Menú Portada
Se le relaciona con una funcionaria de Sevilla

La amiga de Espartaco

Diciembre 15, 2009

Pueden ser las navidades más tristes para el matrimonio formado por Espartaco y Patricia Rato. Dicen que están en crisis. A él se le relaciona con otra mujer a la que hoy ponemos nombre.

pq_918_espartaco.jpg

Inesperada crisis. La revista ‘Que me dices’ publicaba esta semana la información sobre el supuesto vaivén sentimental por el que atraviesan Espartaco y Patricia Rato. La publicación no dejaba lugar a las dudas: “Las navidades más tristes de Patricia Rato y Espartaco. Bajo la eterna sonrisa que muestran ante las cámaras y su gran amabilidad, se esconden los amargos momentos por los que está pasando el matrimonio. Todavía retumban los ecos de su boda allá por el año 1991, y no porque fuera sonora. Tanto es así, que la protagonizaron solos, junto a los padres de él, y de noche, para que nada ni nadie pudiera romper su historia de amor, que nunca fue bien vista por parte de la familia Rato”, apostilla la revista. Lo cierto es que el rumor está en la calle. A él se le relaciona con Macarena, una mujer de larga y lacia cabellera, a la que le une una misma afición: el mundo del toro. Quién sabe. Dicen que la rubia está siendo su mejor y más importante apoyo ahora que las aguas bajan algo turbias en su matrimonio. Con ella ríe a carcajadas y se refugia del dolor que le supone tener que estar viviendo, supuestamente, uno de sus más difíciles momentos personales. Macarena es una mujer de inteligencia insuperable. Funcionaria y con un larga e interesante trayectoria profesional, ha conseguido escalar posiciones en organismos públicos y privados. Eso sí, de momento ella continúa con su feliz matrimonio y tiene fijada su residencia en Huelva. De momento, Macarena y Espartaco son buenos amigos. Hace bastante tiempo que coinciden puntualmente en eventos taurinos. El mes pasado fue el más ajetreado, ya que compartieron coloquios en Chiclana de la Frontera, en la Maestranza de Sevilla, e incluso en Alcalá de los Guazules. Habrá que esperar.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)