Menú Portada

La “BBC” italiana, la defensa formada por Barzagli, Bonucci y Chiellini, marcará el futuro de España en su camino hacia la consecución de la Europa 2016

Junio 27, 2016
euro 2016 espana

Italia es el primer escollo (18:00 horas, Saint Denis, Telecinco) en el pedregoso camino que escogió la selección española para intentar hacerse con la Eurocopa 2016. Mirémoslo por el lado bueno: si España consigue llegar a la final en este lado del cuadro, las dudas desparecerán por completo, al menos hasta el Mundial de Rusia. Y eso ya es mucho en nuestro país. Bien pensado, el más difícil todavía siempre entraña menos riesgos que el camino sencillo: si te vas para casa, es lo normal y si pasas, ganas prestigio. Así que seamos optimistas.

Ahora, al lío: Vicente del Bosque debe decidir si deja todo cómo está o mueve alguna pieza para buscar el factor sorpresa. Ambas opciones contienen contingencias. Haga lo que haga, si el resultado es malo, será de nuevo el blanco ideal para ataques y desahogos varios. Pero esto significa ser entrenador de élite. Está claro que en la retaguardia no habrá permutas: el ahora cuestionado De Gea seguirá defendiendo el arco, mientras que Juanfran, Alba, Ramos y Piqué completarán la zaga, a pesar de sus errores (sobre todo los de los centrales). Es una decisión lógica y racional. Hacer lo contrario mandaría un mensaje de fragilidad a Conte y otro de desconfianza a los jugadores. Y no nos engañemos, el nivel de los recambios baja un par de escalones.

El centro del campo y la delantera son otra cosa. Esto sí que se puede tocar sin que signifique ninguna afrenta pública. Cesc Fábregas fue el jugador más criticado en los dos primeros choques pero se rehízo en el partido ante Croacia, donde -junto a David Silva– fue de lo poco pasable. El otro jugador que podría salir del once sería Nolito, que pierde el rumbo en el campo con  cierta facilidad. Con Pedro vetado (por sí mismo), por detrás esperan Koke, Lucas Vázquez y Thiago, siendo los dos primeros los que más opciones tienen de entrar.

Un cambio en la delantera significaría un cambio de sistema, lo que tampoco es descartable teniendo en cuentas que la selección italiana juega con tres centrales (Bonucci, Barzagli y Chiellini). Del Bosque, en un arranque de valentía sin precedentes, podría incluso jugar con Aduriz y Morata, intentando percutir por los costados con jugadores como Lucas Vázquez. Pero todo son hipótesis. Podría volver a ser la España de la fase de grupos.

El mayor miedo es la ‘BBC’ italiana

Aunque no todos alcancen a verlo, esta selección italiana presenta algunas diferencias con la clásica del ‘catenaccio’. Antonio Conte ha minimizado riesgos con respecto al audaz estilo implantado por Prandelli aunque siempre que ha podido –Pirlo mediante- ha intentado, al menos, coquetear con la posesión. El próximo entrenador del Chelsea ha llevado a la ‘nazionale’ el sistema que utilizó en la Juventus. Cuando sus jugadores se lo han permitido, su Juve ha llegado a practicar momentos de gran fútbol. Cuando carecía de técnica, el juego ha vuelto a ser espeso, prudente y directo, a la espera de un contragolpe o una jugada de estrategia. Ahora, con las ausencias de Pirlo y Marchisio, Italia se presenta como una selección menos vistosa pero más eficaz que en los últimos tiempos.

Conte juega con una línea de tres experimentados centrales que se conocen a la perfección. Bonucci, Barzagli y Chiellini forman la defensa en la Juventus y además están comandados -en el equipo ‘bianconero’ y en la selección- por Gigi Buffon, un hombre que tiene una importancia capital dentro del terreno de juego pero también en el vestuario (Morata dijo de él que se comportó como un padre en sus peores momentos en la Juventus). La conexión entre los cuatro es tan sumamente grande que hasta sobran las miradas. Es la ‘BBC’ italiana (a la que se le puede añadir otra B de Buffon), la verdadera columna vertebral de esta selección.

Dependiendo de cómo vayan las cosas, los acompañantes de este trío de centrales se convierten en atacantes o defensores. Es decir, hablamos de un 5-3-2 que se convierte con asiduidad en un 3-5-2. Precisamente en uno de los costados encontramos la única -pero muy sensible- baja del combinado transalpino: Antonio Candreva, su jugador más destacado de la Euro, no ha superado sus molestias en el abductor de la pierna derecha y será baja en el choque ante España. Su puesto lo ocuparían Florenzi o De Sciglio (con más opciones para el primero) mientras que en la banda izquierda podría jugar Darmian. La línea de medios, si Conte continúa con la tendencia de esta Euro, estará formada por Giaccherini, Parolo y De Rossi. Arriba estarán el ítalo-brasileño Éder y Graziano Pellé, dos futbolistas que hace meses se imaginaban en la playa, mojito en mano, a estas alturas. En contra de lo que parece, es un equipo novedoso pero no joven (casi todos los jugadores rondan la treintena).

España, ¿gafada con el blanco?

La selección española volverá a jugar ante Italia con su camiseta blanca, la misma que llevó en la derrota ante Croacia y la misma que vistió en otras ocasiones de funesto recuerdo: el codazo de Tassotti en el 94, la derrota ante Nigeria en el 98, el descalabro frente a Portugal en el 2004 o la goleada de Holanda en el pasado Mundial. Y sí, la que se enfrente a Italia será la España que naufragó en Brasil pero también la selección que lleva dos Eurocopas y un Mundial en los últimos ocho años. La España de siempre.

Alemania espera en cuartos

La selección alemana se deshizo sin problemas de Eslovaquia. Lo de Löw vencieron por un claro 3-0, con tantos de Boateng, Mario Gómez (que se ha hecho con la titularidad) y Draxler. Los germanos serán los contrincantes del ganador del duelo entre España e Italia. El partido de cuartos será el próximo sábado 2 de julio, a las 21:00 de la noche, en Burdeos.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99