Menú Portada
La AEB considera "razonable" que el Fondo de Reserva invierta en cédulas y titulizaciones

La banca quiere que “paguemos” su mala gestión

Mayo 8, 2008

Imaginese que decide invertir en algo arriesgado o jugar a un juego de azar, si gana o le va bien los negocios ganará un buen “pellizco” y si pierde es su riesgo ¿verdad?. Pues para la banca no es así, todos pagamos la crisis de liquidez por su malas decisiones, dando todo el dinero que querían las inmobiliarias, y ahora quieren que nuestros ahorros del fondo de reservas de pensiones les saquen de un atolladero en el que ellos solos se han metido.

pq__MiguelMartinez.jpg

La Asociación Española de Banca (AEB) considera que es “razonable” que parte del Fondo de Reserva de la Seguridad Social se invierta en las emisiones de cédulas y bonos hipotecarios que realizan los bancos y cajas de ahorro, aunque no ha propuesto formalmente al Gobierno esta iniciativa. Para la patronal bancaria se trata de una “medida razonable, que tiene sentido”, pero precisaron que la AEB no ha formulado “en ningún momento” una propuesta en este sentido al Ejecutivo. En concreto, esta medida implicaría que parte del Fondo de Reserva de la Seguridad Social fuera invertido en cédulas, bonos y otras emisiones de renta fija privada. Esta opción ayudaría al sector financiero a obtener liquidez al tiempo que aportaría mayor rentabilidad al fondo de las pensiones, aunque la iniciativa sólo sería posible si se realiza un cambio en la normativa, según explica hoy el diario El Mundo, ya que la legislación actual sólo permite invertir esta reserva en bonos del Estado y otros valores de deuda pública. En principio el Gobierno parece reacio a aceptar estas medidas. El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, se mostró hoy reacio a que el Gobierno adopte medidas “artificiales” para ayudar al sector de la construcción, sobre todo el inmobiliario, que puedan impedir el “necesario” ajuste de esta actividad. La respuesta es clara, ¿Por qué ayudar a la banca y no a otros sectores? Esperamos que nuestro ejecutivo no tenga ninguna “hipoteca” con el sector y piense en el bien común de la mayoría y no el de unos pocos.