Menú Portada
La presidenta de los periodistas, Carmen del Riego, sigue a día de hoy sin presentar todavía su dimisión a pesar de haber viajado "gratis total" al Mundial de Brasil pagada por Iberdrola, incumpliendo el código ético y moral de la profesión

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM), indigna en las redes sociales y avergüenza por su premio de investigación sobre “El Pequeño Nicolás”

Marzo 23, 2015

La opinión pública considera “lamentable y penoso que el órgano de los periodistas otorgue un premio de investigación a una información sobre un personaje que no significa nada en España y que sólo representa el interés de tres o cuatro periodistas y cadenas amigas, cuando hay otros temas sociales mucho más vitales e importantes para premiar”

pq_929_carmen-del-riego.jpg

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM), presidida por Carmen del Riego, ha provocado la indignación en las redes sociales y ha avergonzado a muchos ciudadanos por su premio de investigación sobre “El Pequeño Nicolás”. La opinión pública considera “lamentable y penoso que el máximo órgano de los periodistas otorgue un premio de investigación a una información sobre un personaje que no significa nada en España y que sólo representa el interés de tres o cuatro periodistas y cadenas amigas, cuando hay otros temas sociales mucho más vitales e importantes para premiar”.

El estupor causado ha sido fruto que la APM concedió la pasada semana los Premios de Periodismo 2014, entre otros, el llamado “de investigación” al caso de “El Pequeño Nicolás”, un presunto estafador que no ha hecho nada salvo engañar, lucrarse y llevarse cerca de 300.000 euros, como ya publicó este periódico, por su relación con la cadena televisiva Mediaset y sus apariciones en programas estelares de la cadena amiga, como Un tiempo Nuevo, según fuentes consultadas próximas a Francisco Nicolás Gómez Iglesias. Lo más grave, sin embargo, es la propia nota pública que ha emitido este jurado de la APM que ha valorado que gracias a sus informaciones sobre este caso (El Confidencial), se descubrió “hasta dónde puede llegar la perversión del sistema político y económico, capaz de convertir a un desconocido, con escasa preparación, en un oscuro intermediario de favores“.

El premio se da sobre “un personaje desconocido, con escasa preparación”

Hasta el mismo Jurado reconoce textualmente que “se trata de un desconocido, con escasa preparación”, dando a entender que aquí vale todo y ninguneando grandes y valiosos reportajes de investigación de muchos meses que se han realizado sobre temas sociales y que han acabado tras la información periodística en los tribunales de Justicia sin ni siquiera apoyo de la policía, como ha ocurrido en el caso de “El Pequeño Nicolás”. Pero esto quizá ni lo conozcan ni les interesa a los sesudos miembros del Jurado de la APM, más dispuestos a ver y admirar los programas basuras de televisión.

Por eso, quizá, la APM, que debe velar por el buen funcionamiento del periodismo, considera que el destapar “el watergate del pequeño Nicolás” debe recibir uno de sus premios más influyentes: el de la mejor labor del año 2014, cuando además este caso salió a la luz en octubre de 2014; es decir, sólo tres meses de grandes descubrimientos y de una labor investigadora trimestral en vez de anual.

El premio por esta labor ha recaído en el diario digital El Confidencial y dos de sus periodistas, José María Olmo y Ana Isabel Gracia (ambos, mejor periodista del año). Dos brillantes y jóvenes profesionales y un medio relevante sobre el que nadie pretende quitar méritos, pero sí sobre quien otorga un premio en nombre de todo un colectivo ninguneando grandes temas de investigación de carácter social que se han desarrollado en España durante todo el 2014, pero que evidentemente no salen en los prime time de televisión como parece gustar a los dirigentes de la APM.

Lo más grave es que el premio de investigación, antes llamado Víctor de la Serna, cuyo nombre ha quedado en ridículo con esta concesión, se ha camuflado como un premio a los mejores periodistas del año “por su labor investigadora en el destape del caso “Pequeño Nicolás“, según la propia nota de la APM.

También la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid, reunida el 21 de marzo de 2015, acordó también conceder los siguientes galardones en su 76 edición: Premio de Honor al ex director del diario El País, Joaquín Estefanía, por su trayectoria profesional; y a Pilar Cebrián Octavio (mejor periodista joven del año por la calidad de sus informaciones como enviada especial freelance a Oriente Medio y el Magreb, también para El Confidencial y Antena 3 TV, y a Pedro Blasco -ex de El Mundo, hoy en Vozpópuli-, como mejor periodista especializado en Madrid.

Grave deterioro de la imagen de la APM

La Asociación de la Prensa de Madrid atraviesa un progresivo deterioro en su imagen pública, ya que su presidenta, Carmen del Riego,sigue todavía a día de hoy sin presentar la renuncia a su cargo, tras saberse que viajó “gratis total” al último Mundial de Futbol de Brasil 2014 pagada por la empresa Iberdrola, como ya publicó Extraconfidencial.com.

La empresa Iberdrola, encabezada por Ignacio Sánchez Galán, pagó el desplazamiento a numerosos periodistas al último Mundial de Brasil, aunque ya con anterioridad a este acontecimiento había, por ejemplo, fletado un tren AVE para que estos agraciados periodistas también vieran un partido clasificatorio de la Selección Española de Fútbol. A su vez, con motivo de la Eurocopa en Polonia, en el año 2012, Iberdrola llegó a fletar a su vez un vuelo a Gdansk, en el que viajaron “gratis total”, entre otros, Carlos Herrera, Olga Viza, Fernando Jaúregui, Angels Barceló, Jaime González, , Fernando González Urbaneja, Chani Henares, José Antonio Vera, Antonio Casado y Melchor Miralles.

Muchos ciudadanos indican que parece que entre estos periodistas no se cumple el Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE): “El periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones de terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza.” Si bien, este tipo de viajes “gratis total” no está prohibido por el Código de la FAPE y la APM, sí se desaconseja aceptarlos, ya que choca directamente con la independencia profesional. Ahora, este artículo ético se difunde por las redes sociales para sonrojo de quienes lo incumplieron.

La ética profesional de algunos periodistas y su doble vara de medir

De nuevo, Internet y las redes sociales se vuelven a movilizar con los premios otorgados por la APM. Asoma otra vez la indignación ciudadana contra la ética profesional de algunos periodistas y su doble vara de medir (mal para los otros, bien para ellos).

Un hecho que afecta, como se ha indicado, a la propia presidenta Carmen del Riego, quien aceptó la invitación en un momento social sumamente delicado y en el que este tipo de situaciones generan gran descontento e indignación máxime ahora que estos periodistas critican los excesos de los otros, lo que ha generado un gran descontento por el desprestigio que este tipo de actuaciones genera hacia todo el sector periodístico. A ello ahora se suma el premio de investigación sobre un presunto estafador “El Pequeño Nicolás”, “un personaje desconocido, con escasa preparación”, según la propia APM. Ver para creer.