Menú Portada

La Audiencia Provincial de Málaga no ejecuta la sentencia contra los 48 condenados del caso Malaya, entre ellos, Monserrat Corulla, Isabel García Marcos, Marisol Yagüe, González de Caldas, “Sandokan”, San Román, Reñones, Román…que siguen en libertad

Octubre 8, 2015

Se trata de un claro trato de favor ya que Isabel Pantoja, Maite Zaldivar y Julián Muñoz, cuya salud a día de hoy es muy frágil, entraron en prisión casi inmediatamente por la pieza separada del blanqueo de capitales. La ejecución se retrasará aún varios meses por los incidentes de nulidad presentados. Todo parte de un fallo cometido por el magistrado ponente del Supremo, Juan Saavedra, al elevar las penas a cuatro concejales gilistas sin que Anticorrupción ni las acusaciones particulares lo solicitaran

juicio caso malaya

La Audiencia Provincial de Málaga sigue sin ejecutar la sentencia del Tribunal Supremo dictada a finales del pasado mes de julio donde condenó a 48 personas por distintos delitos en el Caso Malaya, la corrupción urbanística y política en el Ayuntamiento de Marbella durante el llamado gilismo, uno de los mayores cánceres de la democracia en España. A pesar de la medida de ejemplaridad que en su día proclamó el presidente del Tribunal que enjuició el Caso Malaya, José Godino, los condenados siguen en libertad sin entrar en prisión.

Podría considerarse como un claro trato de favor ya que Isabel Pantoja, Maite Zaldivar y Julián Muñoz, cuya salud a día de hoy es muy frágil, entraron en prisión casi inmediatamente por la pieza separada del blanqueo de capitales. Como también lo hicieron los otros dos banqueros condenados, Benjamín Martínez y Fernando de Salinas, que ingresaron por el mismo delito que la artista pero con una pena aún inferior: un año, seis meses y un día de cárcel. A día de hoy, Pantoja esta recluida en la prisión de Alcalá de Guadaíra (Sevilla); Maite Zaldívar en Alahurín de la Torre (Málaga); y Julián Muñoz está recluido también en esta última tras haber sido sometido a un cateterismo en el Hospital Clínico de Málaga, con una salud muy delicada.

Pero mientras estos ingresaron en prisión casi inmediatamente –Muñoz lo hizo en el mismo momento de dictarse la sentencia-, y con unas penas inferiores a los dos años y un día, los 48 imputados siguen todavía en libertad, sin aplicarse esa medida ejemplarizante que tan proclamó la Audiencia de Málaga y sus responsables judiciales. Fue a finales de julio cuando el Supremo ya pronunció el fallo definitivo del Caso Malaya.

Hasta el año 2016 no se ejecutará la sentencia

Todo apunta a que la ejecución se retrasará aún varios meses -se estima que unos seis-, por la avalancha de incidentes de nulidad presentados, fundamentalmente por miembros de la Corporación gilista de Marbella. Desde la Audiencia de Málaga indican que “hasta que el Tribunal Supremo no los resuelva no se puede ejecutar la sentencia”.

Todo parte de un fallo cometido en la sentencia por parte de los magistrados de la Sala Segunda del Supremo que elevaron la pena a cuatro ex concejales de la corporación marbellí sin que la Fiscalía Anticorrupción ni las acusaciones particulares las solicitaran. Ahora, estos ex concejales (Belén Carmona, María José Lanzat, Emilio Jorrín y Rafael González Carrasco), a los que se les incrementó la pena por cohecho impuesta en Málaga, desde los dos años y multa hasta los tres años y medio, han interpuesto incidentes de nulidad alegando vulneración de derechos fundamentales. El Fiscal del Supremo también apoya esta rebaja en la pena a estos cuatro concejales gilistas. La ley impide que se pueda pedir, en un recurso ante una instancia superior, más pena que la que se solicitó en primera instancia.

Fuentes jurídicas consultadas consideran que se debe agilizar al máximo los contactos entre la Audiencia de Málaga y el Supremo para acelerar el proceso lo máximo posible y que pueda ejecutarse la sentencia antes de finalizar el año 2016, aunque las estimaciones no son nada halagüeñas en pro de la ejemplaridad tantas veces manifestada.

