Menú Portada
Pagando por ello hasta un 50% menos que un ciudadano particular

La Agencia Tributaria saca a concurso el servicio de envío postal de los años 2013-2014 por 5,24 millones de euros

Abril 24, 2013

 

pq_930_Oficina_Agencia_Tributaria-3.jpg

Este miércoles la campaña de la declaración de la Renta 2012 da un paso adelante con el comienzo de la presentación telemática de declaraciones confeccionadas con el programa PADRE. Con este inicio anticipado (las declaraciones no telemáticas se podrán presentar a partir del 6 de mayo), se gana flexibilidad, aunque hay que recordar los problemas de congestión que tuvieron los servidores de Hacienda el año anterior. Y es que la declaración de la renta es, sin duda, el impuesto más importante y el que más volumen de información genera, aunque desde hace unos años, la Agencia Tributaria ahorra una cantidad importante en el envío tanto del borrador como de los datos fiscales, cambiándolo por la recepción de un mensaje por SMS que permite la descarga de la información.

Este ahorro en el envío de notificaciones tuvo ya otro hito importante el 1 de enero del 2011, cuando, tras la publicación del Real Decreto 1363/2010 desaparecían casi por completo las cartas en papel de la Agencia Tributaria para las empresas obligando a contar con los sistemas adecuados para recibir de manera telemática las comunicaciones. Un paso importante en costes y eficiencia (permite conocer las notificaciones de Hacienda con mayor rapidez), que también se extiende a los particulares, aunque la eficacia económica es desde luego bastante inexistente. Así, aunque un ciudadano lea la notificación y firme electrónicamente la recepción -ya sea por certificado digital o usando el DNI electrónico-, días más tarde recibe por correo certificado copia de la misma, duplicando tareas y no consiguiendo ningún ahorro ¿Por qué no esperar un tiempo prudencial a que pueda recepcionarlo digitalmente y si no es así enviarlo por correo? Medida racional que puede que no veamos, mientras que se sigue gastando grandes cantidades de dinero en servicios postales como muestra la última licitación del concurso de “prestación de los servicios postales liberalizados” presentada por la Agencia Tributaria el día 22, por 5,24 millones de euros, antes de impuestos.

A medida de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos

Pero además del importe, que se distribuye entre los años 2013 y 2014, es más que llamativo los precios máximos por los que pagará los distintos servicios postales: distribución de correspondencia ordinaria, certificada y urgente, franqueo destino, publicidad, paquetes postales, recogida y entrega de correspondencia a domicilio, y recogida y clasificación de declaraciones tributarias. Así, mientras que un ciudadano paga 0,37 euros por una carta ordinaria de menos de 20 gramos, el precio máximo (sin incluir IVA), que pagará la Agencia Tributaria será de 0,19 euros, por una carta certificada del mismo peso, la AEAT abonará 1,35 euros y un ciudadano 2,72 euros, más del doble,;o por una carta urgente, 2,41 euros, mucho menos que los 3,10 de la tarifa oficial de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos.

Y es que tanto por los precios como por las condiciones hacen muy difícil, a pesar de que se trate de servicios postales que no necesitan ser prestados de forma obligatoria por Correos y Telégrafos, que lo preste otra empresa. Por ejemplo, la entrega urgente tiene que hacerse en un día hábil y exige recogidas diarias de correspondencia a domicilio, recogida y clasificación de declaraciones tributarias entregadas en Bancos y Cajas entre otras muchas. Servicios que necesitan una infraestructura muy amplia y con unos márgenes de precio tan bajos que llevan a que el dinero del Estado acabe más que probablemente en otra empresa dependiente del mismo.