mayor importancia para Fernando

¿Un castigo merecido?

Y es que hace dos años Ana Obregón escandalizó a la familia de Fernando Martín, a los aficionados del baloncesto , e incluso a su ex,  Alessandro Lequio, cuando permitió que en el programa de Anne Germain de Tele5 “Más allá de La Vida”  “se le apareciera” el espectro del jugador fallecido para acariciarle el hombre, y darle “las gracias por el niño” y manifestar “que estaba cuidando de él”. Ana afirmó que aquellas palabras traducidas por Jordi, que a todos les parecieron un error de documentación de la vidente,  tenían sentido para ella. Lequio, se enfadó tanto con la ambigüedad de Ana, que llegó a decir que cuando Fernando Martín murió no estaba con Ana Obregón, sino con Blanca Suelves, una historia de amor nunca confirmada por la actual duquesa de Alburquerque, quien sí mantuvo un romance notorio cuando estaba soltera con Antonio Martín, el hermano de Fernando. 

Tanto ella como Ana Obregón se acercaron la noche del fallecimiento de Fernando Martín al Hospital Ramón y Cajal. Y todos recuerdan el tremendo desconsuelo de Ana, desencajada por el dolor. Fue quien más ruido hizo.

Con todo el respeto que merece el amor que pudiera sentir la actriz por el legendario jugador de baloncesto lo cierto es que Ana, en sus testimonios, habría podido  sobredimensionar la importancia de  aquella historia de amor, considerada por muchos como intermitente. La actriz ha relatado que, se conocieron  en 1984 en Los Ángeles,  cuando España obtuvo una medalla de plata en los Juegos Olímpicos, y estuvieron juntos cuatro años.

Según la autora Ruth Baza, autora de la biografía de Alessandro Lequio, editada por HMR, aquella relación duró tan sólo cuatro meses. Así lo reflejaba en su libro, donde añadía que sólo habrían vuelto a reencontrarse de nuevo como pareja en 1989 cuando Ana había roto con César Albiñana, cuñado de Mario Conde. Semejante tesis está más cerca de lo manifestado por José Joaquín Brotons, quien, con sólo una frase, ha expuesto la opinión más generalizada en el círculo más íntimo del jugador de baloncesto fallecido. 

Anne Igartiburu, de novio en novio

Esta semana es noticia otra mujer que antaño estuvo vinculada a los hermanos Martín, en este caso a Fernando. Anne Igartiburu ocupa la portada de 10 minutos con motivo de su visita fugaz a Munich para ver a su novio Pablo Heras Casado con motivo del 37 cumpleaños del director de Orquesta, siete años menor que su novia. Fue el pasado día 21 de noviembre. La pareja también pudo celebrar la concesión del Grammy Latino ese mismo día a la grabación dirigida por Pablo de las arias interpretadas por Placido Domingo y la Orquesta de la Comunidad de Valencia.

También es noticia Raquel Sánchez Silva, portada de la revista Lecturas, donde se afirma que han acudido juntos a una clínica de reproducción asistida. La presentadora, según la publicación,  habría decidido retomar el tratamiento de fertilidad que ya inició cuando aún vivía su ex, Mario Biondo. Según la revista, dejó sus óvulos en el IVI de Valencia cuatro meses después del fallecimiento del cámara. Más madera para la familia del siciliano, que odia a Raquel por haber rehecho tan pronto su vida, y aún defiende la tesis de que su hijo fue asesinado…

Aún no han debido de ver la portada de Lecturas.  Hace tan sólo unos días, Santina Biondo, la madre de Mario, en su cuenta de Twitter, ponía a caer de un burro a Raquel Sánchez Silva por hacerse una foto para Twitter junto a Miguel Bosé, y la llamaba falsa e hipócrita por haber dicho siempre que Miguel era una mala persona. Se ha organizado una verdadera batalla campal con copia a Miguel en todos los tuits entre los detractores y los defensores de Raquel. Miguel, por aquello de nadar y guardar la ropa con el público italiano no ha intervenido en la discusión ni ha bloqueado a nadie.

Muy comentado también ha sido el destrozo que muestra la abuela del año en la portada de Love. A la baronesa, con tanto estiramiento, le han dejado un ojo mirando a Estambul y el otro a Portugal. La viuda del Baron Thyssen aprovecha el reportaje para publicitar la obra de Mensajeros de La Paz y posa con el Padre Ángel tanto en su casa, llena de objetos valiosísimos, como a las puertas del Banco Solidario de esta ONG. Cuenta Carmen Cervera que Kala, su nieta recién nacida, es muy mona y se parece mucho a Borja. No entra a valorar el nombre de la pequeña, que más que un nombre parece una venganza, en la línea de otros nombres de hijos de famosos como North West (Noroeste, la hija de Kim Kardashian), o Milán (El hijo de Shakira o Piqué). Kala-bozo, Kala-bobos, Kala-baza, Kala-midad, Kala-horra….

La lista de derivados con los que sus compañeros de colegio pueden martirizar a la pequeña cuando crezca es interminable. Mejor no dar ideas, sólo a los papás una: que consideren la posibilidad de cambiárselo lo antes posible.

Ana Montesinos