La ejecución de la sentencia consiste en hacer efectivas las penas de prisión de los protagonistas del caso. Por el momento, sólo Juan Antonio Roca y Julián Muñoz están entre rejas. También se debe formalizar el pago de las multas, de las responsabilidades civiles y decomisar los bienes incautados. Por ahora, la Sección habilitada para trabajar en el Caso Malaya, presidia por José Godino, sigue sin ejecutar ninguna parte de la sentencia, “ya que hay muchos asuntos pendientes”.

Las penas de la Malaya

El Tribunal Supremo condenó a 17 años de cárcel al ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella y cerebro de la trama, Juan Antonio Roca. En el caso de la ex alcaldesa de Marbella Marisol Yagüe su pena es de cinco años y seis meses; la ex teniente alcalde Isabel García Marcos, de tres años y medio; a la intermediaria Monserrat Corulla, amiga del ex ministro de Justicia del PP, Alberto Ruiz Gallardón, se le condeno a 3 años y medio; a Julián Muñoz, se le impuso una condena de dos años por fraude; al ex capitán del Atlético de Madrid y concejal gilista, Tomás Reñones, 5 años y medio;  al ex teniente alcalde Pedro Román, 4 años y medio; o al constructor José Ávila Rojas, 3 años y seis meses. De todos los recurrentes, el Supremo solo absolvió a tres empresarios de la firma Portillo y a un supuesto testaferro.

Los Magistrados del Supremo, en su sentencia de 3.138 folios y de la que fue ponente el magistrado Juan Saavedra, confirmaron que en el Ayuntamiento de Marbella se instauró durante el gilismo un sistema de corrupción política y económica “generalizada”, todo bajo la sombra del fallecido Jesús Gil y Gil, donde únicamente se actuaba al margen de la ley y se movía sólo por “los intereses particulares de aquellos que pagaban y de aquellos que recibían”. El jefe de la trama fue el asesor urbanístico Juan Antonio Roca, que tenía en nómina a cargos públicos para que aprobaran sus propuestas urbanísticas. Los magistrados indicaban en su sentencia que la corrupción llegó a tal grado que, por primera vez en la historia de España, hubo que disolver un Ayuntamiento y crear una junta gestora hasta las siguientes elecciones.

Medida ejemplarizante para la Pantoja… ¿y para los demás?

El día en que por fin se ejecute la sentencia supondrá previsiblemente el ingreso en prisión de la mayoría de los 48 condenados, ya que por la pieza separada de la Malaya referida al blanqueo de capitales Isabel Pantoja ingresó en la cárcel con una condena de dos años y los banqueros Benjamín Martínez y Fernando de Salinas con un año y seis meses. Si para este caso, la Audiencia Provincial de Málaga señaló que la entrada en prisión era debida a la ejemplaridad que debe tenerse en un caso de corrupción política la misma vara de medir se tiene que tener para los 48 condenados de la Malaya, donde hay condenas que tampoco pasan de los dos años. Así, entre estos están: el constructor cordobés Rafael Gómez “Sandokan” (6 meses de prisión);  el ex presidente del Sevilla, González de Caldas (6 meses); el constructor Fidel San Román (8 meses); el ex jefe de la policía municipal de Marbella, Rafael del Pozo (18 meses), y varios concejales y colaboradores gilistas.

En el caso del blanqueo de capitales la Audiencia Provincial de Málaga no estimó los recursos de los tres procesados con penas inferiores a los dos años y un día, y los metió en prisión sin tener en cuenta el atenuante que permite el Código Penal de no tener antecedentes penales y ser la pena inferior a dos años y un día. Estos tuvieron que entrar a la cárcel de forma voluntaria. El propio escrito de la Audiencia de Málaga era rotundo: “Apercibimiento de acordar su inmediata busca y captura e ingreso en prisión” si no atendiera el mencionado requerimiento en el plazo otorgado. Según la Sala la gravedad de los hechos era notoria, ya que se trataba “de delitos de blanqueo de capitales derivados de delitos de corrupción política, con el terrible menoscabo que se causó al interés público”.

Esperemos a ver que dictaminará la Audiencia de Málaga, con el magistrado José Godino a la cabeza, con los 48 condenados por el caso matriz, la Operación Malaya, la mayor corrupción institucional en España. Por el momento, todos ellos siguen en libertad y se espera que la ejecución de la condena no se haga hasta ya comenzado el año 2016. ¿Trato de favor?

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencal.com

@jlgaliacho