Menú Portada

La alianza PSOE-Podemos también se rinde al nacionalismo: el gobierno de Aragón de Javier Lambán regala 25.000 euros a Asociaciones y Fundaciones que fomenten el “aragonés y el catalán de Aragón”

Septiembre 19, 2016
lamban-aragon

Nuevo curso escolar y muchas novedades en Aragón. Tan sólo 14 meses después de que el socialista Javier Lambán ocupara la presidencia de esta comunidad autónoma, gracias a los votos de Podemos, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida, la impronta de todos ellos se deja notar en un aspecto fundamental como la educación.

Así, la enseñanza del catalán y del aragonés como lenguas propias de Aragón se ha incluido, por primera vez, en los currículos de Primaria y Secundaria del curso que acaba de comenzar. Además, se les ha dado el rango de lenguas vehiculares en los centros de las localidades de uso predominante. De esta manera, por ejemplo, los alumnos de 1º de Infantil de varios pueblos de Huesca recibirán todas las clases en aragonés, un idioma que únicamente entiende un 3,3% de la población, pero que sólo sabe hablar un 2,3%, leerlo un 1,9% y escribirlo un 1,3%.

Catalán de Aragón, o la rendición al nacionalismo

Pero para muchos, el fomento del aragonés es sólo una excusa para un proyecto mayor, revitalizar el catalán en las zonas limítrofes con esta Comunidad Autónoma que el nacionalismo incluye como parte de su ensoñación de los “países catalanes”. Por ello, lo primero es darle un barniz de lengua propia y bautizarle con el nombre de “catalán de Aragón”, como si se tratara de un idioma con diferencias. A partir de este punto, la política de implantación del catalán se parece mucho a la que han realizado sus vecinos nacionalistas.

En primer lugar, han empezado con la ayuda a la rotulación y toponimia, dentro de una subvención de 25.000 euros a ayuntamientos, comarcas, mancomunidades o entidades locales menores. Ahora toca otra línea de subvenciones: otros 25.000 euros para ayudas a Asociaciones y Fundaciones que realicen actividades de “difusión, promoción e investigación del patrimonio lingüístico del aragonés y del catalán de Aragón, tanto de la lengua viva como de la toponimia”.

Dinero público para todo tipo de actividades minoritarias

Las subvenciones cubren los gastos originados por todo tipo de actividades, aunque sean minoritarias, ya que el importe desde el que pueden recibir dinero público es desde tan sólo 200 euros. Entre las actividades perceptoras de ayudas se incluyen: Festivales o muestras de cine, música o artes escénicas, conciertos, organización de espectáculos de artes escénicas, concursos, certámenes y exposiciones de artes plásticas y visuales, jornadas y congresos, conferencias, actividades multidisciplinares relacionadas con la promoción y sensibilización social e investigación sobre el patrimonio lingüístico.

Con todo ello, estos proyectos de fomento del aragonés y del catalán pueden ser subvencionados en su totalidad, ya que ni siquiera requiere que las Asociaciones beneficiadas aporten un mínimo de fondos propios para ello; es decir, en la práctica se trata como si fuera una iniciativa pública, es el presupuesto de la Comunidad Autónoma quien puede pagar la totalidad, pero se instrumentaliza y disimula poniendo estos fondos en las manos de asociaciones, la mayoría excesivamente politizadas.

Premio al fomento del catalán entregado el mismo día de la Diada

Para muestra la entrega del premio Desideri Lombarte, que reconoce la labor del catalán en Aragón y que en su primera edición -fue creado en abril de este año-, fue entregado al primer consejero autonómico de Educación con el gobierno socialista de 1983, Jose Ramón Bada, del PSOE, y al lingüista Artur Quintana. Este caso es incluso el más llamativo, ya que es la misma persona que sostuvo que “el catalán se habla en Aragón desde hace más de 2.200 años”. Vamos, incluso antes de que naciera Jesucristo, e incluso comparó al Partido Popular (PP), y al Partido Aragonés Regionalista (PAR), con el nacionalsocialismo alemán, asegurando que al llegar al gobierno “lo primero que harían sería el genocidio del catalán”. Y todo ello entregando el premio el 11 de septiembre, coincidiendo con la Diada.

Esta es la realidad del gobierno de Aragón del PSOE con el apoyo de Podemos, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida: claudicar ante el nacionalismo catalán, el mismo que se ríe de los aragoneses incumpliendo la sentencia judicial del Tribunal Supremo que obliga a devolver todos los bienes expoliados del Monasterio de Santa María de Sigena, en Huesca. Quizá sea este el modelo de Pedro Sánchez para “explorar” su alternativa de izquierdas para llegar al gobierno: someterse a todos los deseos del nacionalismo y la extrema izquierda.